DIFÍCIL ACUERDO

Posted: 11th julio 2014 by Aurora in Crítica
Tags:

 

DIFÍCIL ACUERDO

 

Eugenio  CAMBACERES, Buenos Aires 1843- París 1888, es representante del Naturalismo en Argentina.


SIN RUMBO , novela de  1885  está concebida y escrita con todas las exageraciones, limitaciones  y condicionantes del Naturalismo científico, y recoge respecto al ser natural de la mujer todas las ideas aberrantes  roussonianas como principio, que hacían y hacen nido en las mentalidades de las épocas, incluso de la actual. Menos mal que él mismo reconoce que en esta obra, aunque la califique de estudio no hay análisis psicológicos en profundidad.

((Un análisis en superficie no es análisis, es una exposición, frecuentemente subjetiva))

 

26 “Como buen discípulo de Schopenhauer  (Ver en el Salón: “Segunda parte. Lucy, la primera que aparece…” octubre 2012) Cambaceres desdeña a la mujer; resulta coherente, por tanto, que el amor esté ausente de sus obras. Pero el desprecio por la mujer es sólo un aspecto del machismo. Tironeado por una mezcla de petulancia e inseguridad, el hombre argentino, impulsado por un agudo amor propio, procura superar sus debilidades manifestándolas bajo variadas especies de fuerza. Así, Cambaceres se vale de la referencia a la condición viril para construir recursos literarios, por ejemplo: “Entre tanto, el invierno se había venido en cueros, un frío varón de cero abajo”

((Ahora, un frío varón sería sustituido por un frío con la base de la tortilla; para el caso, lo mismo: machismo beligerante)

63  Apenas sus amores, si es que amor podía llamarse su comercio con Donata, bastan a llenar algunos instantes de su vida.

86  Desnuda, se adivinaba en ella la  garra de una leona y el cuerpo de una culebra. Andrés, mientras los otros se acercaban a saludarla, la envolvió en una mirada escudriñadora y codiciosa.

((Se va a arruinar por una mujer de apariencia bastante animal. Será ella responsable de su ruina?

91.- Andrés, en vena esa noche, por excepción sólo llegó a perder diez mil pesos. ((Hombre inteligente que pueda juzgar a la mujer de arriba abajo, no parece que sea))

Abandonado Andrés a su negro pesimismo, minada el alma por la zapa de los grandes demoledores humanos, abismado el espíritu en el glacial y terrible “nada” de las doctrinas nuevas, prestigiadas a sus ojos por el triste caudal de su experiencia penosamente arrastraba su vida en la soledad y el aislamiento….

((Pesimismo no es igual a profundidad de pensamiento, ni superioridad viril))

108  Se ha empleado a fondo para conseguir una amante, asunto meramente físico y de vanidad, y cuando está harto piensa: “Cuánto más fácil es hacerse de una mujer que deshacerse de ella”

112 Horror de todo hombre a que su mujer lo considere poco macho….

130  “Hijo natural, hijo de china… ¡qué importaba, al fin, si era su sangre!”

((Hij@ ilegítim@: la madre pierde honorabilidad; el padre gana hij@, si quiere))

131 Pocos días antes, por llenar sus compromisos haciendo honor a su palabra, de cantidades perdidas al juego, noche a noche en el Club, se había visto en la necesidad de hipotecar su estancia, lo único que de su herencia le quedaba. Sus gastos, sus carruajes, sus caballos, su querida regiamente mantenida por él, todo ese lujoso tren de vida, devoraba por otro lado fuertes sumas. Un paso más era la ruina, la miseria, el fin……

((Muy inteligente no parece, como para valorar a la mujer como la valora, desde tan arriba))

TIENE UNA HIJA DE “CHINA”

167 – 168…es cierto, tiene un corazón de ángel, la pobrecita. Lo que no impide que estés haciendo de ella una muchachita insoportable de mal criada.- Qué quiere, que la rete, que la maltrate, que sea un tirano con ella? ¡Dios me libre, angelito! – No digo eso, sino que por el bien mismo de tu hijita, haces mal en prestarte ciegamente a todos sus caprichos y en consentirla así.- Mire qué noticia, como si no lo supiera uno…! Pedirme que use de rigor con ella, es pedir algo imposible. Déjela gozar, que para sufrir le sobra tiempo.

((Si él mismo cría blandita a su hija por compasión de su doloroso y “natural” futuro, es como si la echara a los leones con sus propias manos. Con mejor educación, la prepararía para hacer frente a hombres como él mismo)).

VALORACIÓN DE LA MUJER

169… Pensaba en la triste condición de la mujer marcada al nacer por el dedo de la fatalidad, débil de espíritu y de cuerpo, inferior al hombre en la escala de los seres, dominada por él, relegada por la esencia misma de su naturaleza al segundo plano de la existencia… Qué suerte correría su pobre Andrea? ¿Pagaría su deuda sufriendo ella también?…… Su pureza, su gracia, su hermosura, todos esos pasajeros bienes de la edad florida, con que la naturaleza parece complacerse en enriquecer a la mujer a expensas de todo el resto de su vida, de qué le servirían?…. ¡La larga y pesada cadena de padecimientos que constituyen la herencia de las madres, los dolores salvajes del parto, los azarosos cuidados de la infancia, tendrían un premio por ventura, una justa y merecida recompensa en la consideración y el afecto del marido, y el cariño y el respeto de los hijos?

