EDUCACIÓN O INSTRUCCIÓN

Posted: 8th octubre 2013 by Aurora in Crítica
Tags:

EDUCACIÓN O INSTRUCCIÓN.   “LA NUEVA ESCUELA”

 

“Cómo es que siendo los niños tan listos son los hombres tan brutos? Debe consistir en la educación”.    Alejandro Dumas. Autógrafo en el Museo Carnavalet de París.

 

El humano nace libre, pero a lo largo de su vida, se ve amarrado por todas partes. Es lo que viene a decir Rousseau, (1712-1778) quien señala el distanciamiento que se da entre el progreso material y el progreso moral, tomando como punto de partida el paso del estado natural: individuo-naturaleza, al estado de sociedad: cultura-masa –antinatural.

Esto conlleva un alejamiento del sí mismo. Es decir, el orden social coacciona al individuo hasta lograr que se olvide de su propia naturaleza y sus orígenes primitivos grabados en su memoria lejana.

En un principio se origina la sociedad humana para la defensa común: “Es la amenaza exterior lo que crea la unidad. Frente al peligro de una invasión, los cabeza de familia se estrechan en torno al señor que les reúne en asambleas y toma con ellos, democráticamente, las decisiones del caso. Pero, a poco, de esta Asamblea en la que tenían derecho a participar todos los ciudadanos libres y varones, se derivó el Consejo que funciona como especie de Senado, en el que participan solamente los capitanes de los geni (clanes). El “señor” comenzó a llamarse “rey” y tuvo todos los poderes religiosos, militares y judiciales” (Mont.28-29)

Y hemos terminado por seguir juntos para ver que la mayoría vive para defender los intereses de los más ricos. Por tanto, el humano en sociedad acaba siendo menos feliz, menos libre y menos bueno. (Estamos en el siglo XVIII, no se trata  específicamente de la última hora contestataria).

Por tanto, los seguidores de Rousseau, van a pretender con la “nueva Escuela, o Nueva Pedagogía” etc., un acercamiento posible de las nuevas generaciones al tipo de vida natural, primitivo y pacífico. Es decir, van a proponer una cura de cultura. Si el experimento con el Emilio roussoniano funciona, hagamos el experimento con muchos Emilios, con muchísimos Emilios y Emilias, y volvamos a una sociedad más humana en la que no se despedacen sus individuos. Volvamos al elemento humano naturalmente bueno. Eso piensan, dicen, escriben.

Porque, si antes de que el niño pueda conocer a la humanidad, es decir cómo se ha transformado y desenvuelto el ser humano; si antes de conocer las leyes según las cuales la humanidad evoluciona eternamente (Tols), si antes de mostrarle todo esto, mostramos al niño el mundo, no le estamos formando, sino que lo estamos corrompiendo; no le estamos instruyendo, sino que lo estamos engañando”. (Necesidad de las humanidades en el currículo. Montessori)

La pedagogía progresista-naturalista del XIX-XX (“Escuela Nueva”) supone un movimiento
pedagógico integrado por pensadores de distintas tendencias, pero siempre enfrentados a la educación tradicional formalista, autoricista, memorística, pasiva, de autoridades: civiles y religiosas. Incluso militares.

Programan por tanto una educación-instrucción respetando la libertad de los educandos. Libertad de pensamiento y de elección para construir sus propios intereses culturales y vitales. Los padres son los primeros que deben respetar esa libertad.

Si los ilustrados tendían a liberar al humano del dominio de las autoridades políticas y eclesiales (Declaración de los Derechos del hombre-mujer y del-a ciudadan@, 1789-1791), enfrente, en la reacción se buscaba no formar ciudadanos sino súbditos obedientes. Es decir: de la mejor educación cívica a la educación de seres tutelados religiosa y políticamente; es decir: dóciles y manipulables.

