EL TORO EN SU TERCERA PARTE

Posted: 21st octubre 2015 by Aurora in Crítica
Tags:

EL TORO EN SU TERCERA PARTE

 

  1. “CORRER LOS TOROS” (Encierros)
  1. SIGLO XIII

LOS MÁS ANTIGUOS datados son los de Cuéllar (Segovia), en 1215. No es costa mediterránea, precisamente, sino tierras de interior, más o menos ganaderas. Éste de Cuéllar conserva su sentido original puesto que las reses son trasladadas desde la dehesa hasta el casco urbano, y son conducidas por jinetes a lo largo de unos siete kilómetros hasta llegar al encierro.

TAMBIÉN en el interior peninsular, entre los

SIGLOS XV y XVI:

  1. Se trata de uno de los encierros más antiguos conocidos, en Ciudad Rodrigo, (Salamanca)

ASIMISMO el de Almodóvar del Campo, (Ciudad Real). Provincias de Cuenca, Guadalajara y Albacete.

En 1490 en Medina del Campo (Valladolid), existen documentos en los Archivos sobre el festejo de “correr el toro”.

En 1523 están datados en Fermoselle (Zamora). Los toros son conducidos desde los corrales, situados fuera del pueblo, hasta la plaza del Centro.

En 1534, el “Toro de la Vega”, en Tordesillas (Valladolid) ya queda reseñado en el Libro de la Cofradía del Santísimo Sacramentos del Santo Apóstol de Tordesillas: “… tubo sus festexos, con dos toros por las mañana y seis por la tarde”.

El entretenimiento de los humanos consiste en la caza y persecución de un toro ejecutada por decenas de picadores y lanceros. Algunos de estos últimos alancean a la res hasta su muerte. Si el toro sobrepasa los límites esperados, o los lanceros no pueden matarlo, es indultado.

En 1954 es difundido el festejo por el NO-DO, lo que consigue la sensibilización de una parte de la opinión pública. En los años sesenta (Franco) se suprime el rejoneo a campo abierto para darle muerte. En los setenta, el gobierno cede a la presión popular (“pan y toros”) y se repone la modalidad “tradicional”, es decir acabando con la vida del toro. Siguen las protestas por un lado y el “amor a la tradición” por otro.

“LOS SANFERMINES”. Ya en el marco de las ferias ganaderas y de agricultores, desde el siglo XII, se corrían astados, inicialmente en el mes de octubre. Los  habitantes de Pamplona-Iruña desean un tiempo más favorable y trasladaron los festejos a julio en 1591. “Encierros y toros” eran festejos además de danzas, circo, gigantes, músicas, etc. Los universaliza Hemingway, como ya es sabido.

1573-1582, en el Libro de las Fundaciones, Cap. 24, punto 14, Teresa de Ávila narra sus andanzas por tierras andaluzas, y de Sevilla más concretamente viene a decir: “Ya os digo, hijas, que aunque esto no os parecerá, quizá, nada, que fue para mí uno de los malos ratos que he pasado, porque el alboroto de la gente era como si entraran toros: así no vi la hora de salir de allí…”

SIGLO XVII

En 1621 ya consta que el ganado de Moratalla (Murcia) era conducido por vereda, desde el lugar originario, a decenas de kilómetros.

En 1649, en San Roque, (Cádiz). En Gibraltar.

En San Sebastián de los Reyes (Madrid). Ampuero (Cantabria). Tafalla (Navarra)……

CASI en su totalidad, tierras de interior.

  1. “Els bous al carrer” (toros en la calle). Sobre todo en la Comunidad valenciana. Tierras del Ebro. Toro de Ronda de Aragón. Amposta. (Toros o vaquillas).

Ordinariamente son colocadas en las calles jaulas de protección para los espectadores. Suele haber víctimas mortales.

Correbous——— ensogats –y-o- embolats.

EN DEFINITIVA, se trata de hacer correr al animal entre gentes que gritan, acechan, citan, persiguen, retan. A veces el toro es conducido hasta un malecón desde el que cae al mar. Éxito. Gran algazara. El trayecto suele hacerse por calles asfaltadas, lo que puede provocar resbalones, caídas y fracturas; suelen caer encima del animal objetos que arroja la plebe, que también proporciona fuertes y frecuentes estiramientos del rabo. Por mucho que la bestia corra, deseando, como es de suponer, encontrar una salida que acabe con su tensión y sufrimiento, el final será el castigo y la burla. El humano ha vencido.

  1. c) “EN PORTUGAL NO SE MATA AL TORO”
  2. SIGLO XVI

En 1580, el reino de Portugal pasa a la corona española al faltar herederos directos en el país atlántico. Felipe II era hijo y “familiar múltiple” de la dinastía portuguesa.

CON ESTA OCASIÓN se introducen los festejos taurinos, la cultura del toro, en aquel país. Que se sepa. Si bien, en la actualidad, los festejos mantienen rasgos distintivos relativamente identitarios.