((La vemos reducida a animal procreador, y sólo en la mitad central de su vida. Ni antes ni después, sobre todo después, es considerada su existencia como un derecho propio; nada que hacer le queda cuando los hijos estén criados. Es meramente hembra, “así lo quiere la NATURALEZA”))

170…Pero ¿dependía de él que así no fuera, estaba en su mano el evitarlo, la educación, el ejemplo algo importaban, el tierno y solícito interés, la prédica amorosa y constante de los padres, tenían virtud bastante a contrariar la influencia misteriosa de leyes eternas y fatales?   No. Antes que los intereses aislados y transitorios de sus miembros, estaba el interés absoluto de la especie, su derecho primordial a conservarse, su voluntad inquebrantable de existir, netamente acusada en el móvil inconsciente y secreto de las pasiones humanas, en el ascendente irresistible de la juventud y la belleza,  armas supremas de defensa en la sempiterna lucha de la naturaleza por la vida. ¿De dónde, pues, esas teorías brutales y monstruosas, esa titulada moral del libre arbitrio, ((N!)) esa pretendida traición de la mujer a una fe que no había debido, que no había podido jurar; cómo, con qué sobra o apariencia de razón declararla responsable de culpas que no eran tales y que, aun cuando lo fuesen, no eran suyas; por qué hacerla igual al hombre, por qué atribuirle derechos que no era apta a ejercitar, por qué imponerle obligaciones cuya carga la agobiaban? ((Recuerda mucho a MOEBIUS))

La limitación estrecha de su facultades, los escasos alcances de su inteligencia incapaz de penetrar en el dominio profundo de la ciencia, rebelde a las concepciones sublimes de las artes, la pobreza de su ser moral, refractario a todas las altas nociones de justicia y de deber, el aspecto mismo de su cuerpo, su falta de nervio y de vigor, la molicie de sus formas, la delicadeza de sus líneas, la suavidad de su piel, la morbidez de su carne, ¿no revelaban claramente su destino, la misión que la naturaleza le había dado, no estaban diciendo a gritos que era un ser consagrado al amor esencialmente, casi un simple instrumento de placer, creado en vista de la propagación sucesiva y creciente de la especie?

((O sea: hembra. No consagrada al amor sino obligada a dejarse fecundar))

171… ¡Ah, cuánto más sensatos y más sabios eran los pueblos del Oriente, cuánto mejor, más llevadera la suerte de la mujer bajo esas leyes, traducción fiel de las leyes naturales!

Libres de la carga de su propia libertad, sometidas al hombre ciegamente, dedicadas sólo a la crianza de sus hijos, a las tareas familiares del hogar, su intervención en las cosas del mundo no llegaba más allá, su vida entera se concentraba al espacio encerrado entre los muros impenetrables del harem y por eso precisamente eran menos desgraciadas, hallaban cómo cumplir su destino único en la tierra, tenían un dueño, un amo, un señor encargado de velar por ellas, dispuesto siempre a protegerlas…..

173 …. ¡la infeliz, condenada a recorrer el vía crucis de su sexo!

((Vida de prostituta, incluso legal))

.=.=.=.=.=.=.

 

También nacida en Buenos Aires, en  1935. Ester Vilar aparece como valedora de los hombres.  Cambaceres saldría de su tumba indignado: en tantísimo tenía a los hombres: malos sí, pero con poder, que siempre redime algo.

De  EL VARÓN DOMADO, 1971

11  “Las mujeres hacen que los varones trabajen para ellas, piensen por ellas, carguen en su lugar con todas las responsabilidades. Las mujeres explotan a los hombres. Y sin embargo, los varones son robustos, inteligentes, imaginativos, mientras que las mujeres son débiles,  tontas y carecen de fantasía. Cómo es que a pesar de ello, son las mujeres las que explotan a los hombres, y no a la inversa?    Será, tal vez, que la fuerza, la inteligencia y la imaginación no son en absoluto condiciones del poder, sino de la sumisión…. Que el mundo está gobernado no por la capacidad, sino por los seres que no sirven más que para dominar, o sea, por las mujeres. Mas, de ser así, cómo consiguen las mujeres que sus víctimas no se sientan humilladas y engañadas, sino como lo que en modo alguno son, como dueños, como “señores”?

13  La mujer llama  masculinas o viriles a todas las cualidades del hombre que son útiles para ella, y femeninas a todas las que no le sirven para nada ni sirven para nada a nadie. Por eso, el aspecto externo del varón no tendrá éxito entre las mujeres más que si es viril……

14  La ropa del hombre…… o “trajes”, como se les llama, tienen por lo menos diez bolsillos, en los cuales el varón lleva siempre consigo, al alcance de la mano, los medios imprescindibles de su trabajo. En cambio, el atuendo de la mujer no tiene bolsillos, ni de día ni de noche, porque la mujer no trabaja.

