LAS CANARIAS, LOS CANARIOS

Posted: 4th marzo 2014 by Aurora in Crítica
Tags:

LAS CANARIAS, LOS CANARIOS

Y EL EXPANSIONISMO IBÉRICO

 

 

Las siete que son siete, las grandes; allá tan allá sobre un azul atlántico tan marino, rodeada cada una de su estela espumosa y blanca. Siete las Canarias, hacen que recuerde a las Siete Cabrillas, también conocidas como las Siete Hermanas allí arriba contra el azul negro de la noche. Pero, son muchos los miles de estrellas que componen Las Pléyades: las Siete Cabrillas no están solas. Las Canarias, no sé por qué, hacen que piense sin palabras -qué solas están-, cuando las veo en los mapas. Algo que no pienso ni siento cuando veo  cualquier otro archipiélago.

Qué son, quiénes son, los canarios. Respecto a los peninsulares, claro. Supongo que es la base de mi pregunta, de mi curiosidad y de cierto temblor sentimental. Por qué tienen siempre una hora menos; por lo menos, es sólo cuestión de meridianos.  Por qué las muestran en el parte metereológico que, sin embargo, no afecta a Portugal, aquí al lado, pegando, pared con pared.

Que los conquistadores-colonizadores iban a enseñar e imponer hábitos y creencias, que no iban a aprender de los recién encontrados-descubiertos, qué soberbia estúpida!, está más que demostrado, entre otras cosas, porque en este caso  no queda nada de su idioma o idiomas. Léxico, sí: topónimos; un puñado de sustantivos comunes.

Este interés no se podía esperar de los guerreros, tan a menudo analfabetos. Pero, los clérigos indispensables para doblegar a los nativos, solían saber manejar la pluma y las tintas; porque tenían que incluirlos en sus listados de neófitos, con sus nombres nuevos, recién lavados. No se conserva el idioma, no se tiene idea de la religión, de la cultura global, de la cosmovisión. Por eso, surgen las segundas preguntas: quiénes eran, qué eran, los canarios.

De Lancelotto a Lanzarote, parece que hay poca imaginación que poner. Es el nombre del primer visitante conocido de la isla de Titeroygatra. Era genovés y vivió por allí unos veinte años a partir de 1312. Una revuelta de nativos hizo que Lancelotto Malocello dejara la isla. Queda un castillo en Tegise, quizá ordenara él su construcción; es que era de fuera.

Durante el siglo XIV, se perfeccionan las técnicas de navegación y hay que navegar para seguir mejorándolas. Baja el nivel tenso de Cruzada en Oriente y en la Ibérica. Ha quedado el regusto por la aventura y hay que moverse: la tierra de siempre no da para todos. Y además circulan relatos fantásticos de riquezas en otros continentes. Las monarquías financian la iniciativa privada: hay que descubrir, conquistar y ensanchar fronteras.

A lo largo de este siglo XIV visitan con mucho interés las Canarias genoveses, aragoneses, castellanos y portugueses. Los otomanos, señores del Mediterráneo, no van a disputar el Atlántico a los occidentales. Siempre, todos, saben sacar partido; van a ello, se mueven por ello: todo es despensa y caja fuerte. Costa africana: oro y esclavos. Asia: especias, sedas y tintes. Se comercia o se engaña o se miente o se roba. Se bautiza. En Telde, sur de Gran Canaria, hubo un asentamiento franciscano entre 1350 y 1391. Todo entre lo económico y lo misionero, juntos o por separado.

En el XV, la competencia por las Canarias va a quedar reducida a los dos países ibéricos, hasta el Tratado de Alcaçobas de 1479 por el cual, Portugal “renuncia” a las Canarias y se especializa en la costa occidental africana.

En 1492 España llega a El Caribe

En 1500, Portugal llega a Brazil.

 

COMIENZA LA CONQUISTA

En 1402 comienza una conquista normanda de Señorío, en Las Canarias, dirigida por Jean de Béthencourt. Es un terrateniente normando de escasa o mala fortuna, que lucha entonces en el Estrecho de Gibraltar a favor de Génova y frente a los piratas berberiscos del norte de África ( el Mehadieh, cerca de Túnez). En aquella circunstancia pudo haber oído hablar de la existencia de las islas Canarias. Con su socio  Gadifer de La Salle, salen de La Rochelle, vía Coruña, Cádiz y La Graciosa. Esta conquista de Señorío va a tener  dos fases: una normanda y otra castellana.

A)     Hasta 1405 van a conseguir hacerse con Lanzarote, (Titeroygatra), Fuerteventura (Yerbane) y El Hierro (Ezero).

En Lanzarote reina Guadarfía, posible nieto de la reina Fayna y de un visitante vizcaino: Ruiz de Avendaño, quien pudo desembarcar en 1377. El rey acoge pacíficamente a los normandos, ya que está receloso, y cansado de las incursiones esclavistas de castellanos y aragoneses-malloquines.

