LAWRENS, CONNIE, Y EL AMANTE DE LADY CHATTERLEY

Posted: 15th agosto 2016 by Aurora in Crítica
Tags:

Lawrens, Connie y el amante de Lady Chatterley

 

 

((La Periodista Comprometida, la P.C., nos ha enviado desde el Este europeo este pequeño estudio que exponemos a los visitantes sin cambiar ni una coma. Así nos lo ha pedido.))

 

“ Ay, Dios mío, qué ha hecho el hombre con el hombre? Qué han estado haciendo los dirigentes de los hombres con sus semejantes?     (Lady Chatterley)

“El conocimiento y el dolor de sentir la demasiada ternura.” (Khalil Gibran)

 

 

EN UNA NOVELA tenida como erótica, podrían sorprender  reflexiones como la de lady Chatterley y la apelación a la ternura reflejadas más arriba. Podría decidirse, también, que además es un tratado de emoción sexual, y aun mejor, de erotismo considerado como ternura más sexo, todo ello muy pasado por un sistema de raciocinio muy sano, aunque en algún aspecto discutible. Y que no deja de lado otros aspectos en cuanto a relación sexual se refiere. Y toca aspectos de historia económica, de  relaciones intergéneros e interclases; y  toca algunos aspectos más de la vida en la Inglaterra de su tiempo.

POSIBLEMENTE, Lawrens pudo estar influido tanto por el pensador libanés en cuanto a la necesaria ternura, como por el pensamiento de la Escuela de Frankfurt en cuanto odio o desprecio hacia el maquinismo como esa excesiva dependencia de la industria, que hace esclavos felices de poder gastar dinero para beneficio de los lores Chatterley que infectan el mundo; éste podría ser el pensamiento tanto del autor como del amante de lady Chatterley en el cual se proyecta, como se proyecta, también, en la mujer, Connie; y ahí es donde Lawrens puede dejar al descubierto su punto flaco.

 

LA NOVELA fue publicada en 1928 en FLORENCIA, y hasta 1960 no fue autorizada su impresión en la Gran Bretaña; prohibición debida, oficialmente, a lo explícito de sus momentos de relación sexual. Aunque, la crítica directa a la industrialización fiera, y a Inglaterra y a los ingleses de la época, puede estar, quizá, en la base más real de la prohibición de la novela hasta bien entrado el siglo veinte.

 

TEMA A) CONTRA EL MAQUINISMO Y CONTRA LO INGLÉS

1º _ Es una vergüenza lo que se ha hecho con la gente durante estos últimos cien años: han reducido a los hombres a insectos obreros y les han quitado toda su virilidad, toda su vida auténtica. Barrería las máquinas de la faz de la tierra otra vez, y acabaría absolutamente con la era industrial como la más negra equivocación.- dice Mellors.

“Era un mundo de hierro y carbón, de crueldad de hierro y de humo de carbón; y de infinita, infinita codicia que todo lo arrasaba. Sólo existía la codicia, la codicia agitándose en su sueño.

“El coche subió trabajosamente la cuesta, recorriendo la larga, destartalada calle de Tevershall, con sus casas de ladrillo ennegrecido, sus negros tejados de pizarra, agudos y relucientes; su barro negro de polvo de carbón; su pavimento mojado y negro. Era como si una sombra lúgubre lo hubiese empapado completamente todo. Resultaba espantosa la absoluta negación de la belleza natural, la absoluta negación de la alegría de la vida, la absoluta ausencia de este instinto estético que poseen todas las aves y animales, la absoluta muerte de la capacidad intuitiva humana… todo desfilaba feo, feo, feo……………..

