IGUALDAD, IGUALDAD

Posted: 15th octubre 2018 by Aurora in Literatura
Tags:

 

IGUALDAD, IGUALDAD

 

 

-He leído al entrar que hoy toca paridad, que no sé muy bien qué es, la palidad. Lo oigo tanto y a veces no lo entiendo.- confía Chen Yu al Redactor

– En este caso, vendría a ser igualdad de derechos y oportunidades entre géneros. En esta ocasión, como seguimos un programa seriado, pues la propuesta es alternativa: un día mujeres, un día  hombres, en el marco de pensadoras y pensadores de nuestra península.

– Algo así  ya había entendido yo, entonses. Quién lo lleva esta vez?

El Pintor y Rajzner, que han vuelto.

– Bien, vamos a empezar hoy con una invocación, un Berceo precioso: “Reina de los cielos, madre del pan de trigo!” – Malena se ha lanzado con su entusiasmo habitual, que sólo conoce el punto y seguido, nunca el punto y aparte.

-Qué bonito.- dice la Actriz de Televisión.

– Y seguimos con una figura  tan lejana: un rey al que le daba por la cultura en general; también por la literatura piadosa, cosa que pedía la época. Seguro que habréis adivinado: el famoso Alfonso Décimo El Sabio, del siglo XIII.

-Va a ser una clase de historia?- pregunta un señor desconocido, mayor, de rostro indescifrable.

– Nada de eso.-dice Rajzner Aqu´son propuestos temas; no damos clases ni presentamos tesis formales.

– Pues este rey Alfonso, era de esas personas sobre las cuales nos preguntamos cómo el tiempo les daba para tanto. Escribió obras jurídicas como “Las Partidas” o “Libro de las leyes”, y anoto aquí que sigo en este tema al historiador ALBORG, no se me vaya a olvidar. Es una obra ingente de recopilación, la más importante desde la época romana. Interesa resaltar, también, la importancia como lingüista del rey, porque trabajó en serio para dotar a su lengua castellana de la altura requerida para ser una lengua de cultura.

– Pues, vamos a resaltar  obras históricas como La “Crónica General“, y la “Grande e General Estoria”. Es muy curioso el detalle de que, en un libro de historia se recojan cantares de gesta, porque algo de realidad siempre tenían y se mezcla así lo histórico y lo épico. Tratados científicos, como los «Libros del Saber de Astronomía», en los que se recoge la influencia de los astros en el destino de los humanos. “El Lapidario” trata de las propiedades de las piedras preciosas. Y obras de recreo, como el “Libro del Ajedrez”. En fin, no tengo referencia de que escribiera sobre gastronomía; ahora, quizá lo hubiera hecho.

– Y, como factor de equilibrio, o porque no podía ser de otra manera, tiene obra lírico-musical muy importante.

– Como para querer ser como él de mayor, sí o no.

– De todas formas, hay que señalar que el trabajo de Don Alfonso era de equipo, había investigadores, copistas, iluministas, etc., bajo supervisión del rey; de la misma manera que los grandes pintores del Renacimiento, podían tener en su taller a pintores que hacían ciertos trabajos bajo supervisión del dueño de la firma. Os sonará la Escuela de Traductores de Toledo, que ya le venía del padre. Parece ser que el único trabajo propiamente de él, es la obra poética, que es la muestra que vamos a traer para ilustrar el tema. Las cantigas están escritas en gallego, aviso.

