LA POESÍA SENTIMENTAL

Posted: 15th julio 2019 by Aurora in Literatura
Tags:

LA POESÍA SENTIMENTAL

 

El sentimiento no tiene género

 

Con esta idea, o propuesta, hemos seleccionado poemas de:

 

ROSALÍA de CASTRO  (1837-1885)

 

Unha vez tiven un cravo/ cravado no corazón,/ i eu non me acordó xa si era aquel cravo/ de ouro/ de ferro ou de amor./ Soio sei que me fixo un mal tan fondo/ que tanto me atormentou,/ que eu día e noite sin cesar choraba/ cal chorou Madalena na pasión./ “Señor que todo o podedes-/pedinlle una vez a Dios-/ daime valor para arrincar dun golpoe/ cravo de tal condición./ E doumo Dios, arrinqueino,/ mais, quen pensará? Despois/ xan non sentin mais tormentos/ nin soupen que era delor;/ soupen só que non sei que me faltaba/ en donde o cravo faltou,/ e seica seica tiven soidades/ daquela pena, Bon Dios!/ Este barro mortal que envolve o esprito/ quen o entenderá, Señor!”

 

ANTONIO MACHADO  (1875- 1939)

Yo voy soñando caminos/ de la tarde. Las colinas/ doradas, los verdes pinos,/ las polvorientas encinas./ Adónde el camino irá?/ Yo voy cantando, viajero/ a lo largo del sendero-/ la tarde cayendo está:/ “En el corazón tenía/ la espina de una pasión,/ logré arrancármela un día:/ ya no siento el corazón”/ Y todo el campo un momento/ se queda, mudo y sombrío,/ medi8atando. Suena el viento/ en los álamos del río./ La tarde más se oscurece,/ y el camino que serpea/ y débilmente blanquea/ se enturbia y desaparece./ Mi cantar vuelve a plañir:/ “Aguda espina dorada,/ quién te pudiera sentir/ en el corazón clavada”

–Es el mismo motivo! Clavo en Rosalía y espina en Antonio. Ella, mujer, piensa en el objeto masculino. Él, hombre, piensa en el objeto femenino!  Pero la función es la misma.

–Sí, es la misma idea, la misma sensación de que, si nos empeñamos en no sentir, incluso en superar el dolor, nos quedamos vacíos.

–Pero, desgraciadamente, así sólo piensa algún tipo de personas: los que pueden hacer poesía y/ o los que sienten poéticamente, de forma que trasciende lo superficial: eso es ser humanos.

 

CASTRO

Mais ve que o meu corazón/ é una rosa de cen follas,/ i é cada folla una pena/ que vive apegada noutra./ Quitas una, quitas dúas/ penas me quedan de sobra; hoxe dez, mañan corenta,/ desfolla que te desfolla./ “O corazón me arrincaras/ desque as arrincares todas.

 

MACHADO

Yo escucho los cantos/de viejas cadencias/ que los niños cantan/ cuando en corro juegan,/ y vierten en corro/ sus almas que sueñan/ cual vierten sus aguas/ las fuentes de piedra/ con monotonías/ de risas eternas/ que no son alegres,/ con lágrimas viejas/ que no son amargas/ y dicen tristezas,/ tristezas de amores/ de antiguas leyendas./ En los labios niños,/ las canciones llevan/ confusa la historia/y clara la pena;/ como clara el agua/ lleva su conseja/ de viejos amores/ que nunca se cuentan./ Jugando a la sombra/ de una plaza vieja,/ los niños cantaban./ La fuente de piedra/ vertía su eterno/ cristal de leyenda./ Y cantaban los niños/ canciones ingenuas,/ de un algo que pasa/ y que nunca llega; la historia confusa/ y clara la pena./ Seguía su cuento/ la fuente serena;/ borrada la historia/ cantaba la pena.

 

CASTRO

Busca y anhela el sosiego,/ mas, quién lo sosiegará?/ Con lo que sueña despierto,/ dormido vuelve a solar./ Que hoy como ayer/ y mañana cual hoy,/ en su eterno afán/ de hallar el bien que ambiciona/- cuando sólo encuentra el mal-/ siempre a soñar condenado/ nunca puede sosegar

 

MACHADO

EN Santo Domingo,/ Misa Mayor./ Aunque me decían/ hereje y masón,/ rezando contigo/ cuánta devoción!

No es el yo fundamental lo que busca el poeta./ Sino el tú esencial.

 

RUBÉN DARÍO   (1867-1916)

Misterioso y silencioso/ iba una y otra vez./ Su mirada era tan profunda/ que apenas se podía ver./ Cuando hablaba tenía un dejo/ de timidez y de altivez/ y la luz de sus pensamientos/ casi siempre se veía arder./ Era luminoso y profundo/ como era hombre de buena fe./ Fuera pastor de mil leones/ y de corderos a la vez./ Conduciría tempestades/ o traerías un panal de miel./ Las maravillas de la vida/ y del amor y del placer,/ cantaba en versos profundos/ cuyo secreto era de él./ Montado en un raro Pegaso/ un día al imposible fue./ Ruego por Antonio a mis dioses,/ ellos lo salven siempre. Amén

 

GARCÍA LORCA   (1898- 1936)

Canzón de cuna para Rosalía de Castro morta

 

Érguete miña amiga,/ que xa cantan os galos do día./ Érguete miña amada/ porque o vento muxe como una vaca!/ Os arados van e vén/ dende Santiago a Belén./ Dende Belén a Santiago/ un anxo ven en un barco./ Un barco de prata fina/ que trai a door de Galicia./ Galicia deitada e queda/ transida de tristes herbas./ Herbas que cobren teu leito/ e a negra fonte dos teus cabelos./ Cabelos que van ao mar/ onde as nubens teñen seu nidio/ pombal./ Érguete miña amiga. Érguete miña amada.

 

–Viva la poeshía!- grita YuYu enardecida.

–Qué te hace decir eso?- pregunta El Redactor.

–Porque la poeshía buena enseña el corazón y la mente unidos fuerte, fuerte como el Yin y el Yang. Y es el Todo con mayúsculas!

–Perfecto!- opina una señora asidua– Hemos empezado con Rosalía y terminamos con Rosalía, redondo. Una corona para ella. Y para ellos también. Del laurel de Apolo.

–Si la poesía no nos salva,- dice Palacios– ni los dioses nos salvan.

 

Be Sociable, Share!