Johann Pestalozzi (1746-1827) arranca con unas propuestas a las que se van a sumar pensadores-pedagogos de distintos tiempos, distintos países y distintas ideologías. Con un denominador común, eso sí: el respeto mutuo. Como ejemplo primero, el respeto de los profesores a los alumnos, que pretende llevar a una regeneración de los ciudadanos, de la sociedad.

Pestalozzi es un hombre de la Ilustración, y orienta su regeneracionismo hacia la educación de las clases populares, puesto que los nobles, lógicamente únicos con escuela, no habrían admitido sus ideas rupturistas. (Igualmente Manjón y Manjón 1846-1923)

Asimismo Lev Tolstoi (1828-1910) abre en su finca Yásnaia Polyana (Claro del bosque) una escuela en 1859  para los hijos de los campesinos que de otra manera no habrían podido acceder ni en sueños a un tipo de educación-instrucción como la que él planteaba. Ni a ninguno.

La pedagogía naturalista y el método de intuición global de Pestalozzi tienen como finalidad educativa conseguir que el humano llegue a la perfección. Persigue la “humanización del humano” a través de la vida intelectual, ética y práctica (espíritu, corazón y mano”.

Va a ser la intención constante de la “Nueva Escuela”.

Coeducación: “Conviene que la mujer se eduque y aprenda no como el hombre sino con el hombre. (Sanz del Río 1814-1869. Posterior ILE de Giner de los Ríos) Es uno de los resortes fundamentales para la formación del carácter moral, así como de la pureza de costumbres”.

Enseñanza cooperadora, no competitiva: clima pacífico. Los juegos que suponen enfrentamiento y rivalidad no contribuyen a una idea de convivencia pacífica.

Educación creativa y productiva. Así, Rabindranth Tagore (1861-1941 en su escuela Santiniketan (Morada de la paz, creada en 1901, el mismo año en que Ferrer i Guàrdia funda su “Escuela Moderna”)

Quizá sea momento para clarificar qué entendemos por “educación”. RAE: (1) dirigir, encaminar, desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño.- (2) Enseñar buenos usos de urbanidad y cortesía”

Generalmente, cuando hablamos de educación, buena/mala, nos referimos sobre todo a la segunda acepción. Es hacer ciudadanos correctos y respetuosos. Que saben hacer buen uso de los espacios públicos como bibliotecas, parques y jardines porque pertenecen a todos; que saben respetar los derechos de sus conciudadanos y los ámbitos que comparten los ciudadanos. La tolerancia viene precisamente cuando existe ese estado de respeto mutuo, de cortesía y buenas prácticas sociales; de corrección en el trato; las “buenas maneras” que muestran elegancia de espiritu.

Hay actualmente una perversión del concepto y del término “tolerancia”, y se podría entender que se acerca más a lo que entendemos por permisividad: no dar normas, no enseñar ni esperar “buenos usos de urbanidad y cortesía; no educar. No hacer ciudadanos “de los que cualquier país pueda estar orgulloso”, en palabras de Rabindrath Tagore quien, es cierto, soñaba con un mundo presidido por el amor y con la noble idea de cooperación internacional; subraya la importancia de cooperación intelectual entre naciones. El proyecto educativo de Santiniketan se dirige claramente hacia la paz y la no violencia; al logro de la paz universal, al entendimiento entre los pueblos. Para trabajar estos fines, sí valdría la pena tener un Ministerio de Educación y Cultura.

Estos valiosos pedagogos van a tomar al niño como unidad de inteligencia más sentimiento más ética más habilidad manual más aspecto físico que educar. Y no necesariamente pretendiendo vencer al contrincante. Para esto sí valdría la pena tener un ministerio de Deporte.

María Montessori (1870-1961) observa durante cincuenta años, y aprende. Todos ellos opinan que el proceso educativo supone, o debe suponer, un continuo experimentar por parte de los profesores y de los alumnos.