CANTIGA CLVII

E daquest’ un gran miragre mostron a us romeus/ que a Rocamador yan, que dessa Madre eran seus/ e poussaron en un burgo, com’ aprix, amigos meus/ mais a ssa ospeda foi-lles mui maa de cabo Sâo./ Deus por sa Madre castiga a vegadas ben de châo/ o que faz mal, e mui toste por ela o er faz sâo./ Ca u eles lles compraron mui ben quanto lles venden/ de fara que traigían tal cobriiça a lle crecen/ de feijoos que fezeran end’, e un deles meteu/ y de bon quijo rezente, ca est’ era verâo/ Deus por sa Ela, con sabor daquesta da fara lles furtou/ e depois que ss’ eles foron, log a fazer sse fillou/ feijoos ben come eles; mais o demo a torvon???,/ que qui ende probar u, mais non lle sayu en vâo./ Deus por sa madre(estribillo)/ Ca u meteu un cuitelo no Feijoo por probar/ a come lle sabería, pela boca o chantar5/ foi ben ate ebnas cachas, que a non pod’en tirar/ cal le passou as queixadas mais dun palm’ e ha mâo./ Deus por sa madre…./ Muitos meges y veron, mais no9n poderon per ren/ tira-ll’ ende o cuitelo per arte nen per se usen./ E ela, quando viu esto, a Rocamador foi-ss’ en/ rogar a Santa María, u acha todo crischâo./ Deus por sa Madre…./ Bôo e toda crischâa que lle ben, de coraçon/ roga mui gran piedade: Porend’ esta foi enton/ y, e muito chorando; e pois fez ssa confisson/ tirou-ll’ un prest o cuitelo/ ca non ja celorgiâo./ Deus por sa…./ Tan tost’ aqueste miragre pela terra en redor/ souberon, e deron todos poren graças e loor aa Virgen Gloriosa/Madre de Nostro Sennor;/ e sabede do miragre que non é muit’ anciâo./ Deus por sa Mdre castiga a vegadas ben de châo/ o que faz mal, e mui toste por ela o er faz sâo.

En pocas palabras, se puede entender que un grupo de romeros que se dirigen al santuario de Rocamador, en un pueblo de la Occitania francesa, paran en un albergue y la hospedera les hurta la harina que llevan. Como castigo, queda con un cuchillo dentro de la boca, en las queixadas, las quijadas, dice; del que no puede librarse hasta que hace penitencia y llora a Nuestra Señora de Rocamador. Hechos milagrosos muy parecidos se contaban con profusión en las peregrinaciones, incluida la de Santiago de Compostela, porque era un tiempo muy milagrero ya que la fe necesitaba afianzarse. Y los peregrinos hacían de periodistas, de divulgadores.

– Es tierno que un hombre de tanto saber, incorpore estas historias tan increíbles, tan literarias, en obras de total seriedad. Pero, además de erudito era literato, qué le vas a hacer.

 

-Bien, pues el segundo fenómeno de las letras ibéricas que traemos, es portugués: ni más ni menos que mi admirado y querido Fernando Pessoa y sus voces.

– Voces o veces? No he entendido bien.

-Veces y veces que notamos sus múltiples voces. Porque se trata de que Pessoa tiene, o disfruta o padece, como quiera que él se lo plantee, un yo sin límites.

-((Un poco tirando a Palacios?

– Ni idea de qué me hablas)). Él decía que la escritura de sus heterónimos no reflejaba la expresión de su sensibilidad y su pensamiento, sino la de los personajes que él imaginaba. De ahí, las voces.

-Y, antes de que se me olvide, la información sobre Pessoa podéis encontrarla en los libros de Ángel Crespo, que es gran especialista en el pensador portugués.

– A todo este lío de heterónimos que se trae, lo llama drama em gente.

Llega a padecer tal despiste sobre la realidad de los heterónimos que crea, que a veces no sabe quién de ellos escribe. Dice Crespo: “Un poco después de la aparición de “Ricardo Reis”, apareció “Alberto Caeiro”, y escribió sus primeros poemas sin que Pessoa se percatase de que estaba siendo su escriba”.

– O sea, que se ven en la calle y no se reconocen?

– Algo así. A Ricardo Reis lo crea y lo deja estar un par de años. Como tú dices, lo ve por la calle y no se acuerda de él. Hasta que llega el momento. El momento de la maduración, cuando Ricardo Reis puede ya andar solito por Lisboa. Y encontrarse con sus propios amigos y tener ideas propias.

-“Sé plural como el universo”! “No sé quién soy, qué alma tengo”. Quiere decir no sé de quién de todos ellos es mi alma.

-Exacto. “Cuando hablo con sinceridad, no sé con qué sinceridad hablo”.

– Y, atended a estos versos: Porque yo soy del tamaño de lo que veo/ y no del tamaño de mi estatura.

-Yo pienso que tan importante como sus escritos y sus teorías, políticas y culturales, no sólo de él sino también de los otros que son él, o no; tan importante es la creación y el poder soportar el drama em gente; las voces, las intromisiones o interferencias, los procesos de creación de los heterónimos, las amistades buenas o no buenas a rachas con ellos; las producciones tan diferentes que él mismo crea cuando escribe según uno o según los otros.

-Una capacidad y unos procesos mentales propios de la genialidad, simplemente. Así que, vamos a tratar una sola muestra, como en el caso anterior. Luego.

