EL AÑO QUE VIENE EN SANTIAGO!

( AVANCE DOS)

Pasamos por la Torre del Reloj, aún no es plenamente día.  Cruzamos el puente sobre el Errobi y salimos por la puerta d’Espagne. Subimos por la calle Marechal Arispe. Dos grupos de tres y de cuatro peregrinos llevan la misma dirección, hombres y mujeres de edades diferentes, incluso alguna mina muy joven. Y todos llevan bordón. Nosotros no llevamos………. (25)

….Ojo, no he dicho raza negra, yo no identifico más que una raza. Yo digo hombre negro y no quiero ofender, como tú me llamas a mí hombre blanco y no creo que me quieras ofender. The white people, yo he oído muchas veces esta expresión a negros. Y no te ofendas tampoco ahora si te pregunto por qué hay negros, ¡coño, por que hay negros, desde la hermandad más leal te lo pregunto, es que no lo sé!

-Ah, eso se explica fácil; yo l’he oído en mi comunidad. Un hombre aplasta un escarabajo y se pinta la piel toda con la sangre negra del escarabajo negra, proteger del sol. Y con lo que queda de sangre negra en la punta de los dedos, pintar las manchas del leopardo. Hay leopardo todo negro, sí. El leopardo aplastó un escarabajo…. (92)

Matilde suspiró en silencio. Era el suspiro de Tántalo. Tenía a Vane tan cerca, a su izquierda, entre Elisa y Carmen. No estaba tan cerca de Hendrik, aparentemente al menos. Podría cogerla con muy poco esfuerzo: cuatro pasos y estaba junto a ella. Pero Vane se había ido. Estaba pero no estaba. Y lo que era peor, sufría. (154)

-Sabes, Malena; este templete me ha dado la gran idea.- dijo Lucho, que acababa de llegar- Te subes luego de cenar y cantas el romance en riguroso estreno, qué me dices.

– ¿Hablas en serio, empezamos a mostrar la gran obra? Oyeron, Lucho quiere que suba al templete y cante un romance francés. Carmen, ¿recuerda el romance que nos cantó, de los amantes que mueren porque la madre lo quiere? Este nuevo tiene el mismo motivo, y cita al camino de Santiago; es curioso en verdad, muy conocido en Francia. En la Francia del Camino.  (191)

Hendrik aceptó el periódico y se quedó pensativo, marcando un impasse; se encogió de hombros:

-En fin, señora, me veo sin mí, sin vos y sin Dios. Sin Dios por lo que os deseo; sin mí, porque estoy sin vos; sin vos, porque no os poseo… -¿Qué habemos de hacer?- ¡Morir! – ¿No hay otro remedio?….  Laura se lo tomó a cachondeo y sacó una carcajada espasmódica que cubrió con el abanico, se dobló por la cintura como si buscase algo entre los adoquines…. ¡Sos un gran actor, Hendrik, lo certifico! – dijo Alberto.  (206-7)

-¿Han pensado ustedes alguna vez lo que tiene que ser que la luz entre a chorros por ocho ventanales por así decir, tres vanos en los absidiolos y cinco por el presbiterio? Así hablan los entendidos, yo copio, simplemente. Es una luz intensísima sobre el altar del santo….. (228)

-No me quito de la memoria al muerto, Rober.

-Ya. Ya es cosa, salir de todo aquello de la casa de mi madre, tanto tanato de presente y de futuro, y venir tan lejos a repetir el tema.

– Si peregrinos que mueren, seguro que hay otros años también, siempre, seguro. Lo que pasa es que no nos enteramos.  (248)

………………

……………

……………

zp8497586rq
Be Sociable, Share!
  1. Jesy dice:

    Me encanta