ASTURIAS, PERIFERIA DISCRETA Y ELEGANTE

Posted: 2nd agosto 2016 by Aurora in Literatura
Tags:

ASTURIAS, PERIFERIA SILENCIOSA Y ELEGANTE

 

 

El Pintor está colocando las acuarelas que ha hecho estos días en la Peña Llampaya y la Cueva del Agua. Son preciosas. Qué era aquella luz del lago en Somiedo, te acuerdas?, me pregunta. Me acuerdo, una luz indescriptible; por lo que le digo simplemente que sí me acuerdo. Se queda mirando las barcas de cuero con la popa en madera, busca el mejor emplazamiento, aquí no- aquí sí; parece que puedes entrar en ellas y bajar por el Sella. Es muy buen acuarelista.

Después de la sesión anterior con Chen Yu, (por qué sabía yo que hablaría de Sócrates?), el Pintor ha traído estas pinturas de Asturias y unos mensajes de poesía, como él dice; pero, “mensajes de poesía que, como casi todos, no están desligados de la Naturaleza y de la Historia, de lo que hace al poeta ser poeta y decir como dice, y lo diferencia de otro poeta”. (Este pintor, a veces, también pinta con palabras).

– A mí me gusta hacer Historia a través del arte y la poesía; o arte y poesía ligados a la Historia, qué querés.- a veces intenta imitar mi deje argentino, y me gusta.- O lo pretendo, es un empeño de creación. Verdes ríos, verdes riberas, verdes montes y valles.

– Es poesía tuya?

– Quizá sea poesía, pero no es poema. Poemas, los que diré cuando esto empiece a llenarse. Tengo cosas en la cabeza, ideas. Una idea que no diré, a ver si alguien me la encuentra y la entiende.

– Por qué no me la cuentas, ahora que estamos solos? A ver si te la entiendo.

– Pues pienso empezar con una estrofa en asturiano, eso va a impactar. Pero no lo hago sólo para impactar, ahí está la idea que quiero que me cojan. Y luego sigo con poetas asturianos que escriben en castellano y cierro con otra estrofa en asturiano. Como un collar.

– Quizá te entienda. En el Salón hemos tenido poesía en las lenguas oficiales. Pero hay más. Es esa la idea?

Está silbando “Come along, Charlie”, y no me responde. No me animo a recordarle que la recitadora oficial del Salón es esta argentina que lo está mirando, y que él me pisa el papel. Y no se lo recuerdo porque él ha dicho algo que relaciona la creación poética con la pintura, y yo soy simple recitadora o rapsoda, así que, él está en el lugar mejor que yo. Además, ya van sentándose los visitantes. Siento la obsesión con el búho de Palacios y lo miro: está quieto, atento. Marta disminuye la luz de las lámparas, y empieza a recitar el Pintor:

– Escribimos con palabres de ñeve,/ falamos na so llingua blanca a una tierra/ que ya nun la entiende, alpenes siente/ el murmuriu suave d’una voz estraña,/ el murmuriu d’un viento que sopla y pasa.

– De amor tentado un penitente un día/ con nieve un busto de mujer formaba,/ y el cuerpo al busto con furor juntaba,/ templando el fuego que en su pecho ardía./ Cuanto más con el busto el cuerpo unía/ más la nieve con el fuego se mezclaba,/ y de aquel santo el corazón se helaba,/ y el busto de mujer deshacía./ En tus luchas, oh amor de quien reniego!/ siempre se une el invierno y el estío,/ y si uno ama sin fe quiere el otro ciego./ Así te pasa a ti, corazón mío,/ que uniendo ella su nieve con el fuego,/ por matar de calor, mueres de frío.

-Dime que era verdad aquel sendero/ que se perdía entre la paz de un prado;/ aquel otero puro que he mirado/ yo tantas veces con candor primero./ Dime que era verdad aquel lucero/ que se incendia casi a nuestro lado./ Di que es verdad que vale un mundo amado/ y un cuerpo roto en un vivir sincero./ Di que es verdad que vale haber sufrido/ y haber estado entre la mar sombría;/ que vale haber luchado, haber perdido./ Haber vencido a la melancolía,/ haber estado en el dolor, dormido/ sin despertar, cuando llegaba el día.

