LA ROSA QUE PASABA DE MANO EN MANO

Posted: 23rd marzo 2015 by Aurora in Crítica
Tags:

 

 

 

 

 

DESPUÉS de Concepción Arenal y de Emilia Pardo Bazán.

DESPUÉS de María Cambrils, María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, Margarita Nelken, María Zambrano, Federica Montseny,

y tantas otras mujeres que consiguieron relevancia intelectual y laboral en un mundo dominado por hombres más capaces y menos capaces que ellas,

en la primera época franquista es divulgado el estereotipo de la mujer ideal a través de esta «canción popular española» difundida por las cadenas de radio:

Trigo limpio

Vela, el barco de mis amores, no tiene más que una vela,

remendaíta y graciosa, igual que mi María Manuela

que es morena y mu garbosa. Es morena y mu garbosa y tiene el cutis más fino

que las hojitas de la rosa. Se conforma mi niña con un vestío,

y le basta y le sobra con un marío. De percal que se ponga,

viva el salero!, es mi María Manuela  la reina, la reina del mundo entero.

Recitado:

María Manuela, me escuchas? Yo, de vestíos no entiendo, pero te gusta de veras

ese que te estás poniendo? Tan fino, tan transparente, tan escaso y tan ceñío

que a lo mejor por la calle te vas a morir de frío. Te sienta que eres un cromo,

pero cámbiate de ropa!, si es un instante. Lo justo mientras me tomo esta copa.

Ponte ese de cuello serrao que te está de maravilla y te llega dos cuarta por bajo la rodilla.

Cada vez que te lo pones, te encuentro tan elegante, que dentro de mí murmuran

los (jipíos) de este cante.

Cantado:

La rosa que me entregaron al pie del altar mayor, llevaba las sayas cumplías y nadie veía el color.

Tié mi María Manuela la cara de las hojitas de flor de primavera.

Recitado:

Te quiero guapa y sencilla, como yo te conosí. No tienes que engalanarte p’a nadie más que p’a mí.

Ni tú eres muhé moderna ni quiero que lo aparentes, que yo te prefiero antigua

y oliendo a muhé decente. Que como al triguito limpio que t’o er mundo te compare,

que por de fuera y por dentro te parezcas a mi mare.

Te cambiaste de vestío? Pues andando p’al teatro. Ya verás tú con qué envidia nos contemplan más de cuatro:

«Vaya un marío con suerte y una muhé bien plantá».

«Es una vara de nardo con la carita lavá».

Y al salir yo te prometo cantarte por alegrías, lo mismo que te cantaba cuando tú eras novia mía.

Cantado:

Ya no se pinta la cara. La muhé que yo más quiero, ella ya no se pinta la cara.

Huele a tomillo y romero, se lava con agua clara

que Dios le envía del cielo.

 

Hay que tener en cuenta que viene de la época franquista en la que se da un predominio en la vida cotidiana de doctrina católico-política.

PERO, el perfil del marido subsiste: es machismo puro en grado de tortura cotidiana. Doctrinario. Fanático. Temeroso. Acomplejado. Enfermizo. Seguro de ser dueño absoluto de la rosa que le habían entregado los anteriores dueños: los padres.

CAMBIARSE de vestido, que parece el motivo central de este momento de pareja, no había sido una sugerencia, o una súplica. Había sido una orden.

+**+*+*+*+*+*+*+*

 

ESTE deplorable monólogo lo habían ensayado el Redactor, el Actor de Televisión, el Compañero de Marta, es decir los habituales.

PERO ninguno de ellos añadía algo original al contenido. El significado daba que pensar, pero no había nada más. La Periodista Comprometida ( La P.C.)  propuso que fuera una mujer quien lo escenificara. Malena Rajzner hizo una prueba, y al llegar a los versos

YA no se pinta la cara, la mujer que yo más quiero

ella YA no se pinta la cara,

se le quebró la voz y se le saltaron las lágrimas; fue un lamento, un grito al aire. Y comprendimos mejor el lento martirio de esta mujer y su total sometimiento.

COMPRENDIMOS mejor la tortura que María Manuela estaba sufriendo día a día, hasta que YA se ha convertido en una mujer sin criterio ni voluntad propios, sin fuerza que oponer. Sin libertad,

porque ha de ajustar su personalidad al patrón que su marido tiene en mente: la madre, con sus supuestas virtudes, YA era una mujer sometida:

«que por de fuera y por dentro

te parezcas a mi mare»

 

+*+*+*+*+*+*+*+

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Lecrec dice:

    Bien por este Salón que aúna realidad y ficción, pero ficción perfectamente real, los personajes literarios pueden ir por la calle y los reales pueden pertenecer a las páginas de un libro. Tres veces bien.

  2. Renata dice:

    Si esas señoras de antes de la guerra casi todas levantaran la cabeza y vieran semejante canción popular, no se habrían callado. Habrían pasado a la historia de una forma muy distinta

  3. andrés dice:

    Siempre me atrae la mezcla de realidad y ficción del Salón. Estoy buscando obras de Rousseau, a ver si encuentro tu árbol favorito . Este tema está muy bien traído y se echan de menos otros temas por el estilo

  4. Ildephonse dice:

    Ni consultando baremos, estudios y encuestas, a los autores les sale un perfil tan acabado de machismo. Se ve que estaba a la orden del día

  5. Richard dice:

    Me parece bien traído el comentario y la crítica. Las María Manuelas del mundo tendrían que tener una bandera. Me callo lo que deberían hacer con el asta. Aunque seguramente se me entiende

  6. Anoushka dice:

    La próxima vez me paso por ahí porque me encanta el lio que os traéis con vosotros mismos, tipo teatro entre amigos. Como en un buen Salón

  7. Renata dice:

    El tipo está bien recogido en la canción y en el análisis, y es bien cierto que da que pensar, porque se podían hacer canciones con los de ahora mismo.

  8. lorenzo dice:

    la deriva machista puede ser cultural y puede afectar a la salud mental. En todo caso afecta de manera importante a las relaciones interpersonales.
    Aquí se ve claramente.