LA POESÍA DE JACQUES

Posted: 27th enero 2016 by Aurora in Literatura
Tags:

LA POESÍA DE JACQUES

 

 

LEÍ UNA VEZ, no sé dónde ni cuándo, que Habib Bourguiba (1903-2000), largamente Señor de Túnez, había aprendido el castellano para mejor leer y comprender la figura de Don Quijote. Me pregunto, una vez más, qué es la poesía. Debe de haber cientos de definiciones. La que menos me interesa es la de Bécquer. Será esa expresión que ni en forma ni en contenido te deja indiferente. Algo no imitable. Algo que quisieras tener en la mano para adueñarte un poco de ello, cerrando los dedos. En definitiva, algo que te hace crecer por dentro. Ese algo lo tiene a manos llenas, bien tendidas, Jacques BREL:

LE DERNIER REPAS (LA ÚLTIMA CENA)

A mon dernier repas/ je veux voir mes frères

et mes chiens et mes chats/ et le bord de la mer.

A mon dernier repas/ ye veux voir mes voisins

et puis quelque Chinois/ en guise de cousins.

Et je veux qu’on y boive/ en plus du vin de messe

de ce vin si joli/ qu’on bivait en Arbois.

Je veux qu’on y dévore/ après quelque soutanes

une poule faisane/ venue du Périgord.

Puis, je veux qu´on m’emméne/ en haut de ma colline

voir les arbres dormir/ en refermant leurs bras.

Et puis, je veux encore/ lancer des pierres au ciel

en criant Dieu est mort/ une dernière fois.

A mon dernier repas/ je veux voir mon âne

mes poules et mes oies/ mes vaches et mes femmes.

A mon dernier repas/ je veux voir ces drôlesses

dont je fus maître et roi/ ou qui furent mes maîtresses.

Quand j’aurais dans la panse/ de quoi noyer la terre

je brisserai mon verre/ por faire le silence.

Et chanterai à tue-tête/ à la mort qui s’avance

les paillardes romances/ qui font peur aux nonettes.

Puis, je veux qu’on m’emmène/ en haut de ma colline

voir le soir qui chemine/ lentament vers la plaine.

Et là, debout encore/ j’insulterai les bourgeois

sans crainte et sans remords/ une dernière fois.

Après mon dernier repas/ je veux que l’on s’en aille

qu’on finisse ripaille/ ailleurs que sous mon toit.

Après mon dernier repas/ je veux que l’on m’installe

assis seul comme un roi/ accueillant ses vestales.

Dans ma pipe je brûlerai/ mes souvenirs d’enfance

mes rêves inachevés/ mes restes d’espérances.

Et je ne garderai/ pour habiller mon âme

que l’idée d’un rosier/ et qu’on prénom de femme.

Puis, je regarderai/ le haut de ma colline

qui dance, qui se devine/ qui finit par sombrer.

Et dans l’odeur des fleurs/ qui bientôt s’éteindra

je sais qu’e j’aurai peur/ une dernière fois.

((En mi última cena quiero ver a mis hermanos, a mis perros y a mis gatos, y la orilla del mar. En mi última cena quiero ver a mis vecinos y también algunos chinos a manera de primos. Y quiero que en ella se beba, además del vino de misa, de ese vino tan bueno que bebíamos en Arbois. Quiero que en ella se devoren, después de algunos curas, una faisana venida del Perigord. Quiero que después me lleven a lo alto de mi colina, a ver cómo duermen los árboles abrazándose con sus ramas. Y después todavía quiero lanzar piedras al cielo gritando Dios está muerto, una última vez. En mi última cena quiero ver a mi burro, a mis gallinas y a mis ocas, a mis vacas y a mis mujeres. En mi última cena quiero ver a esas bribonas de las que fui señor y rey, o que fueron mis dueñas. Cuando yo tenga en la panza con qué alimentar la tierra, romperé mi vaso para imponer silencio. Y cantaré hasta desgañitarme, a la muerte que avanza, las canciones lascivas que asustan a las monjitas. Quiero después que me lleven a lo alto de mi colina, a ver la tarde que camina lentamente hacia el llano. Y allí, todavía en pie, insultaré a los burgueses sin temor ni remordimiento, una última vez.

Después de mi última cena, quiero que se marchen, que se termine la juerga fuera de mi casa. Después de mi última cena quiero que me instalen sentado solo como un rey recibiendo a sus vestales. En mi pipa quemaré mis recuerdos de infancia, mis sueños inacabados y mis restos de esperanza. Y no guardaré para arropar mi alma más que la imagen de un rosal y un nombre de mujer. Miraré después lo alto de mi colina que danza, que se adivina y acaba por desaparecer. Y en medio del olor de las flores que pronto se extenderá, yo sé que tendré miedo, una última vez.

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Lluís dice:

    Lo que escribe Brel no es sólo poesía, es también filosofía. Filosofía poética. Bien traído, gracias