EL RAPTO LEGAL

Posted: 10th octubre 2016 by Aurora in Crítica
Tags:

 

 

EL RAPTO    LEGAL

 

 

La Actriz de Televisión nos ha enviado este interesante trabajo sobre la mujer, el hombre, y las relaciones intergenéricas desde la antigüedad. Y quiere dedicárselo, según nos ha dicho, a la señora Manuela Carmena.

 

LOS HOMBRES crearon a los dioses a su imagen y semejanza porque no eran felices, porque no se sentían seguros y querían explicaciones sobre los fenómenos naturales, sobre los sentimientos y sobre las costumbres; querían una justificación existencial. Y los crearon para que fueran espejo de los hombres y justificaran sus costumbres, viciosas o no

ZEUS, en forma de toro, rapta a EUROPA, hija del rey de Fenicia. BÓREAS, personificación del viento del norte, rapta a ORITÍA mientras ésta coge flores o mientras danza en una fiesta, según la versión. HERACLES rapta a PIRENE, hija del rey de los bebricios. Pirene da a luz una serpiente y muere; en homenaje, el ladrón pone su nombre a una cadena montañosa: los Pirineos.  PLUTÓN rapta a PROSERPINA, hija de Ceres; esta suegra consigue del ladrón que le devuelva a la hija durante seis meses al año, los meses de prosperidad de la tierra, es decir primavera y verano.

EN EL MUNDO del mito, la razón para una pasión siempre es la belleza de la mujer; por tanto, la mujer sólo es instrumento para satisfacer el deseo sexual; la belleza atrae el apetito mal llamado amor. Incluso las guerreras amazonas, cuando pasan a la leyenda, lo hacen por su belleza; no por su fiereza, valentía, afán de independencia etc.; no, se las rebaja: sobre todo son bellas, como las cosas. Es que, las otras cualidades citadas eran propias de hombres, se entiende.

ZEUS, padre de los dioses, piensa un día en tener hijos semidioses para mezclar su origen divino con el de los mortales y poder refitolear mejor entre ellos, es decir: quiere meter en la sociedad humana a hijos de humana y dios inmortal, y poder influir según conveniencia propia. Y decide elegir mujeres bellas para procrear esta nueva raza. Y engaña y rapta, que para eso es dios creado a imagen y semejanza del varón.

Conoce a LEDA, hija de un rey de Etolia, y Leda es tan bella que Zeus pierde la cabeza. Ya está casada, pero no importa, tiene que hacerla madre perfectamente bella de un hijo perfectamente bello; lo que él aporte, bello o no en apariencia, carece de importancia puesto que le pasará su condición divina. Eso sí, inventa la bella idea de que los hijos más maravillosos son fruto del amor, y por ello va a tratar de hacerse amar por Leda, cosa difícil porque el marido, TÍNDARO, es un sujeto magnífico. Entonces, el padre de los dioses se convierte en un cisne bellísimo que atrae la ternura de la mujer. Ha tejido con su hija AFRODITA un relato: tú te conviertes en águila malona- malona y me persigues por el aire; Leda nos ve y quiere salvarme; caigo sobre ella y se deja; eso sí: hago brotar una intensa nube para que la cosa quede recatada, que no estamos para escándalos. Qué no conseguirá un dios si se lo propone. LEDA queda embarazada, pero como había seguido siendo una buena esposa fiel cumplidora de sus deberes conyugales, también TÍNDARO tiene posibilidades, y Leda saca a la luz dos huevos, de gemelos: quiénes sean hijos de Zeus quiénes de Tíndaro, los griegos lo decidían a la vista de los acontecimientos posteriores. Lo importante es ir midiendo el ingenio de los griegos para imponer un papel predeterminado a la mujer; para crear el espejo en que la mujer ha tenido que verse reflejada hasta nuestros días; en occidente al menos.