Sin problemas en Lanzarote, los normandos van a emprender la conquista de Yerbane (Fuerteventura)

Béthencourt va a la península porque necesita efectivos y necesita regularizar la situación, ya que tiene noticias de que, a pesar de haber sido descubiertas por los genoveses aunque con capital portugués, en la mitad del siglo anterior, los castellanos se las habían disputado y concedido a Don Luis de la Cerda, con intermediación del Papa de turno. Además, un pariente suyo es influyente en la Corte de Enrique III (1390-1406), abuelo de Isabel.  Al prometer vasallaje, el rey le concede el título de Señor de las Canarias y el aprovechamiento del quinto de los productos exportados. El antipapa de Avignon, Benedicto XIII promulga una bula de indulgencias para quienes ayuden a Béthencourt y La Salle en su cruzada contra los infieles isleños. Aquí viene oportuno mencionar la diferenciación que hará Isabel la Católica al respecto: infiel es el que rechaza; pagano es el que  desconoce. Son grados.

1404. En abril regresa a Lanzarote y encuentra grandes novedades. La Salle ha sido traicionado por el lugarteniente Bertin de Berneval, quien huyó a la península con un contingente de nativos para venderlos como esclavos. Se sublevaron los nativos y ante la temida represión, los eclesiásticos los bautizan y neutralizan. También es una manera de salvarlos. Béthencourt, magnánimo, reparte tierras y deja libre a Guadarfía.  Como el convenio con la Corona lo ha firmado Béthencourt solo en su nombre, su socio La Salle queda fuera de títulos y derechos. Van los dos a Sevilla, a la Corte, para exponer sus diferencias, y el rey falla a favor de Béthencourt. La Salle vuelve a Francia.

El rey de Fez, quizá reclame la posesión de las islas. Para protegerlas y protegerse, los normandos construyen en Fuerteventura los castillos de Richeroche (Ricaroca-roque en castellano-canario) y Baltarhais-Valtarajal), Betancuria en la actualidad.

YERBANE (Fuerteventura) estaba dividida, o conformada, en dos reinos. Guize reinaba en Maxorata (majoreros) y Ayoze gobernaba en Jandía. En enero de 1405 se entregan con su gente y son bautizados. Se diría que el bautismo, más que hacer nuevos creyentes, hacía vencidos de confianza, apaciguados ante el poder celestial más que terrenal. Los convertía en socios y colaboradores. Aquí y allá.

Intentan la exploración costera de Benahoare (La Palma). Béthencourt es derrotado.

EZERO (El Hierro)  va a contemplar también hazañas que ahora nos parecen poco gloriosas. En esta isla viven los bimbaches gobernados por el rey o mencey Armiche. Un hermano suyo llamado Augeron había sido capturado años antes y por tanto hablaba el idioma de Béthencourt, y servirá de intérprete. Los normandos  ofrecen, prometen. El mencey confía. En mala hora. Béthencourt reparte tierras, como en Lanzarote; es generoso. Querría repoblar la isla con normandos.

GHUMMARA (La Gomera), sin haber sido conquistada por las armas, se deja incorporar en parte; es una cuestión más bien política: es tan poco penetrable que los gomeros se sienten más seguros que en las otras islas.

B)  1418 (Señorío castellano) El viejo Béthencourt vuelve a Normandía y su sobrino Maciot recibe poderes para vender las islas conquistadas (hay otras versiones). El caso es que va a ostentar la titularidad el Duque de Niebla Don Enrique de Guzmán, aunque Maciot de Béthencourt queda como gobernador. Con el paso del tiempo, su gobierno será más bien tiránico, lo que provocará por parte del Obispo una denuncia a la corte.

1430 Esta denuncia hace que la Corona ordene al Duque de Niebla el traspaso de la posesión de las islas a Guillén de las Casas.

1435  Por herencia, toma posesión de las islas Hernán Peraza

 

1477-8  Conquista de realengo: Han pasado setenta y tres años desde el comienzo de la conquista por los normandos. Quedan las tres islas grandes todavía sin mando europeo. Por orden de los RRCC y para evitar los abusos que se venían dando en las otras islas, llega a TAMARÁN (Gran Canaria ) el capitán aragonés Juan Rejón, de la tropa castellana. Llega al norte de Las Palmas (Thiguya) con 600 andaluces y con el Deán Bermúdez que sigue y persigue la conducta de Rejón.

1478  TAMARÁN (GRAN CANARIA)

En Tamarán hay dos guanatermes (reyes). Al norte  está el reino de Gáldar, en el que reina Thenesor Semidan. En el sur está el de Telde, donde reina Doramas.

Rejón ha levantado un campamento en Thiguya. Unos dos mil canarios vienen a ver. Rejón quiere tranquilizarlos, y hace un discurso protector en nombre de los Reyes Católicos: si se convierten al cristianismo, tendrán todo tipo de protección. Lo pensarán, otro día darán la respuesta, qué prisa pueden tener.  Y se van. Doramas ataca al día siguiente (batalla de Guiniguada). Pero, para los castellanos ha sido poco, y continúan levantando y fortificando el campamento. No hay paz, Rejón no es un buen capitán y el Deán Bermúdez hace llegar a la Corte las noticias de desórdenes graves, por lo que Rejón es destituido y enviado a la Península.