No va a ser la única que establezca etapas o períodos evolutivos (desde Pestalozzi): si a lo largo de la infancia, un niño no ha podido seguir las directrices de uno de sus períodos sensibles de desarrollo, pierde para siempre la posibilidad de adquirirlo (y Tagore) ¿Hay algún Ministerio que se ocupe de valorar estas observaciones?

Interacción con el medio.  Dewey (1859-1952) y el naturalismo interactivo. El humano y su entorno en armonía. Si el humano tiene derecho a interactuar con la Naturaleza como patrimonio común, no se entiende que el educando no adquiera costumbre y derechos y obligaciones sobre su entorno. Y tenga, por el contrario, que ver y soportar que el mundo del capital sea dueño y señor del entorno natural. Y para educandos que sepan y puedan y quieran interactuar con la Naturaleza, hay que forjar educadores que sepan y quieran y puedan hacer lo mismo. El educando de hoy es el educador de mañana, padre o profesor. Para forjar esta mejora de la sociedad, sí valdría la pena tener un Ministerio de Educación y Cultura.

 

Pacifista activo como Tagore, fue Paul Geheeb (1870-1961), alemán que se opuso a las guerras alemanas y no festejaba las victorias de su país. Feminista, que es otra manera de educar para la paz social y la prosperidad duradera para todos. También partidario de la regeneración de la sociedad tras la educación en un medio natural (desde Rousseau): “No habrá ciudadanos útiles que no respeten la Naturaleza”. Pedagogía del aprendizaje de los cincuenta: “Uno debe educarse a sí mismo”. Dentro de la Psicología humanista, evidentemente. Uno se educa a sí mismo con los ejemplos que tiene delante y con libertad para valorar lo que ve. Valdría la pena tener un Ministerio de Educación y Cultura para calibrar los resultados de una pedagogía para la paz y la libertad.

La escuela de A.S. Neill (1883-1973), Summerhill (1921) fue definida como “la escuela de haz lo que te dé la gana”. Sí que suponía, verdaderamente, una cura de cultura. Porque los internos eran niños y jóvenes con problemas sociales y familiares,  enfermos de inadaptación y desacomodo. Realmente, no tenían más obligaciones que  las que ellos mismos se daban y votaban en sus asambleas. (Un voto del director valía lo mismo que un voto del alumno más pequeño). Su primera regla era no pisar los derechos ajenos. Aparte de eso, no tenían por qué entrar en las aulas, ni en los talleres, ni en los comedores ni en los dormitorios. Y cuando se cansaban de tanta libertad, iban probando aquí y allá, y elegían libremente, y encontraban su sitio, dentro de sí mismos y en las actividades y estudios que habían elegido. Y llegaban a ser excelentes ciudadanos, que era de lo que se trataba, personas equilibradas de acuerdo consigo mismas. Iban aprendiendo a gobernar-se. Y se curaban. El respeto es curativo: nos trae la dignidad.

No hay dignidad ni libertad cuando hay colonización ideológica. Estos pensadores pedagogos la excluyen por completo. Por respeto.

Después de años y años de experimentar con las ideas y las propuestas nuevas, las guerras mundiales, y nacionales, se llevaron por delante muchas de aquellas iniciativas, que tenían como valor pedagógico básico el que los niños y jóvenes crecieran no en libertad, sino aprendiendo a manejar su libertad como cualquier otra potencialidad, con el fin exclusivo de regenerar al grupo humano.

Los profesores y adultos en general, todos docentes idealmente, no son concebidos como personas autoritarias que todo lo saben; esta es una postura ya humillante para el educando (Pestalozzi). Un buen pedagogo observa y experimenta, y ayuda a experimentar a sus alumnos-hijos para construir sus propios intereses y su propio sistema de aprendizaje (Tolstoi). “Enséñame a hacerlo solo” (Montessori). Reglas que sirven tanto para niños desfavorecidos  (A) socialmente. O (B) afectivamente. O para niños sin grandes problemas de adaptación.

