EL RESUMEN IMPOSIBLE

Posted: 10th diciembre 2014 by Aurora in Literatura
Tags:

 

 

 

Pobre barquilla mía/ entre peñascos rota,

sin velas, desvelada/ y entre las olas sola;

adónde vas perdida?

Adónde, di, re engolfas?

Que no hay deseos cuerdos/ con esperanzas locas.

 

El Pintor Oficial ha hecho en cuatro días, ya nos dirá cómo, un mural de pared a pared en el que están escritos estos versos con letras descomunales, y un retrato en claroscuros, es decir barroco, de un señor todo expresión hacia dentro y a la vez con una mirada que pretende, quizá, meterse en la mirada de quien lo mira. Sólo destaca de su ropa oscura, que se confunde casi con el entorno, el círculo de un cuello blanco. Dispara la mirada desde unos ojos hundidos. Parece un señor triste. A Quevedo se lo parece también:

Pues te nombras Marcial, Félix y Lope,

Lope Feliz, por qué tanta tristeza?

 

Efectivamente, el retrato es de Don Félix Lope de Vega Carpio. Genio. (1562-1635)

 

Desde que Malena Rajzner nos da clases de dicción, apreciamos mejor, creo yo, la belleza en estado puro:

Todo es celos, todo amores/ y mientras que lloro yo las penas que amor me dio/

con sus celosos desvelos/ al son de los arroyuelos cantan las aves de flor en flor,

que no hay más gloria que amor/ ni mayor pena que celos.

 

«Monstruo de Naturaleza» lo definió Cervantes, que no era, precisamente, amigo suyo. Quería decir oscilante entre lo humano y lo divino, viviendo lo que escribía y escribiendo, a bocanadas, su propia vida.

Buen amigo, fiel. Y buen enemigo, también fiel. En péndulo entre el amor divino, sublime, y el amor humano, su carácter sobreabundante hacía que viviera los personajes der sus obras y sus poemas: era héroe y era villano; noble y plebeyo, hombre y mujer, viejo y niño , según las circunstancias que estuviera viviendo, o acabara de vivir por sí, o por y para los personajes de las obras que estuviese escrbiendo.

Una de sus hijas, Marcela Luján, se hundió en el monjío escandalizada, dicen por la vida disoluta de su padre. Era, Lope, disoluto? No más que cualquier disoluto personaje metido en sus ficciones.

Fue amante padre. Amante esposo. Amante amante. Sucesivo o en sincronía, según cómo le vinieran los acontecimientos. Fue todo. Incluso, quizá, santo virtual. Incluso sacerdote, por qué no, si él mismo creía en la sinceridad de su fervor religioso.

Pobre barquilla mía, adónde vas perdida. El fervor religioso nace y acaba en el miedo por sus «esperanzas locas». El fervor religioso de Lope se compone de ternura y necesidad de apoyo:

Oye, pastor, pues por amores mueres/ no te espante el rigor de mis pecados,

pues tan amigo de rendidos eres.

Espera, pues, y escucha mis cuidados. Pero, cómo te digo que me esperes

si tienes para esperar, los pies clavados?

Sobrecogen los pies clavados, eternamente clavados, y más si son mirados por Lope.

Se ordenó sacerdote presintiendo, quizá, que en un momento determinado podría salir de esa obra en la que era sacerdote, y dejar de serlo. Sin dejar de serlo. Quizá.

Se desconcha el optimismo erasmista oficial del primer Renacimiento. El humano, solo frente a la divinidad, siente miedo y rabia. (Lope vs Quevedo). Ya, de armonía no quedan ni las formas, que se retuercen como las columnas salomónicas. Sencillo sólo queda lo tradicional, porque el pueblo no ha sufrido las sacudidas emocionales del miedo y la ira que vienen del conocimiento. Empieza a tener hambre, eso sí, el pueblo. Y a saber lo que es el paro, (militares licenciados sin acomodo; campesinos desubicados en la ciudad, hidalgüelos en busca de título y pensión) Crecen la picaresca, el hambre y la delincuencia.

Lope y sus discípulos, crean para el teatro unas tramas novelescas que adormecen a la masa y ayudan a no pensar en la decadencia del imperio. Lo cotidiano pasa a ser heroico; y eso entretiene mucho.

En los inicios, y hasta su vuelta de la Invencible, trabajo como secretario del Duque de Alba y del Marqués de Sarría. Luego, se supone que ya podía dedicarse en exclusiva a amar y a escribir sus numerosas y exitosas obras dramáticas, cuajadas de hermosos sonetos. «El soneto está bien en Los que aguardan», dice en su ARTE NUEVO DE ESCRIBIR COMEDIAS (1609)

Y puede dedicarse a amar. Tenemos nombres propios: Elena Osorio. Isabel de Urbina. Juana de Guardo. Micaela Luján. Marta de Nevares. Con ellas debió de tener unos diez hijos. Pero tuvo más mujeres y más hijos. Bastantes más: Oh, libertad preciosa/ no comparada al oro.