Para mi sorpresa, con mayúsculas y muy grandes, Marta se prepara para recitar, supongo que porque el poema es de mujer; o serán más de uno. No me habían dicho nada, pero me alegro de que también me pise el papel, porque es muy tímida y recitar le refuerza el carácter:

– Cada vez que hago/ el leve intento/ de golpear mi mano/ contra ese muro/ que sólo yo veo,/ cada vez que me niego,/ entonces, realmente/ me siento sola./ No se puede luchar/ ni esquivar los golpes./ La soledad/ es atravesar ya el muro/ pero hacia dentro.

-Mis hermanas no escriben poesía,/ mis hermanas no leen periódicos/ ni se ponen sobreros/ ni salen a las cinco de la tarde./ Yo no soy Wislawa Szymborska,/ no soy Marina Tsvietáieva/ y no soy Hölderlin./ No soy ninguno de los tres/ y no quisiera ser los tres a la vez./ Mis vecinos no saben que escribo,/ les agradezco que no lo sepan./ No lo saben y no me leen/ y a mí me gusta que no me lean./ Gracias a que no me leen/ no pienso nunca en qué pensarán/ mis vecinos de mis versos./ La ciudad donde vivo no es silenciosa,/ así que en mis versos no está el silencio/ de mi ciudad./ Mi portero no sabe pronunciar mi nombre/ y no lo pronuncia por las mañanas/ cuando se sacan los nombres a pasear/ atados a una correa de saludos./ Así que no oigo mi nombre cada mañana./ De tanto no oír mi nombre/ empecé a pensar que no lo había tenido nunca./ Se puede perder un nombre?/ Yo no necesito mi nombre para escribir/ así que no lo escribo. Esto es una imitación./ Para una imitación sólo sirve el nombre de otro.

Mientras los visitantes aplauden y el búho salta en su rama, recuerdo que el día diecinueve de junio, nos trajo Palka un recuerdo profundo de Szymborska y otras poetas polacas. Marta mete la cara entre las manos para ocultar el rubor: la timidez tiene ese color. Y el Pintor acaba de teclear en el móvil y nos lee la última estrofa:

-Escribimos na llingua de la ñeve,/ palabres blanques que caen na tierra/ como estrelles ensin lluz o ecos roncos, alpenes/ el murmuriu suave d’una voz estraña,/ el murmurio d’un vientu suave que sopla y pasa.

Y cuando acaban los aplausos, nos da la información que estamos necesitando:

-Hemos traídos tres varones y dos mujeres poetas. Una de las mujeres es Ana Vega. Uno de los hombres en Ramón de Campoamor. La otra mujer es Teresa Soto y el otro hombre es Carlos Bousoño y el otro hombre es Pablo Antón Marín Estrada. A cada uno de ustedes dejamos la tarea de discernir de quién es la autoría de los poemas. Con una recomendación que es más un ruego: busquen libros de poetas, y de los más jóvenes también, vale la pena.

Me mira, sabe lo que estoy pensando: el creativo es poca cosa sin tener alguien al otro extremo de su creación. Un diálogo con el tú esencial ya no es una obra en solitario. Por eso, yo, Malena Rajzner, argentina y más, polaca por ejemplo, les sugiero que lean poesía, porque los poetas los necesitan para seguir pensando y creando. Y eso que ganaremos todos.

Gracias.

 

((Pensando en el amigo asturiano silencioso y asiduo, discreto y elegante))

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Inma dice:

    Es todo un detalle traer poesía en asturiano, que se agradece

  2. Anne dice:

    Escribimos nel llibru de la ñeve
    páxines en blanco que falen de la tierra
    de niundes y de la casa de naide, alpenes
    memoria d’un día ensin nueche nin albancia,
    memoria d’un nome que s’olvidó callando…..

  3. Mariana dice:

    «Escribimos con palabres de ñeve/ na llingua blanca de los xelaes y los muertos/ escamplamos fogueres na provisa frio, alpenes/solombres que prenden y estinguense soles