INALCO representa la figura del padre integrado en la concepción machista del mundo: es un rey que no protege a tiempo a su hija IO cuando ésta se le queja de que está siendo acosada; y luego la recluye en un templo para preservarla, porque “eres demasiado bella para estar entre hombres”. Pero ZEUS, que era el perseguidor bajo distintas apariencias, la encuentra, y nada menos que en el templo dedicado a HERA, su esposa. Se convierte en nube de oro y llega el estupro: “Serás mi esposa”. IO cae, lógicamente porque se ha enamorado de la nube y de la voz de ZEUS que le dice que él es la nube. HERA, celosa, la convierte en una bellísima becerra dorada. Entran a involucrarse ARGOS el de los cien ojos, el HERMES inventor de la siringa. La pobre becerra IO sufre lo indecible, desamparada y sola por el amor de un dios maniobrero. Finalmente, HERA levanta la maldición, IO recobra su naturaleza y pare al hijo de ZEUS: EPAFO, y reina en Egipto junto a este hijo. ZEUS se ha salido con la suya; eso sí, ha tenido que suplicar a su mujer legítima.

NUEVA BELLEZA femenina inspira amor en ZEUS, dios zascandil a medida del varón humano. DANAE, como es habitual, es presentada como “hija de”. Lo suyo, como mujer, es la pertenencia. El padre, ACRISIO, lógicamente rey si va a ser “suegro” de un dios, la somete a una disciplina cruel puesto que no quiere verla embarazada, ya que el oráculo vaticinó que el primer hijo que tuviera daría muerte al abuelo; así que, célibe te quiero ver y encerradita en una torre de bronce, inexpugnable, te voy a colocar. Pero ZEUS se entera de que en la tierra hay una beldad muy digna de él, y, cómo no, decide lo que es esperable. Cómo se asalta una torre inexpugnable sin llamar la atención y sin hacer prevaler su condición divina? Muy fácil: genera una tormenta de nubes oscuras y amenazantes que son vistas por DANAE desde lo alto de su ventana, y en medio, oh maravilla, aparece una nube dorada que se derrama en lluvia de oro sobre la princesa sorprendida mientras oye una voz divina que aclara el prodigio:

-Soy Zeeeuuus. Te he elegido por espooosaaaa.

CURIOSAMENTE, las apariencias doradas  se repiten; lo atractivo del oro resulta previo a la mentira; mentira es, puesto que ZEUS no puede casarse y no va a casarse, por eso la intención parece clara: la mujer debe dejarse deslumbrar por la riqueza para no oponer resistencia a la intención del estuprador. De la lluvia dorada y fertilizadora va a nacer un niño, contra el que el abuelo Acrisio no se atreverá a actuar porque es hijo del padre de los dioses, DANAE se lo ha confesado: es hijo de ZEUS. Lo que si hará será alejar a la hija y al nieto en un barquito a la buena de los dioses. La salvación de los náufragos, el posterior matrimonio de Danae; el que el hijo resulte ser el famoso héroe PERSEO, son cosas que ya no interesan a nadie: Zeus está contento. Bueno, sí: alguien se sentirá interesado por el hecho de que Perseo, fatalmente, acabe con la vida de su abuelo. Un respeto a los vaticinadores, porque están encajados en la concepción mítica de la existencia,  y además viven de ello.

Y ASÍ.

CONSECUENTEMENTE, los hombres, antes de los relatos, ya raptaban a las mujeres, o, en todo caso, después de los relatos míticos lo hicieron: ya los habían justificado. Si un dios es capaz de semejantes trapacerías con las mujeres, qué no harán los hombres, que están más en ello.

EN CADA CASO, “la acción llevada a cabo por el hombre, solo o acompañado, es considerada una ofensa por los miembros del clan al que pertenece la joven raptada, o por sus familiares directos; pero, frecuentemente, esta ofensa es convencional y sólo tiene por objeto recibir una recompensa, o precio en realidad. Las mujeres raptadas ya no son devueltas y pasan a ser propiedad de su captor así como los hijos engendrados en ellas”. Un ladrón de caballos o de vacas sigue el mismo procedimiento. Con el tiempo, a este robo se le dio un nombre que lo suavizaba, se le llamó “matrimonio”: “Cuando los antropólogos y sociólogos nos hablan del matrimonio por compra o por rapto a pesar del pésimo efecto que ello produce, éste queda suavizado por el término matrimonio”. Por mucho que se quiera suavizar la realidad, el hombre se apoderaba de la mujer contra su voluntad y la de sus familiares.

EL RAPTO DE LA NOVIA, o matrimonio por secuestro, se dio en todo el mundo en momentos en que el macho humano se dio cuenta del poder que la maternidad daba a la hembra, y quiso asegurarse la descendencia propia para mejor enfrentarse al vecino, y seleccionó a la hembra y se apropió de los hijos.