“ Tavershall! Aquello era Tavershall! La alegre Inglaterra! La Inglaterra de Shakespeare! No, era la Inglaterra de hoy, como Connie había comprendido en cuanto puso los pies aquí. Estaba produciendo una nueva raza de hombres, enormemente preocupados por el dinero y los aspectos sociales y políticos, y muertos, muertos por el lado espontáneo e intuitivo. Eran semicadáveres todos ellos; pero con una conciencia terriblemente insistente en la otra mitad… era un submundo… Cómo podríamos comprender las reacciones de los semicadáveres? Cuando Connie vio los grandes camiones cargados de obreros de las acerías de Sheffield, seres espectrales, deformes, pequeños, como si fuesen de excursión a Matlock, sintió que se le revolvían las tripas, y pensó: Ah, Dios mío, qué ha hecho el hombre con el hombre? Qué han estado haciendo los dirigentes de los hombres con sus semejantes? Los han reducido a una condición infrahumana, y ahora no puede ya haber solidaridad humana! Era una pesadilla. Sintió una oleada de terror, una desesperación gris y polvorienta por todo. Con aquellas criaturas que constituían las masas industriales, y sabiendo cómo eran las clases superiores, no había ya ninguna clase de esperanza… Y esto era Inglaterra, la inmensa extensión de Inglaterra, como Connie sabía puesto que había venido de su centro…

(Oliver) _ Se trata de necesidades, necesitamos muy poco. No vivamos sólo para el dinero… Vivamos para algo distinto. No vivamos pensando sólo en ganar dinero, ni para nosotros ni para nadie. Pongamos fin a esto. Pongámosle fin poco a poco, no hace falta gritar ni gesticular (no soy un bolchevique). Abandonemos poco a poco toda actividad industrial y retrocedamos. Una pizca de dinero bastará. A todo el mundo, a mí, a ti, a los patronos, a los amos, incluso al rey. Con una pizca de dinero tenemos suficiente…

“ (Connie) observaba a los mineros que regresaban de los pozos, de un gris blancuzco, deformes, con un hombro más alto que otro, haciendo sonar los clavos de sus botas. Rostros grises del subsuelo mostrando el blanco inquieto de los ojos, cuellos doblados por los techos de las galerías, hombros deformados. Hombres, hombres! Ah, hombres pacientes y buenos en un sentido. En otro, inexistentes. Se les había extirpado algo que debían tener por naturaleza… eran buenos y amables, pero eran sólo una mitad; sólo eran la mitad gris del ser humano; aun así eran buenos aunque era una bondad a medias.

2º (Oliver) _El coronel solía decir: “Muchacho, la clase media inglesa tiene que masticar cada bocado treinta veces porque tiene las tripas tan estrechas que se atrancaría con un guisante”. Son la gavilla más mezquina de señoritingas que uno puede imaginar, llenos de engreimiento, asustándose incluso de no llevar bien atados los cordones de las botas, podridos como la carne descompuesta, y convencidos siempre de que tienen razón. Eso es lo que me encocora. Se humillan y se humillan los muy lameculos, hasta que les salen callos en la lengua: pero siempre tienen razón. Son pedantes en el último grado. Pedantes! Una generación de pedantes afeminados que no tiene más que medio huevo cada uno.

“No obstante, Connie tenía la idea del hijo en el fondo de su mente. Espera! Espera! Cribaría las generaciones de hombres con su criba y vería si podía encontrar el adecuado: “Id por las calles y callejones de Jerusalén y ved si podéis encontrar un hombre!” Había sido imposible encontrar un hombre en la Jerusalén del profeta, aunque había miles de varones. Pero un hombre! C’est une autre chose! Se le ocurrió que había de ser extranjero: no inglés y mucho menos irlandés. Extranjero de verdad.

 

TEMA B:   LA TERNURA)

EL PRIMER PASO hacia el erotismo se desencadena con el motivo de los pollitos, seres desvalidos como desvalidas hay muchas personas que  llevan su marca donde el común de la gente no la ve:

“Una tarde, sin importarle los invitados, se escapó después del té. Atardecía y cruzó el parque corriendo como el que teme que le hagan volver… Llegó al claro sofocada y casi sin darse cuenta. Estaba el guardabosque en mangas de camisa, cerrando las jaulas para que los pequeños ocupantes estuviesen a salvo durante la noche.