19  …el varón busca siempre alguien o algo a que poder esclavizarse, pues sólo se siente cobijado si es esclavo. Y su elección suele recaer en la mujer. Pero, ¿quién o qué es la mujer para que el varón, que le debe precisamente la vida deshonrosa y la explotación en regla a que está sometido, se esclavice a ella y se sienta cobijado precisamente junto a ella? (“Enriqueta, gasta, gasta, que yo gano setenta duros! –»Doña Rosita la soltera»)

21  La existencia humana ofrece la elección entre un ser más animalesco- bajo, pues: parecido al de los demás animales- y un ser espiritual.  La mujer escoge sin discusión laexistencia animalesca. Para ella, los bienes supremos son el bienestar físico, un nido yla posibilidad de practicar en él, sin molestias, sus reglas de incubación y crianza.

DIFIEREN:

22 Se considera probado que los varones y las mujeres nacen con las mismas predisposiciones intelectuales, esto es, que no hay ninguna diferencia primaria entre las inteligencias de los dos sexos. Pero no menos probado está que las predisposiciones que no se ejercitan y desarrollan se atrofian; las mujeres no ejercitan sus disposiciones intelectuales, arruinan caprichosamente su aparato pensante y, tras unos pocos años de irregular training del cerebro, llegan finalmente a un estado de estupidez secundaria irreversible.

No más tarde de los doce años- edad en la cual la mayoría de las mujeres ha decidido ya emprender la carrera de prostituta (o sea la carrera que consiste en hacer que  un hombre trabaje para  ella a cambio de poner intermitentemente a su disposición, como contraprestación, la vagina) la mujer deja de desarrollar la inteligencia y el espíritu. Aún hace, ciertamente, que la preparen, y se hace con diplomas de todas clases-pues el varón se cree que una mujer que se ha aprendido algo de memoria ((también recuerda mucho a MOEBIUS)) sabe de hecho alguna cosa (dicho de otro modo: un diploma eleva el valor de la mujer en el mercado)-, pero en realidad los caminos de los dos sexos se separan aquí definitivamente. Toda posibilidad de comprensión entre el varón y la mujer se corta en este punto, y para siempre.

… Por eso uno de los principales errores que siempre comete el varón al estimar a la mujer consiste en que la considera igual a él, o sea, en que la considera ser humano que funciona más o menos en el mismo plano emocional e intelectual que él mismo…

25 Los institutos de investigación masculinos, abiertos para las mujeres ¿han sido jamás utilizados por éstas para investigaciones propias? El varón tendría que darse cuenta de que la mujer no lee esos maravillosos libros que pone a su disposición en las viriles bibliotecas….

26-7  Es muy natural que el varón –que considera a la mujer como igual a él y tiene que contemplar la estupidez de la vida que ella lleva a su lado- crea que es él quien la oprime a ella. Pero la memoria concreta no recuerda que la mujer se haya visto en esta época obligada a sumisión alguna a la voluntad del varón. Al revés: se ha reconocido a la mujer todas las posibilidades de independizase. Por lo tanto, si en tanto tiempo no se ha liberado de su “yugo”, es que ese yugo no existe.

Las mujeres pueden elegir, y eso es lo que las hace tan infinitamente superiores a los varones. Cada una de ellas puede elegir entre la forma de vida de un varón y la forma de vida de una criatura de lujo tonta y parasitaria. Casi todas ellas optan por la segunda. El varón no tiene esa posibilidad de elegir.””””””””””””””””””””””””

 

((Ignorancia culpable o simple oportunismo y ganas de llamar la atención. Las mujeres venían ocupando puestos en investigación, enseñanza, medicina, arte; una realidad silenciada.  Desde los setenta en que se publica el libro, la situación profesional de las mujeres no habría podido cambiar, ascender tanto si hubieran tenido que partir de cero, según ella presenta el panorama.

Será interesante deslindar de los argumentos sofistas de esta mujer, lo que hay de cierto en sus apreciaciones sobre la triste condición del hombre. En todo sofisma hay un punto de verdad; de otra manera los sofistas no podrían engañar a nadie. Publicado en plena efervescencia feminista de los setenta, tuvo la valentía de enfrentarse a la tendencia defensora y reivindicativa de los derechos de la mujer. Provocación o simple mercantilismo.

Los dos tienen alguna dosis de razón, pero sólo coinciden en su fatalismo interesado a la hora de valorar UNA realidad.

De todas formas, sí: pobres hombres. Algunos al menos)).

Be Sociable, Share!
  1. Anttón dice:

    Esther Vilar se hizo un nombre poniéndose del lado del hombre, yendo a contracorriente, pero no solucionó nada ni redujo la brecha

  2. Ander dice:

    Las ideas del novelista están todavía en muchas mentalidades de hoy día. Las de Vilar eran torticeras

  3. Anita G. dice:

    Romper una lanza por este tema y en este tiempo, no está nada mal.