“La barbarie primitiva se manifestaba también en la forma del casamiento y en su régimen. Las mujeres se conquistaban por el rapto y como botín de guerra, se aplicaba la ley del vencido y se encontraban en una situación similar a la esclavitud, y el marido tenía sobre ellas derecho de vida y de muerte. La compra de la mujer a sus padres significó un progreso de la civilización, pues la fuerza fue reemplazada por la negociación pacífica; pero no por ello mejoró la situación de la mujer, que siguió sometida a la voluntad omnímoda de su dueño” (G.B.)

“El derecho” del hombre sobre la mujer no quedó sepultado en la noche de los tiempos y de las artimañas de los dioses. FIELDING nos cuenta que Monsieur de TROYES, caballero francés del siglo XII, nos ilustra sobre costumbres de la época, en este sentido: una dama es acompañada por un caballero. Otro caballero se encapricha de la dama y presenta batalla al primero. Si gana por las armas a la dama, puede hacer con ella lo que quiera, y ese derecho es reconocido por todos.  “La aprehensión por la violencia y el matrimonio con la mujer capturada era legal en Inglaterra durante el reinado de Enrique VII, siglo XV-XVI. Hasta fines del siglo XVIII se registraron raptos de herederas con fines matrimoniales”.

SIMONE DE BEAUVOIR (La vejez) nos habla de que “Confucio reglamentó las relaciones de los inferiores con los superiores y modeló a imagen de la colectividad el microcosmos que le dio como base: la familia. Toda la casa obedecía al hombre de más edad… El padre tenía derecho de vida y muerte sobre sus hijos y a menudo suprimía a las hijas al nacer, o más tarde las vendía como esclavas…”. Estas leyes han estado vigentes en China hasta la Revolución.

ORIANA FALLACCI (El sexo inútil) nos relata las confidencias de una anciana china: “Cuando nacía una niña, la familia estaba de luto, y la chiquilla debía aprender desde el primer momento a obedecer a su padre y a sus hermanos. Cuando la niña se casaba, debía aprender a obedecer a su marido y a su suegra”.

BERTRAD RUSSELL ( Matrimonio y moral): “Las hijas, en todo el ámbito de la civilización, y los hijos en muchísimos países, no podían casarse sin el consentimiento del padre, y era común que fuera el padre quien decidiera con quién habían de casarse”. ((Está claro que el padre ejercía un doble poder: directamente sobre los hijos al someterlos a su voluntad, y secundariamente buscando alianzas ventajosas de poder y riqueza para su clan familiar, lo que le hacía muy feliz sobre todo si veía que los vecinos eran más pobres)). “La mujer no tenía durante todo su vida ningún momento de independencia, pues estaba sujeta primero al padre y luego al marido…”

 

DESPUÉS de milenios de detentar el poder omnímodo en la familia y en la colectividad, el macho humano está en un momento delicado: las hembras escalan puestos y se emancipan, los hijos no obedecen, el poder político tiene tintes feroces. Y esto es general  en todo el mundo, como general en todo el mundo fue la usurpación de los derechos humanos de la mujer por parte del varón, que era el padre y el marido y quizá luego el hijo.  Teóricamente, quienes estaban en el mundo para protegerla… de sí mismos.

 

((La Actriz de Televisión envía un fax a última hora que dice: Lean libros de Victoria SAU. Noel CLARASÓ tiene una amena historia de mitología clásica. De Engels también pueden sacar información interesante respecto a los distintos tipos de familia, etc.))

 

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Rikardo dice:

    Lo curioso es que luego trajeron a un dios más serio y el resultado fue el mismo entre los humanos. Algo más recatado y amargo, con más tiquismiquis, pero la muer siguió en su papel secundariol y el hombre hacía todo lo que podía. Y fue creado el gremio de las señoritas de la noche

  2. LUIS dice:

    Llegará el día en que las mujeres hagan con los hombres lo que éstos han estado haciendo con ellas durante milenios? No es que me parezca deseable, sólo me planteo si las situaciones darán un vuelco tan completo

  3. Richard dice:

    Respecto a la coda también, totalmente de acuerdo: nuevos tiempos se avecinan y las relaciones entre ambos géneros están en una crisis muy interesante. Lo que vaya a salir, ni idea

  4. Angelique dice:

    Bien por el sentido del humor-también- para tratar tema como el feminismo. Se agradece