_ No he podido resistir el venir a ver los pollitos!- dijo jadeando, mirando tímidamente al guardabosque, casi ignorándolo

“Connie se agachó delante de la última jaula. Los tres pollitos se habían metido dentro. Pero aún asomaban… y después salió la única cabecita, mirando desde el enorme cuerpo de la madre.

_ Me encantaría tocarlos!- dijo ella…

“La vieja gallina lo picoteó pero no con tanta fiereza (como a ella). Y lenta, dulcemente, tanteó entre las plumas del ave y sacó un pollito que asomaba débilmente en su mano cerrada:

_ Tome!- dijo, tendiéndole la mano.

“Ella cogió la minúscula criatura… (el pollito) miró decidido a su alrededor y profirió un pequeño “pío”. El guardabosque, en cuclillas a su lado, contemplaba también con expresión divertida al atrevido pajarillo entre las manos de ella. Y de pronto vio caer una lágrima sobre su muñeca. Se puso en pie y se apartó… Se volvió de nuevo a mirarla… Sin saber lo que hacía, se acercó a ella, se agachó, le cogió el pollito de las manos y lo metió otra vez en la jaula. En el fondo de sus riñones, el fuego cobró de pronto más violencia. La miró con temor. Connie había vuelto la cara y lloraba ciegamente con toda la angustia de su abandono. Su corazón se derritió de pronto como una gota de fuego, extendió la mano y posó sus dedos en la rodilla de ella:

_ No debería llorar.- dijo con suavidad… La mano le acarició la cara suave, suavemente, con infinita dulzura y serenidad, y por último sintió el roce de un beso en la mejilla…. Y tuvo que entrar en ella, entrar en la paz de la tierra de su cuerpo dulce e inmóvil.

“(Connie) no comprendía la belleza que encontraba dentro de ella, aquel éxtasis de belleza que sentía en rozar su cuerpo vivo y secreto. Pues sólo es la pasión lo que lo suscita. Y cuando la pasión ha muerto, o está ausente, entonces resulta incomprensible y hasta despreciable el latido magnífico de la belleza, la ardiente, la viva belleza del contacto, mucho más honda que la belleza de la visión… Él se quedó quieto también. Pero la tenía apretada y trataba de cubrir sus pobres piernas desnudas con las suyas para abrigárselas…

_ No se debe desconfiar de la ternura.- dice Oliver.

_ No, es verdad, no desconfíes de tu cuerpo, cuando se te excita la sangre.- dijo ella- Entonces no desconfías, verdad?

_ No, es verdad. Por eso me he metido en todos esos problemas. Y por eso desconfía mi razón de forma tan completa…

_ Te lo digo yo?- dijo ella mirándole a la cara- Te digo yo qué es lo que tienes que no tienen los demás hombres, y lo que hace posible el futuro? La valentía de tu propia ternura, eso es lo que es…

_ Eso es!- dijo… Es cuestión de conocimiento… y esa ternura física, que es la más excelsa incluso entre los hombres; una ternura adecuada y viril. Eso les hace realmente hombres, no tan simios. Si! Es la ternura, en realidad… el sexo verdaderamente es tacto, el tacto más íntimo de todos. Y es del tacto de lo que tenemos miedo. Sólo somos semiconscientes, y sólo estamos semivivos. Tenemos que llegar a estar vivos y conscientes del todo. Los ingleses sobre todo, tienen que entrar en contacto los unos con los otros, de un modo delicado y tierno. Necesitamos llorar…

“Pensó con infinita ternura en la mujer. Pobre criatura abandonada; era más buena de lo que ella creía, y muchísimo más que la dura gente con la que se relacionaba. Pobre criatura; tenía algo de la vulnerabilidad del jacinto silvestre, no era todo impermeable y platino como las jóvenes modernas. Y la destruirían! Igual que la vida, la destruirían como destruyen toda la vida natural y tierna. Tierna! En cierto modo era tierna; tierna con la terneza del jacinto recién abierto, algo que había desaparecido en la moderna mujer de celuloide de hoy. Pero él la protegería con su corazón durante algún tiempo…antes de que el hierro insensible y el Mammón de la codicia mecanizada les aniquilase a los dos….