1479 Llega para sustituirlo don Pedro de Algaba como gobernador, con el obispo Frías. Atacados por los isleños, caen bastantes españoles. ((Cansados los portugueses, firman el Tratado de Alcaçobas: no más Canarias para ellos, se van a Cabo Verde))

Vuelve a la isla Juan Rejón y liquida a Algaba. Los RRCC envían a don Pedro Vera para sustituir a Algaba. Rejón es reenviado a la península. Muere Doramas en lucha desigual. Los isleños se refugian en las montañas. Ha sido el primera ataque a Tirajana.

Pedro de Vera hace construir un fuerte en Agaete y deja al mando a Alonso de Lugo con 30 hombres. Casi siempre, las cifras nos dan  idea de contingentes muy pequeños, tanto entre isleños como entre peninsulares. Y es que las islas tenían muy poca población, salvo Tenerife y Gran Canaria, entre 20 y 30000 habitantes cada una. Lanzarote y las otras islas pequeñas rondarían los 1000 cada una. En lo alto de Tirajana se han hecho fuertes los isleños, 25 peninsulares son abatidos. Destaca en estas batallas el canario Bentagay. Ya ha sido abatido el guanaterme Doramas (Telde,sur).

Con ayuda de Hernán Peraza (Señor de La Gomera y El Hierro) Vera aprisiona al guanaterme de Gáldar, norte,  Themesor Semidan y a 15 hombres  con él. Son llevados a la península y bautizados. Ahora, el guanaterme se llama don Fernando Guanaterme, y va a colaborar con los peninsulares. Seguramente es una forma de buscar la paz y salvar a los suyos. Unos se rinden. Unos se despeñan al grito de “Atistirma!”. Lentamente, a espasmos, la hermosa isla Tamarán deja de ser de los isleños.

 

BENAHOARE  (La Palma) Hay doce cantones regidos por doce gobernadores. Esta isla  había sido ya atacada varia veces, una de ellas por Guillén Peraza, que muere en el intento con 200 de los suyos. Esta vez le toca a Alonso Hernández de Lugo. Va a utilizar todos los recursos: nativa intérprete que traduce sus falsas promesas. Armas y asedios. Bautismos. Viajes a la península. En el barco que lo aleja de su isla, Tanasú, que había gobernado el cantón de Aceró, (Caldera de Taburiente), se deja morir de hambre: “Vacaguaré. Vacaguaré”.

 

ACHINECH (Tenerife) 1494. (Dos años antes, Colón recala en La Gomera, por agua y por razones sentimentales) Esta isla estaba dividida en nueve menceyatos, de cuyos nueve menceyes, algunos habían comenzado ya a ser evangelizados. Por tanto, no presentaban una intención regular de autodefensa frente a Lugo y sus 1200 hombres. Desembarca en Añazo (Sta. Cruz). No encuentra resistencia. Sube a Aguere (La Laguna)

El relato de las batallas, que no por ser de pocos efectivos deja de ser deprimente, nos lleva con más o menos pormenores a que los guanches resisten todo lo que les es posible. Y Lugo es herido, y se repone, y Benchomo busca mayor contingente, y suben a La Laguna, y huye por la cuesta de San Roque. Y mueren Benchomo, y el valiente Chimenchia. No hay relato de guerra que pueda ser ejemplar. Después de la batalla de La Laguna vendrán la primera y la segunda de Acentejo.

1495-6  Segunda batalla de Acentejo. El mencey Bentor, viendo todos los otros menceyatos entregados, se lanza al vacío en un suicidio ritual.

FINAL DE LA CONQUISTA.

 

“……Pues decir que les traían el Evangelio, había de ser con predicación….y no con tambor y bandera….” (Espinosa, A.) (González Antón)  (Guerra Cabrera) (Concepción, J.L.) Y otros

Hablábamos de preservar el idioma, de aprender de los colonizados. En Suramérica, algo de esto se consiguió. Hoy, los canarios pueden recordar de sus formas de comunicarse, el silbo gomero. Pero, traducido al castellano.

Llegaron a las islas desde su origen libiobereber, 1300 años antes que los europeos. Y siguen allí, con sus recuerdos, sus rasgos. Su historia.

 

Ahora que los visitantes están preparándose para el debate, y miran al fondo del vino de Malvasía, blanco o negro, dulce y afrutado, le digo en un aparte a la periodista comprometida que ha hecho un relato histórico-literario.

-Lógico.- dice- No es momento de pinchar ni de pincharme con las puntas de la Historia.

Es una salida muy suya. Ella es como las moras, que por maduras que estén, siempre tienen un puntito ácido

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Ana dice:

    El sol es para siempre y no contamina. El crudo contamina y se acaba

  2. Luigi dice:

    La historia de las conquistas difiere poco. Por eso es de agradecer el resumen. Estupendo, como dices, lo literario no quita a lo histórico.

  3. Antonio dice:

    Me interesa. Me gusta. Me emociona. No tenía ni idea.

  4. Renata dice:

    Nada mejor resumido. Apela a la mente y a los sentimientos.
    Soberbio en este lado del Océano

  5. Irati dice:

    Bien!!
    Me lo pido para releerlo esta noche!
    Y varias veces!!