CAMINITO DE BELEN, CAMINO HACIA LA HISTORIA

Posted: 30th diciembre 2015 by Aurora in Literatura
Tags:

CAMINITO DE BELÉN, CAMINO HACIA LA HISTORIA

 

EN LA PLAZA DE LA LUZA de Dubrovnik, se monta un tabladillo por estas fechas, en el que actúan cantantes en solitario o en grupo, para visitantes turistas o viajeros que recalan en esa placita del siglo XV, apacible y siempre en un silencio de buen tono. Para mi sorpresa, mayúscula, he encontrado esta noche a una vieja amiga y compañera de Instituto acompañada por dos músicos que le hacían coro, cantando versiones de un romance navideño, o sea un villancico, en versiones de la colonia suramericana. Me parece bien calculado porque entre los grupos  que circulan por la plaza, o que están sentados en las terrazas, se oye hablar español de América con profusión. Después del abrazo y los recuerdos más o menos atropellados, le digo a Isabel que ese villancico me lo enseñó en buen romance una señora mayor que siempre estaba haciendo calceta. Cotejamos el léxico y las variantes en el contenido. Ella tiene más documentación que yo.

-Es que Enrique estudia lo que canta. O cantamos. Es médico, sabes, siempre va a los principios de todo.

-Lo curioso,- dice Enrique- es que el contenido hace referencia al viaje que hacen la Madre y el Niño desde Egipto hacia Belén, pero se titula “Romance de la Huida a Egipto”. Y el tema es un milagro que hace la Virgen para que el ciego amable recobre la vista. En  algunas versionas aparece san José y en otras no. El motivo es la sed que ataca al Niño, y lo turbias que bajan las aguas, o los ríos; en definitiva, la madre no puede saciar la sed de su hijo. Pero hay una plantación de naranjos y la Virgen pide al ciego que lo cuida, que le dé naranjas para su niño. Ella es prudente, sólo coge tres….. “Una le dio al Niño/ otra a San José/ otra se quedó en la mano/ para el Niño entretener”. Y el ciego comienza a ver y expresa una duda respecto a la recuperación de la vista, en una forma muy ingenua: “Me la ha dado una mujer: no sé si será la Virgen/ o su esposo San José”.

-Otro final,- propone Isabel- “Quién es esa gran señora/ que a mí me hizo tanto bien?/ En los ojos me dio vista/ y en el corazón también/ Será la Virgen María/ que otra no ha podido ser”.

-Una versión de Jujuy no habla de recuperación de la vista, sino que el milagro está en que más coge naranjas la Virgen, más nuevas brotan. Y el ciego, que sería muy pobre y ve redoblada la cosecha, se hace la clásica pregunta y se responde: “Quién será esta gran Señora/ quién será esta gran merced?/ Sin duda será María/ que pasó para Belén”.

-Y, recordando la versión de Buenos Aires, tenemos un dato concreto, escucha: “Toma, ciego, este pañuelo/ limpia los ojos con él/ Apenas se fue la Virgen/ aquel ciego empezó a ver”. Comprendes, es el único caso en que tenemos el medio del milagro. Y luego tenemos otra vez la duda graciosa, como dice Enrique: “Quién será esa Señora/ que me ha hecho tanto bien?/ Si será la Virgen Pura/ y el niñito de Belén/ si será la Virgen Pura/ y el glorioso San José”.

-Sí, bueno, los dos en uno, o los tres. Al fin y al cabo, eran una familia.

El único músico del trío, Pablo, no ha levantado los ojos de su libro. Me habla Isabel de su vida, hace años que no nos veíamos. Les prometo la versión romance del villancico, una vez traída del fondo de la memoria. Se la envío desde aquí.

 

 

Caminito de Belén/ iba la Virgen María

con un niño entre los brazos/más bello que el sol del día.

Camina la Virgen pura/de Egipto para Belén,

y en la mitad del camino/el niño pidió de beber. Qué te daré yo, mi vida/qué te daré yo, mi bien,

si las aguas corren turbias/ y no se pueden beber?

Allá arriba, más arriba/ hay un viejo naranjel;

un ciego lo está guardando/ qué diera el ciego por ver!

Ciego mío, ciego mío/ si una naranja me dier

para la sed de este niño/un poquito entretener…!

Ay Señora, sí señora/tome las que quisier.

La Virgen, como era Virgen/no cogía más de tres.

El Niño, como era niño/todas las quiere coger.

Camina la virgen pura/de Egipto para Belén,

y en la mitad del camino/el ciego comienza a ver.

Quién ha sido esa señora/que me hizo tanto bien?

Ha sido la Virgen Pura/que va de Egipto para Belén.

 

A fin de cuentas, la Virgen está presentada en todos ellos como una madre cuidadosa no sólo para su hijo, sino que premia la generosidad del ciego: la fe tiene los ojos cerrados y es premiada. La visión difiere un tanto de la Virgen de los Milagros de Nuestra Señora, que circulaban por Europa en el siglo XIII en latín, y que Berceo traduce y adoba. Allí es presentada la Virgen más que como madre, como juez varón vengador y justiciero. El paso de los siglos suavizó la cólera divina vista a través de la clerecía.

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Vanessa dice:

    Quieras que no, hay tradiciones que suponían formación ética aunque estuvieran cargadas de mística

  2. Leandro dice:

    Incluso sin místicas ni nada parecido, esta historia tiene para rato, ha dado para mucho y dará para mucho más. Belén es mucho belén

  3. Lerelé dice:

    La verdad es que llevan siglos de camino, es verdad, eso es la historia. En este Salón siempre se aprende algo sobre todo a pensar