“ La mujer! Ojalá pudiese estar aquí con él, y no hubiera nadie más en el mundo. De nuevo el deseo en él, y su pene comenzó a removerse como un pájaro vivo. Al mismo tiempo sintió sobre sus hombros una opresión, un temor a exponerse a sí mismo y a ella a ese Ser exterior que centelleaba malignamente con sus luces eléctricas…

“ Pensó en la mujer. Habría dado en este mundo cuanto poseía, cuanto pudiera poseer jamás, por tenerla entre sus brazos, por estar envueltos los dos bajo la manta, y dormir. Todas sus esperanzas de eternidad, y todo lo conseguido hasta entonces, lo habría dado por tenerla allí, envuelta con él en la misma manta, y dormir, sólo dormir. Le parecía que dormir con la mujer en sus brazos era su única necesidad….

“ Qué clase de hombre era él en realidad? Le gustaba ella verdaderamente? Creía que no mucho. Sin embargo, era amable. Tenía algo, una especie de cálida dulzura, extraña e impremeditada…..

 

EN CUANTO al aspecto erótico de la historia se refiere, (ternura más sexo) valdría la pena dedicarle un monográfico para entender en todo su frescor el tierno machismo de Lawrens, quien en este aspecto inspira algo de lástima porque es evidente que él no quiere ver desde esa óptica las relaciones intergenéricas, pero es claro que no lo puede evitar: hace de Connie la perfecta mujer inteligente pero tontita, que se deja seducir intelectualmente por el lord y después se deja seducir sentimental-sexualmente por el guardabosque; es decir: el ideal para todo hombre al menos de aquella época; ella ni pincha ni corta, simplemente se deja. Se desprende de la propia historia: “el hombre jode y la mujer es jodida” intelectual o sexualmente. Y, que los hombres protagonistas como Oliver, Michaelis, Clifford…, o segundones, piensen así, no tendría por qué ser achacable al autor sino al machismo generalizado. Pero que la propia Connie piense y sienta así, ya demuestra la incapacidad de Lawrens para pensar de distinta manera: es el suyo un machismo congénito, del que él mismo habría renegado de haber sido consciente.

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. JoseAn dice:

    El enfoque es impecable. No escribió Lawrens una historia convencional, o una novela con desarrollo y final lógicos, porque es también sociología y es historia. En cuanto al carácter de Connie, es cierto que resulta poco coherente, a veces es muy decidida y a veces demasiado sensible y vulnerable. Pero no increíble

  2. Antton dice:

    Estoy de acuerdo con Marianna, puede resultar tan interesante o más el aspecto social de la historia, la crítica, el anti-dinero, da más para pensar que el aspecto sexual o erótico de la historia, o se equilibran los intereses. Si vamos buscando morbo, la novela aburriría

  3. Marianna dice:

    He penado hacer paralelismo entre lady Chatterley y Madame Bovary. Es muy posible que Lawrens conociera la novela francesa y que todo sean afinidades, pero encuentro más fuerza en la inglesa, aunque de sinceridad o autenticidad, las dos andan bastante cojas. Pocos personajes femeninos hay, descritos por hombres, que resulten creíbles. Interesa de ésta más el fondo social que lo que aporte de relación sexual

  4. Richard dice:

    La mujer inteligente pero vulnerable, es decir muy sensible, es caramelo para todo hombre que quiere ser admirado, querido y…soportado sin condiciones

  5. Yesus dice:

    Semejante sinceridad contra los ingleses y en aquella época no me extraña la tardanza del trágala. Aunque se podrían decir cosas semejantes de otros países. La industrialización globalizada es lo que tiene y que va a tener: arruinar las sociedades. Muy bien traído

  6. Zeta lo Grand dice:

    Esperando ya la segunda parte

  7. Marién dice:

    Una interesante manera de iniciar en el interés por una novela de muchos significados