 

Un ejemplo de tergiversación abusiva a partir de la política, es lo que ocurrió con el Doctor Spock (1903-1998). Médico como Montessori, psicólogo como Neill, propuso normas para que los estadounidenses de los cuarenta-cincuenta trataran a sus bebés con amor y comprensión, sin rigideces de horarios y planes para formar adultos de carácter recio, ajenos al mundo de la afectividad. Es decir: propone liberar a los niños de normas de disciplina estrictas impuestas por los
adultos que todo lo saben. Propone tratar a los niños como individuos sensibles: el bebé no puede comprender, cuando llora solo en su cuna, que sus padres no lo cogen en brazos para conseguir que sea un adulto fuerte y un buen patriota.

Eso sería flexibilidad y tolerancia. Y respeto. No permisividad, contra la que también se pronuncia Neill, por ejemplo. Y que se viene instalando de una manera alarmante; la vemos cerca. Aquí y ahora.

El mismo Doctor Spock, cuando sea señalado como culpable de la “anarquía” de los años sesenta: “paz y amor” de los jipis pero también un NO rotundo a la intervención militar estadounidense en Vietnam, el Doctor Spock clarificó la diferencia entre flexibilidad y permisividad. También él se manifestó contra la guerra llevada a Vietnam por los EEUU de América.

Si interpretamos bien la acusación, el haber sido tratados respetuosamente los bebés de veinte años antes hizo que salieran poco patriotas.

Podría decirse que salieron libres. El amor, el respeto y la flexibilidad no hacen patriotas dóciles, hacen seres originales y críticos. “Corruptor de toda una generación”, le llamaron.

Conviene no mezclar ideología y pedagogía. Ferrer i Guàrdia fue ajusticiado por colocarse al margen de la política oficial (1909) cuando sus ideas pedagógicas eran admiradas, estudiadas y seguidas en Europa.

Se ha llegado a la estabulación de la enseñanza; interesa sobre todo la duración de los tramos y abaratar costos. La estabulación de la enseñanza y de los enseñandos y de los enseñantes. Y de los educadores y de los educandos. Antes de hablar del funcionamiento y rendimiento de las universidades, habría que hablar, y no poco, de Educación y Cultura. De los tramos anteriores. Y de historia reciente.

Que un ministro de Instrucción Pública y Deportes quite y ponga manteles como si el ministerio fuera un feudo, no es bueno para el país. Si no enfrenta el fracaso escolar y el deterioro social, es un ministerio sin sentido. Si el humano es actor y sujeto de su proceso histórico, los mecanismos del poder deben cambiar. Si continúan siendo los que son y como son, unos humanos son sujetos y actores y los otros son espectadores forzados y forzosos. Es lo que viene a decir Paulo Freire (1921-1997): “La pedagogía del oprimido”.

En un estado de hoy mismo, por ejemplo: la sanidad puede no estar dirigida por sanitarios sino por licenciados en ciencias políticas. La docencia puede no estar llevada por docentes sino por licenciados en derecho. Los transportes pueden ir tras el silbido de personal sanitario. Y así.

Es igual. Todo sabe igual, a la misma salsa. Salsa  a las hierbas cultivadas en los jardines del amor. Al poder.

Be Sociable, Share!
  1. Andere dice:

    Ahora, los padres quieren instruir y esperan que los profesores eduquen. Y los unos por los otros, lo que es la educación ya nadie sabe qué es. En todas partes pasa, es la globalización

  2. Aurora dice:

    Gracias por los comentarios. Aprendemos unos de otros

  3. Joana dice:

    Y el «aprender jugando» de Andrés Manjón, que para ser cura y en aquella época de pobrezas era una pasada

  4. vanesa dice:

    Da para pensar con el contenido y para disfrutar con las formas. Me parece genial.

  5. Richard dice:

    Estupendo. De acuerdo. Bien sobre bien

  6. Ana dice:

    Conocía algunos datos y ahora tengo la información más completa. Fenomenal