DE NUEVO LA POESÍA: Deshaced ese verso…..

Posted: 10th febrero 2015 by Aurora in Literatura
Tags:

 

 

CON EL MISMO esquema y con la misma intención que en el encuentro anterior, hoy desgajamos versos del libro Poetas vascos en castellano. El juego, hoy, consiste en que los visitantes comenten o apostillen los versos que les parezcan más sugerentes.

Jorge González Aranguren. Julia Otxoa. José Ramón Blanco. Karmelo C. Iribarren. Ángela Serna. Jesús Camarero. María Maizkurrena. Javier Viar Olloqui. Aitor Francos Ajona. Pablo Martínez Zarracina. Carlos Aurtenetxe. Pablo González de Langarika. Blanca Sarasua. José Fernández de la Sota. Itziar Mínguez Arnáiz. Eli Tolaretxipi. Javier de Bengoechea y Niebla.

«Poesía viva», el libro que el lector tiene entre manos, no es una antología. No se trata, por tanto, de una más de las muchas reuniones poéticas, algunas excelentes y otras no tanto, que se editan cada año empleando criterios generacionales, estéticos o de cualquier otra índole. Este libro no trata de acotar un espacio, sino de visibilizarlo. Se trata de alumbrar un territorio poco transitado, marginal y a menudo marginado: el de la poesía vasca escrita en castellano».

-Pasa un perro sin amo… pasa un verso con un aire levísimo. Lo escucho como escucho la voz del universo.

-…Ese muñeco roto mueve el brazo. No le anda el corazón. Falta la llave que un día le dio cuerda. Pasa un ave, le da sombra en los pies…..

– Conozco algunos muñecos así. Andan por la calle. Hacen vida normal.

((Varón, tercera edad))

-¡ Que ya no sabe nadie si sabe/ qué cuerda ha de tocarse o qué tornillos! Por qué calla la gente en los pasillos,/ por qué calla la gente si lo sabe….

-Pero, piensan o sólo se mueven. Comen, gastan dinero, viajan. Y otros gobiernan por ellos. Los gobiernan.

((Varón, en la treintena)

-Los sueños lo fueron todo/ y ya los ves ahora, abatidos por los días iguales/ como pasquines en los charcos./ Vivir/ Se reduce/ a esquivarlos.

-Quiero pensar que no. Los saco del charco y los pongo al sol. Y recomienza el trabajo de vivir y soñar.

((Mujer, en la cuarentena))

-… La historia de los hombres/ es la historia del dolor./ Los psiquiatras podrían aprender/ a dejarnos sufrir en soledad/ nuestras desgracias.

-Estoy de acuerdo. No haríamos adultos sólidos.

((Varón, tercera edad))

-Este resto de polvo/ esta miseria/ fue un hombre como todos/ sencillo y complicado:/ un prodigio anodino/ un frágil mecanismo satisfecho/ expuesto al vendaval de la experiencia.

-Vendaval de la experiencia está bien. Trae y lleva la historia del dolor. Y de lo que no era dolor.

((Varón, tercera edad))

-Y un cielo claro y leve, hecho de azul y plata/ nacerá para el viento, irá llevando, / con fría compasión todas las cosas/ nuevamente a la sombra.

-Me parece una forma hermosa y hermética de decir que polvo eres y en polvo te convertirás. Pero, me puedo equivocar.

(( Hombre joven. Parece de Iglesia))

-…Aire gris en el aire/ piedra oscura en el cielo/ resplandor de la nieve/ sobre la tierra oculta.

-La vida es insoportable/ sobre las cenizas de las víctimas./ No me hables de los héroes,/ he visto todos los trajes de la muerte,/ la sombra de la sangre derramada/ es siempre imborrable y única./ Miro nuestra casa/ y sólo veo fantasmas.

-A veces, la poesía no está en las palabras, está en el estado de ánimo que dicta las palabras. Esto lo siente y lo comprende igual todo el mundo, se contagia el estado de ánimo y se entienden las palabras. Eso es la poesía, creo yo.

((Mujer, joven))

-No será, desde luego/ hundiendo el tenedor en el corazón de las golondrinas/ como nos alimentaremos de libertad.

-Es verdad. Quién dice que los pájaros son libres porque vuelan? Acaso sus alas no los condicionan?

((Mujer, mediana edad))

-Apaciento mi sombra en los lugares/ más inseguros del pensamiento./ Oigo crecer mi osamenta cada día/ mi infancia no  ha terminado.

-Sí, yo creo que somos todo lo que vamos siendo.

((Varón, mediana edad))

-Nunca oraba en el interior de los templos/ siempre lo hacía fuera, en el paisaje, junto a los árboles.

– Oraba cuando le apetecía, en libertad. Bien hecho.

((Mujer, joven))

-Envíame una carta,/ aunque se pierda. Envíame unas velas encendidas, no sé,

un monte, por ejemplo, que me mire desde arriba.

Envíame sonatas, pergaminos, /capiteles corintios que apuntalen

esta luz de la tarde que resbala. Algo de Brahms, el mar y su epicentro.

Banderas, sin mancharse de colores,/ que se puedan pintar como se quiera.

Y sobre todo aire, sin cauces,

aire suelto.

De momento, la carta.

Aunque se pierda.

((Recitado por Malena Rajzner))

 

Después de los apalusos, El Redactor, con el mismo entusiasmo de siempre, sale de su sillón para que todos podamos oír bien:

– Busquen el libro y/o a los poetas. Aquí están desgajados, sin biografía..

-¡Eso ya lo dijiste en el encuentro anterior!

-Ah, es verdad. He cogido unos papeles por otros. Y además, creo que los he perdido.- se tienta los cuatro bolsillos del pantalón y los cuatro de la chaqueta- Pero, en esencia,- se pone fino para despistar- es lo mismo que quería decir. Y tampoco  voy a recitar los versos de León Felipe sobre la poesía porque ya los podéis saber todos.

((Me parece que El Redactor está perdiendo los papeles, todos, y salgo para anunciar:

– Después de Poetas españoles en sus lenguas literarias. Y después de  Poetas vascos en castellano, prometemos, pero no sé para cuándo, «Poetas portugueses en portugués».

 

Veo que la Periodista Comprometida, (la P. C.), cosa rara, se parte el bazo de risa. Y la verdad es que no sé por qué; ya me lo contará.

 

Be Sociable, Share!
  1. Antonieta dice:

    Hacer lo que propone León Felipe con las palabras supone un trabajo de concentración, y luego de análisis. Está muy bien. La fragancia se vende en frascos muy pequeños

  2. Alphon dice:

    Nunca había pensado en la poesía, sólo en términos generales, en la asignatura de bachillerato. Me parecen interesantes estas meditaciones, con sillón o sin sillón. Aquí, en el Salón

  3. Luigi dice:

    Mola esa especie de teatrillo que te montas. Me recuerdas mucho a Valle Inclán