-Qué gran posesión mental,- escribe Pessoa va desde el pozo de las emociones profundas a las altas estrellas que se reflejan en él; y así, de cierta manera, están allí también.

– “Amar es cansarse de estar solo”.

– Optimista de la vida, no parece.

– Una cosa te digo: los adjetivos usuales, a Pessoa no le encajan: él tenía que llevarse a sí mismo, y a los demás, como un traje a medida. Y así sigue:.. Sem que a minha lembrança te arda ou te fira ou te mova,/ porque nunca enlaçamos as mâos, nem nos beijamos,/ nem fomos mais do que crianças./ E se antes do que eu levares o óbolo ao barqueiro sombrío/ eu nada terei que sofrer ao lembrar-me de ti./ Ser-me-as suave à memoria lembrando-te assim –a beira do rio./ Pagá triste e com flores no regaço. Lo traduzco?

-Bueno, siempre es una fineza.

-Sin que mi recuerdo te queme o te hiera o te mueva/ porque nunca enlazamos las manos, ni nos besamos/ ni fuimos más que niños./ Y si antes que yo llevases el óbolo al barquero sombrío, / nada habré de sufrir cuando de ti me acuerde:/ a mi memoria has de ser suave recordándote así – a la orilla del río/ Pagana triste y con flores en el regazo”. Es parte de una Oda, aviso.

-“Me siento múltiple. Soy como un cuarto con innumerables espejos fantásticos que dislocan reflejos falsos, una única anterior realidad que no está en ninguno y está en todos”.

-Ahora que todos somos conocedores, y superadores incluso, de Freud como referente de calidad, diríamos que Pessoa tenía tal o cual síndrome, o anomalía. Y qué; valoramos el que ese desdoblamiento plural de obras de distintos pensadores- escritores y todos son él, y él es todos, no es extraño que se pregunte, quién es él en realidad.

Bernardo SOARES es quien firma el Libro del desasosiego.

Álvaro de Campos

-Perdona, ahora recuerdo que Rimbaud también se pregunta si él es otro. El mismo problema llevó a Pessoa a crear sus heterónimos, problemas de identidad pero no psiquiátricos, seguramente, sino existenciales, de superabundancia de intereses y curiosidades y posibilidades. “Cuántos soy? Quién es yo?/Qué es este intervalo entre mí y mí?”

-Vou vendo e vou meditando,/nâo ben o rio que passa,/ mas só no que estou pensando,/porque o bem dele é que faça/ eu nâo ver que vai pasando”. Lo tengo que traducir?

– Siempre es una fineza.

– Voy viendo y voy meditando/ y no en el río que fluye,/ sino en lo que estoy pensando,/ pues me hace bien porque huye/ sin que lo vea pasando.

-Mañana mismo me compro un método de portugués, con CD, gramática y vocabulario. La verdad es que podían habérnoslo enseñado en la escuela, sin mucho esfuerzo.

– Aquí, à beira do rio/ sossego sem ter raçâo./ Este seu correr vazio/ figura, anónimo e frio/ a vida vivida em vâo”. No me lo pidáis: “Aquí a la orilla del río/ me sosiego sin razón./ Este su correr vacío/ figura, anónimo y frío/ la vida vivida en vano”. Ya os dais cuenta de que, como en el anterior, está pensando en Heráclito, y en el río de Heráclito, y en el “Todo fluye” etc. de Heráclito.

-((Este sistema de recordar y animar a aprender, a Palacios le chifla.

-Bueno, no sé yo si esos términos, aquí…

– Le chifla. Estará contentísima.

– Bueno; está bien)).

-Inagotable Pessoa. Y, por insistir que no quede: aquí valoramos, tanto como la obra, el impacto que tiene en la sociedad, la obra o el autor, da igual. Pero, tenemos que cortar y pasar a introducir al tercer pensador-poeta ibérico. Esta vez, levantino. Ya sé, me vais a decir a coro: MI-GUEL HER-NÁN-DEZ!!

– Devolverle la vida, si pudiera…

-Pero, os voy a sorprender. Traigo a un poeta cantante que en los sesenta-setenta enardecía a mucha gente, a muchísima, de la que andaba por las universidades y por los mercados de abastos y por los caminos de tierra de la vida: la gente joven se dejaba conquistar con ganas por… RAIMON!!

– Tatachín…! Algo siempre se oye, de aquellos años.