EN EFECTO, aparentemente existe menor crueldad, pero la tortura es oculta:

EMBOLAMENTO: los cuernos son aserrados y embolados, es decir que cortan los cuernos y meten en ellos hierros cuyas puntas son recubiertas con pelotas de cuero para proteger a caballos y toreros. (Alguien puede saber lo doloroso que resultan para el toro estos manejos?)

HAY TRES TERCIOS: Lide a cabalo / Lide a pé / A pega das caras.

1ª El jinete (sería el picador español) no utiliza la pica sino las banderillas (el toro estará encantado).

Los banderilheiros, a pé, ayudan. En efecto, los caballos no son heridos por asta de toro, pero mueren a menudo reventados por las embestidas.

2ª El objetivo de la lide a pé es cansar al toro. Banderillean hasta que el toro esté a punto.

3ª El toro ya, muy herido y debilitado, se enfrenta a “os forcados” (de forca, no de força). Es un grupo de ocho hombres que tratarán de inmovilizarlo, sin protección, cuerpo a cuerpo:

el “forcado da cara” es el hombre que se lanza contra el toro y lo provoca para que embista (“pega de touros”). Cuando el toro embiste, el forcado agarra la cabeza y salta para colocar el tronco o el vientre entre los cuernos. El resto de forcados agarran al animal por los costados y tiran con fuerza del rabo. El toro se arrodilla y no puede moverse. Éxito y aplausos fervorosos.

TORTURA POSTERIOR:

Le arrancan las banderilhas en vivo: gran dolor por desgarro; las banderillas están diseñadas para entrar y no salir. Si es trabajoso sacarlas, porque están bien agarradas, cortan trozos de carne con la navaja. Sin anestesia, es un lento martirio, se oyen los bramidos de dolor. Así están, con las carnes desgarradas, a la espera, a veces muy larga, de poder entrar en el matadero municipal (Santarem) y acabar allí con su ignominia y su dolor.

También existen otros festejos fuera de la plaza, similares a los encierros:

largadas de touros / touro a corda / a vaca das cordas / toro da morte.

EN 1836, reinando Doña María II, mujer que fomentó el nivel educativo de la población, además de la natalidad, puesto que tuvo once hijos, el ministro del reino, Passos Manuel, promulga un decreto que suprime las corridas de toros:

“Considerando que as corridas de touros sâo un divertimento bárbaro e impropio de naçôes civilizadas…bem assim que semelhantes espectáculos serven únicamente para habituar os homens a o crime e à ferocidades… hei por bem decretar que de hora em diante fiquem proibidas em todo o reino as corridas de touros…”

-Encuentro alguna confusión,- dice Palka- por cuanto hay opiniones respecto a que fue prohibida la muerte del toro en el ruedo, y de ahí la existencia de los forcados. Y seguimos con este repaso apasionante; para mí es apasionante y un tema absolutamente sorprendente:

  1. D) TOROS EN FRANCIA

SIGLO XIX

El 21 de agosto de 1853, en Bayona, se celebra la primera corrida de toros MODERNA. Se trataba de agradar a la Emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, española de origen.

DESDE ENTONCES se dan CCTT en cuarenta y siete ciudades de cuatro departamentos sureños: Aquitania, Medios Pirineos, Languedoc-Roussillon y Provenza Alpes Costa Azul.

FRANCIA declara los toros “patrimonio cultural inmaterial” (Sarkozy 2011)

RETIRA las corridas de todos de su patrimonio inmaterial. 2015

  1. E) TOROS EN ITALIA

a) En época romana se tenía en cuenta al toro. Es una historia muy curiosa. De la Bética, se llevaban los romanos, sistemáticamente, cosechas enteras de aceite de oliva en grandes ánforas de barro. Una vez en su país, y trasvasado convenientemente el aceite, rompían las ánforas, y con los cascotes iban construyendo un monte: el TESTACCIO. Desde la cima eran arrojados los toros cuando tocaba festejo: “la cacce di tori”. Entre los cascotes de la base esperaban a los pobres animales valientes jinetes que les cortaban la cabeza. Si alguien no ve connotaciones de revancha o envidia dirigidas hacia la Hispania piel de toro, yo sí que las veo.

b) Siglo XV: Desde la invasión de Sicilia y Nápoles por el rey Alfonso V de Aragón, y la llegada de los BORGIA al Vaticano, se organizan los festejos taurinos propios de las Españas.

SE DICE, y se rebate, que el Papa Alejandro VI, de origen español, cortó de un golpe la cabeza de un toro en la Plaza de San Pedro.

CON MOTIVO de la toma de Granada (1492) –y- para celebrar la boda de Lucrecia Borgia, hija de Alejando VI -y- “como antiguamente para celebrar nacimientos y bodas reales”, hay festejos taurinos.

RESUMIENDO: los españoles introducen las CCTT en Plazas grandes con vías de escape y también por las calles, como los encierros en la Ibérica.

SIGLO XVI

En 1567, Pío V prohíbe las CCTT bajo pena de excomunión. Es derogada esta Bula por presiones de Felipe II. Pero ya no tendrán brillantez. Se celebran de manera esporádica en el XVI_ XVII _ XVIII. Hasta desaparecer.

