LA CIENCIA INFUSA

Posted: 23rd septiembre 2014 by Aurora in Crítica
Tags:

 

 

 

 

 

ENTRE  FERRER DE VALDECEBRO, MARCO ANTONIO ZIMARRA Y JUAN EUSEBIO NIEREMBERG, (Siglos XVI y XVII), estamos ante el método socrático de preguntas y respuestas; pero, aquí,  de respuestas interesadas y acientíficas. Y, como podía ser esperable, tratándose del asunto hombres y mujeres, con intención machista. Aquí, y ahora, entre el reír y el llorar.

«- ¿Por qué no tienen alma las criaturas, luego al punto que se conciben?

– Porque no hay cuerpo donde se deposite.

– ¿Por qué a los varones se les infunde el alma a los cuarenta días, y a las hembras a los ochenta?

– Porque el varón tiene repartido y perfeccionado en parte el embrión a los cuarenta días; la hembra no hasta los ochenta días.

– ¿Por qué no lo está hasta los ochenta días el embrión de las hembras?

– Por ser muy débil y flaco y por serlo en forma de mujer, y no tiene actividad para perfeccionarse hasta los ochenta días.

– ¿Por qué no se perfecciona antes de los cuarenta días el embrión del varón y el de las hembras antes de los ochenta días?

– Porque a los seis primeros días de la concepción se está en su ser la materia generante sin inmutarse. A los seis siguientes se incrusta, se hace espesa y vuelve colorada; a los doce siguientes ya es carne, que a los veinte y cuatro desde éste, hasta los cuarenta días se forma. Lo primero el corazón, el hombro derecho, la cabeza, el pecho, los brazos, las espaldas, los muslos y pies.

Las hembras necesitan de otros tantos días por su mucha flaqueza y humedad, poco calor y actividad de la materia generante».

 

AHORA se puede comprender mejor por qué, los hombres del Renacimiento y el Barroco, conociendo como conocían el retraso en la madurez o mejor dicho en la formación del embrión-feto-hembra, eran tan misericordiosos con las mujeres, y no les exigían estudios, ni esperaban gran cosa de su inteligencia (de ellas).

VISTO de otra manera, hay que valorar el esfuerzo enorme que ha de hacer la hembra humana para igualar a sus compañeritos machos en el colegio, puesto que, en un embrión-feto, el retraso de cuarenta días es una diferencia y un hándicap enormes.

PERO, inevitablemente, surge la pregunta: ¿CÓMO HACÍAN para conocer esos datos?  Y sin máquinas! Seis días, doce días… ya es afinar. Cuarenta días. Primero se forma el corazón, luego el hombro derecho……  Qué orden en la formación! Qué seguridad en la exposición. Quizá, el Espíritu Santo anduviera por medio.

Camiñan descalzas polas rochas/ fantasmas de sal habitan as sombras

saben que as últimas mareas/ esqueceron na praia os restos do naufragio.

As mulleres recogen cada noite/ os tesouros de auga, líquidos e fráxiles,

rebénanse contra a Historia/ constrúen co mar as estatuas/ que nunca permanezan.

As mulleres de sal, con sargazos de sombras/ xorden das últimas mareas

e tecen tesouros de auga cada noite/ contra a Historia.

Elas, que saben que o efémero permanece.

ANA ROMANÍ

 

La nit em clava el seu ullal y el coll em sagna.

Sota les pedras, l’escorpit balla que balla.

La pluja, lenta, fa camí fins a la cambra.

L’escala fosca del desig no té barana.

 

Com un peix sense bicicleta/ cerco el meu cor entre les ones.

Alço la copa on mor la lluna, en vi molt dolç.

M’he emborratxat de solitud.

MARÍA MERCÉ MARÇAL

 

 

Cantó el clavel sobre la tapia y en el desierto amargo de la noche, saltó un río de vida y esperanza. La afirmación vital: el sí completo deslindado de ausencias y misterios.

MARÍA EUGENIA SALAVERRI

 

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Antonio K. dice:

    Espíritu Santo masculino singular máxima autoridad a falta de ciencia, pues sí

  2. irati dice:

    Las mujeres tienen mucho que decir, cuarenta días más o menos. Vamos recuperando el retraso histórico.

  3. Luigi dice:

    Emborracharse de soledad, es la figura más bonita que conozco respecto al encontrarse solo