«Potro gallardo es, pero va sin freno», en palabras de su no-amigo Luis de Góngora

Se hace sacerdote por ternura, por miedo, por soledad. Es que se le van muriendo las mujeres. Y los hijos:

Cuando Carlillos/ de azucena y rosa vestido el rostro

el alma me traía cantando por donaire/ alguna cosa…..

«Carlitos está con tercianas dobles, muy trabajoso, no come nada. Si allá hay alguna jalea, mande Vuestra Excelencia a Bermúdez que la envíe», escribe a su protector el Duque de Sessa. Ninguna jalea salvó a Carlitos, muerto a los siete años.

«Publicó la dolorosa canción elegíaca a la muerte de su hijo Carlos Félix de Guardo, maravilla de delicadeza, y en la que como en todos los casos en que Lope escribe poesía como corolario espiritual, y se deja llevar por su pasión y por su íntimo dolor, produce auténtica poesía…..»

«… del alba hermosa apenas salistes/ Carlos mío/ bañado de rocío….»

Muere su hijo Lope Félix de Luján, cerca de la isla Margarita, en una expedición  que buscaba perlas. Muere Teodora de Urbina:

Mi bien nacido de mis propios males/ retrato celestial de mi Belisa

que en muchas voces y con dulce risa/ mi destierro y consuelo hiciste iguales.

Se hace cura en la cincuentena(1614) y conoce a Marta de Nevares, malcasada y él ya viudo dos veces.

PASION DIVINA

Cuando en mis manos, rey eterno os miro/ y la cándida víctima levanto

de mi atrevida indignidad me espanto/ y la piedad de vuestro pecho admiro….

no sean tantas desdichas nuestras/ que a quien os tuvo en sus indignas manos

vos lo dejéis de las divinas vuestras.

PASION HUMANA

Lo anterior rezuma la misma pasión que, cuando joven y enamorado de Elena Osorio, que ya tenía su buen amante protector, escribió aquel tembloroso y bello soneto:

Suelta mi manso, mayoral extraño/ que otro tienes tu de igual decoro

deja la prenda que en el alma adoro/ perdida por tu bien y por mi daño.

Es la misma temblorosa ternura que hay en estos interrogantes:

Qué tengo yo, que mi amistad procuras? Qué interés  se te sigue, Jesús mío/

que a mi puerta, cubierto de rocío pasas las noches de invierno, escuras?

Cuántas ocasiones pudo tener en su vida, para poder repetir estos versos de EL CASTIGO SIN VENGANZA:

En fin, señora, estoy sin mí, sin vos y sin Dios.

Sin Dios, por lo que os deseo.

Sin mí, porque estoy sin vos.

Sin vos, porque no os poseo.

CUANDO ERA JOVEN y amaba a Elena Osorio, fue desterrado por haber escrito, supuestamente, un libelo contra la familia de artistas de la que ella formaba parte, y rompió el alejamiento para raptar a Isabel de Urbina, dama principal.

Y, EN SU VEJEZ, es raptada por don Cristóbal Tenorio, su querida hija, sus ojos, su voz y sus manos, Antonia Clara, hija de Marta de Nevares, su gran último amor. «Ay de paloma que de cuervos fía«.

No quedó sin llorar pájaro en nido,

 pez en el agua ni en el monte fiera,

flor que a su pie debiese haber nacido

 cuando fue de sus prados primavera.

Lloró, cuanto es amor. Hasta el olvido

a amar volvió, porque llorar pudiera.

Y es la locura de mi amor tan fuerte

que pienso que lloró también la muerte.

                                                      ++**++**++**++**++**++**++**++**++**++**++**++**++

– Y saber esto sirve para encontrar trabajo en Europa?- pregunta una casi ingeniera química camino de Erasmus. Ha venido acompañando al Redactor.

– Mira, tanto si encuentras trabajo como si no lo encuentras, estos conocimientos te pueden alegrar el rato, si consigues que te interesen.- dice la P.C. en su tono seco habitual. Luego, me sopla en la oreja- Y de bibliografía, qué?

– Luego, en el coloquio. Si me piden, yo doy.

Ahora busco en el Salón un poco de paz y silencio para ofrecérselos a Lope de Vega y Carpio. Genio.

Creo yo que se me está contagiando algo de la sentimentalidad de Malena Rajzner.

Be Sociable, Share!
  1. Mikel dice:

    Sería muy interesante saber cómo trataría esta sociedad postmoderna y aun así católica al Lope pecador público y sacerdote pecador.
    En tolerancia de ese tipo no hemos avanzado

  2. Antonio dice:

    Bello, instructivo. Insólito en estos días. Sacamos la cabeza de lo cotidiano