En 1924, Mussolini busca entretenimiento de masas (pan y circo), para que la gente no piense. O para recaudar fondos para hospitales tras la primera guerra mundial. Es lo mismo. Hubo CCTT en un estadio romano.

EN UN VASO etrusco del –VI se ven escenas de jóvenes sujetando a un toro. Vaso conservado en el Museo Arqueológico de Florencia.

F) TOROS EN EL EXTREMO ORIENTE MEDITERRÁNEO

ENTRE PLINIO el Viejo y Suetonio, y Gómez de Quintana y Pérez de Guzmán, hay bastantes testimonios y opiniones, a veces encontradas. En definitiva: en un relieve de ESMIRNA (Turquía), están representados JUEGOS como los cretenses.

EN TESALIA, (costa este de Grecia) había jinetes muy hábiles que saltaban sobre el toro y le retorcían los cuernos hasta dar en tierra con el animal. Juegos como estos están representados en monedas de Tesalia y otras zonas de la comarca.

ALGUNOS comentaristas españoles han visto en estos juegos el origen de las CCTT en la Ibérica, pero no se han encontrado pruebas de TAUROKATHAPSIA en la península occidental.

Yárek Palka encierra sus papeles en la carpeta y la P.C. termina su café. El Redactor hace una foto del grupo:

-De todas formas,- dice el Redactor- todo esto que conocemos últimamente no recuerda mucho la matanza primitiva del toro, por ejemplo, entre los huicholes de Sierra Madre. Antiguamente mataban un venado con fines rituales. Desaparecen los venados y matan a un toro con el mismo sentido religioso. La sangre es asperjada sobre la gente, porque ya está bendecida por el chamán. Las astas, las ofrecen a la tierra. Y, se lo comen! Me parece más cercano el sentido a lo que pudiera ser la muerte del toro sin tanta gaita añadida. Matan, lo ofrecen al dios o diosa tutelar, por buena educación, y se lo comen. Punto.

-Estoy de acuerdo.- dice la P.C.- En concreto estos indios americanos, matan al toro con su cuchillo de obsidiana para que su muerte aplaque al dios fuego y al dios sol para que no quemen ni agosten las sembrados. Y ya, por pedir, el chamán murmura que han matado al toro, “también, para que todos quedemos libres y nadie enferme”.

-Por razones obvias, me gustaría que Lorca siguiese vivo.- dice Yárek Palka- Y una de ellas sería conocer, hoy, su opinión sobre la cultura del toro. Porque él, y algunos de la generación del veintisiete, ensalzaron muchoel toreo. Quién no recuerda aquello de: “El toreo es, probablemente, la riqueza poética y vital de España…. Etc. etc. Y otra cosa que no comprendo es esa sensación de triunfo, de haber vencido a la fiera. Para qué han sido derrotados los toros, en realidad? Porque, ya no creemos en espíritus malignos, no? Y tengo otra pregunta: por qué perviven en el Mediterráneo occidental?- me pregunta, fijando en mi pupila su pupila azul. (Bécquer).

Suena algo en mi memoria, un recuerdo dormido se despierta. Todos me miran, y sé por qué:

-Era yo adolescente. Me llevaron a una corrida de toros. No estaba feliz. Salió un toro negro como la pena. Galopaba, la cabeza baja. El propio ímpetu de la carrera hizo que se hincara de cuernos en la arena. Su cuerpo poderoso y sus patas traseras se elevaron en el aire dando una voltereta perfecta, como si la hubiese ensayado. Recuerdo el escalofrío de angustia y vergüenza, lo reconozco como mío. Cayó y se levantó el toro y siguió galopando. Me marché para siempre de los festejos taurinos. Quizá del país.

-En polaco escribimos toro con th.- dice Palka, como para distraerme.

-Qué bonito, con th.- dice la P.C., secundándolo en su intención. Tan recia como es, y a veces se escora de puro sentimental.

Eso sí, hace todo lo posible para que no se note.

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Richard dice:

    Lo he leído cuatro veces y cada vez me parece más interesante, historia, literatura, tradición, crítica. Es como una clase concentrada y amena

  2. Vanessa dice:

    El mundo del toreo es un mundo medieval que muestra una mentalidad sin evolucionar, en algunos aspectos

  3. Mary Ana dice:

    Metidos de cabeza en lo nuestro, a favor o en contra, ni idea de lo que pasaba en otros países. Vaya historia increible!

  4. Ildephons dice:

    Tengo una reproducción de cerámica de Corinto con diversos animales: un toro, un león y un tigre con trazos muy muy primitivos. Opino como el Redactor: tenían que comer, y convertían la matanza en un rito. Pero conservar hoy todavía el aspecto más superficial es un sinsentido total

  5. Joan dice:

    En la lucha con los toros de las cuevas rupestres yo siempre había visto la supervivencia de los humanos, también mataban otros animales. Y lo siguen haciendo. Pero la tortura lenta y la burla no me parece muy humana

  6. Inna dice:

    La verdad, sorprendido me has. No tenía ni idea aproximada de todo este mundo del toro. Estamos aquí cegados por los propios festejos y la oposición y la afición. Muy, muy interesante