ENTRE DÉCADA Y DÉCADA

Posted: 27th noviembre 2018 by Aurora in Literatura
Tags:

ENTRE DÉCADA Y DÉCADA

 

 

Viene la Actriz de Televisión con su carpeta amarilla en la que tiene pintada una boca y dos ojos;  los clips de cierre coinciden con los iris de los ojos, blancos. Siempre provoca alguna reacción en quien la ve. Saca papeles, se le cae alguno, lo recoge. Son recursos escénicos.

 

—Os quiero enseñar un librito que encontré ayer en la biblioteca de un vecino mío, un cura  ya mayor  que a veces me llama para charlar de las cosas que pasan en el mundo, según me dice; y ayer eché un vistazo y vi este libro de 1969, ni te digo los años de polvo que tenía encima. Y me llamó la atención porque tiene una ilustración de dos secretarios medievales con sus leotardos y sus calzas, y su pluma de ave de escribir, que chocaba con el título de Seis poetas catalanes. Y como hoy tocaba la sesión para hombres poetas, y pensadores ibéricos y tal, pensé que podía traerlo. Me llamó la atención, es de Taurus y algunos  nombres de los poetas no me sonaban mucho salvo el último. Entonces, pensé traer un pequeño trabajo que abarca el primero, del siglo diez y nueve, y el último, ya del veinte. Espero que os guste. Una cosa sí que os digo: el idioma me parece mucho más difícil que, por ejemplo, el que conocemos de las canciones catalanas más  recientes, o levantinas, de nuestros días. Será un idioma menos popular, digo yo.

Pues, el primero se llama Josep CARNER, nace en 1884 y vive hasta 1970.

Y de él, el antólogo, y qué pedantona me parezco diciendo esta palabra, que es José Batlló, dice, y os leo textualmente: “Seguramente se produce con Josep CARNER la primera manifestación importante de la poesía catalana de este siglo”. El predominio de las formas clásicas es absoluto en la poesía de Carner. Un gran porcentaje de sus composiciones, son sonetos”. Esto va para ti, Palacios, y para ti, Palka, que por un buen soneto subís a un octavo piso sin esperar al ascensor. Va:

Desavinents teníem les estades./ De sobte, un any, anava a tu, de nit:/ en gai insomni, a taules desparades,/ cobràvem tot el goig endarrerit./ I ara el dol de tes cambres desolades/ com d’una malvestat em fa contrit;/ a la fi m’espolien tres anyades/ d’aquell fruit amatent no mai collit./ Lassat que só per la minvant sendera,/ sols buit estreny la decebuda espera./ De tu, però, mal deslligat encar,/ veig que un somrís, fet d’altra llum,, m’invita;/ i mig en un estele m dónes cita,/ mig devora xiprers, davant la mar.

Para que os parezca aún más sabroso el contenido, os doy la traducción: Apartadas teníamos las moradas./ De pronto, un año, iba hacia ti, de noche;/ en gayo insomnio, quitaba la mesa,/ recuperábamos todo el gozo atrasado./ Y ahora, el luto de tus estancias desoladas/ hace que de una culpa me sienta contrito:/ a la postre, me expolian tres añadas/ de aquel fruto dispuesto que nunca coseché./ Cansado ya de mi menguante camino,/ sólo el vacío ciñe la decepcionada espera./ Pero de ti, mal desligado todavía,/ una sonrisa de otra luz hecha me invita;/ y me das cita mitad en una estrella,/ mitad junto los cipreses, frente al mar .

 

El segundo poeta- pensador catalán que traigo, el más joven de la antología, es Salvador ESPRIU, que nace ya en mil novecientos trece y vive hasta mil novecientos ochenta y cinco. Dice Batlló: “El afán de salvar unos valores culturales a través del angosto paso del túnel de la guerra y de sus consecuencias, queda ilustrado perfectamente con mayor fuerza quizá que en ningún otro, en la obra de Salvador Espriu,  y  a ello habrá que atribuir, sin duda, la categoría de mito con que Espriu, gran creador de mitos él mismo, ha sido sancionado por  las nuevas promociones. Quizá sea Espriu el poeta en que más tangiblemente se manifiesta la violenta ruptura que supone la guerra civil y la nostalgia por el ideal perdido en la misma”. Y voy con el “Ensayo de cántico en el templo”:

Oh, que cansat estic de la meva/cobarda, vella, tan salvatge terra,/ i com m’agradaría d’allunyar-me’n,/ nord enllà,/ on diuen que la gent és neta/ i noble, culta, rica, lliure,/ desvetllada y feliç!/ Aleshores, a la congregació, els germans dirien/ desaprovant: “Com l’ocell que deixa el niu,/ així l’home que s’en va del seu indret”,/ mentre jo, ja ben lluny, em riuria/ de la llei i de l’antiga saviesa/ d’aquest meu àrid poble./ Però no he de seguir mai el meu somni/ i em quedaré aquí fins a la mort./ Car sóc també molt covard i salvatge/ i estimo a més amb un/ desesperat dolor/ aquesta meva pobra,/ bruta, triste, dissortada, patria.

Este poema, diría yo que se entiende algo mejor, es más asequible, pero no sé por qué; o quizá porque lo aprendí hace algunos años cantado por Guillermina Mota; y, de todas formas, os lo traduzco: Va:

¡Oh, que harto estoy de mi/ cobarde, vieja, tan salve tierra,/ y cómo me gustaría de alejarme,/ hacia el norte,/ donde dicen que la gente es limpia/ y noble, culta, rica, libre,/ despierta y feliz!/ Entonces, en la congregación, los hermanos dirían/ desaprobando:” Como el pájaro que deja el nido,/ así el hombre que marcha de su lugar”./ Mientras yo, ya bien lejos, me reiría/ de la ley/ y de la antigua sabiduría de este pueblo mío, tan árido./ Pero, no he de seguir jamás mi sueño,/ y me quedaré aquí hasta la muerte;/ pues soy también muy cobarde y salvaje,/ y amo, además, con un dolor desesperado,/ esta pobre/ triste, sucia, desgraciada patria mía.

 

Para meditar un buen rato.

 

 

Be Sociable, Share!