– Yo era muy joven entonces,- dice la Catedrática Pelirroja– y me acuerdo del impacto que tenían sus canciones, y sus audiciones públicas, y en las universidades; sí que me acuerdo, y muy bien, por cierto: “Diguem no”, “La pedra”, “D’un temps, d’un país”, ah, sí, sí, qué tiempos de ideales!

– Bueno, está bien recordar aquellos tiempos: pero podemos arrancar con algo más próximo: como que hace cuatro años le concedieron el Premio de Honor de las Lletras Catalanas.

-Buen comienzo, sí señor, le felicito.- dice el señor del rostro indescifrable. Los visitantes jóvenes lo miran sin saber muy bien qué pensar.

-Al vent, la cara al vent, el cor al vent, les mans al vent, els ulls al vent… más o menos empezaba su primera canción de juventud: y todos vamos buscando, llenos de oscuridad, buscamos la luz, buscamos a dios, buscamos la paz.- Malena ha recitado todo lo bien que sabe.

-Eran ideas sencillas y palabras sencillas que se podían asumir sin dificultad; eso tenían, ya, de bueno, las canciones de Raimon. No necesitabas grandes elucubraciones, ni conmociones; eran como las plegarias que nos hacían recitar de pequeños, como el “Jesusito de mi vida/ eres niño como yo/, por eso te quiero tanto/ y te doy mi corazón”. Oír los suspiros, las protestas, las observaciones de Raimon, era como oír a un hermano mayor que te conoce bien. Sus canciones eran una antorcha que ayudaba a ver lo que llevábamos dentro.

– Has dado en el quid: sus canciones. Es decir, que se trataba de un pensador poeta que elige la vía rápida de comunicación: la canción, la música, el grupo que va siendo cava vez más grande, de oyentes. Que sale del país y canta en el Olympia de Paris, más de una vez; y en Suramérica, y va a Japón y lo llaman de universidades del norte de Europa.

– Y en lengua vernácula, que se dice; lengua minoritaria, no la oficial del Estado; corriendo riesgos frente a la ilegalidad. Eso añadía un plus de emoción, de riesgo y de protesta, todo en el mismo pañuelo para los ojos.

-Voy a llorar.

– “Diguem NO”

– Ara que som junts/diré el que tu i jo sabem/ i que sovim oblidem:/ Hem vist la por/ ser llei per a tots./ Hem vist la sang que sols fa sang/ ser llei del món./ NO, jo dic NO/ diguem NO,/ nosaltres no som d’eixe món./ Hem vist la fam/ ser el pa dels treballadors./ Hem vist tancats/ a la presó/ homes plens de raó./ No, jo dic NO, diguem NO etc.

-Así de sencillo?

-Así de sencillo, ya veo que lo habéis entendido perfectamente, me alegro.

– ((El Pintor no ha nacido para traductor.

-A veces, tiene razón. Raó)).

-No se quedaba en lo más cercano por sentimental; se hermanaba con Espriu y con Ausias March por los caminos de la cultura más elitista, por decir, o conceptista, en el caso de March pone de relieve al mejor poeta del XV valenciano.

-“Cantarem la vida”. L’esperança de viure lliures y en pau…

-Es el momento en que se atisba el cambio de una época apoltronada por el miedo que ya se está resquebrajando, el miedo se está resquebrajando; él hace que la gente se dé cuenta de ello.

-“Ens mantindrem fidels per sempre mes al servei d’aquest poble.

– “No em mou al crit/ ni ocells ni flors/ Tu, tu que trebailles/ de sol a sol”: la canción como herramienta de protesta.

– D’un temps que serà el nostre/d’un país que mai no hem fet/cante les esperances/ i plore la poca fe./ No creguem en les pistoles,/ per a la vida s’ha fet l’home/ i no per a la mort s’ha fet./ No creguem en la miseria,/ la miseria necessaria, diuen/ de tanta gent./ D’un temps que ja és un poc nostre,/ d’un país que ya anem fent,/ cante les esperances/ y plore la poca fe./ Lluny som de records inutils/ i de velles passions,/ no anirem al darrera/ d’antics tambors!/ D’un temps que ja és un poco nostre,/ d’un pais que ja anem fent,/ cante les esperances/ i plore la poca fe.

 

Cuando la temperatura sube, los visitantes se remueven, se levantan, hacen corrillos, Ojazos baja de su árbol y se posa aquí y allá con ganas de llamar la atención para que sepamos que también participa. La emoción va a durar un buen rato, seguramente.

 

 

Be Sociable, Share!