MUJERES DEL COMPLEJO SIGLO XVI

Posted: 30th enero 2022 by Aurora in Crítica

MUJERES DEL COMPLEJO SIGLO XVI

Hay que elegir. En todos los siglos habrá habido mujeres tan válidas como  hombres. La historia de la humanidad, y todo lo que no haya sido historia, ha sido dirigido por los hombres. Así que desde la enseñanza primaria aprendimos que la historia la habían hecho los hombres, porque se movían, (guerras, descubrimientos oceánicos) Únicamente, en el siglo XVI nos metían a Isabel la Católica porque no había otro remedio, y a La Latina porque le daba clases. Pero siempre hubo varones que consideraban a sus hijas con el mismo respeto y derecho que a sus hijos varones.

Como ocurrió con Don Pedro Sigueo, oriundo del reino de Francia, humanista y político del lado de los Los Cumuneros, especialmente de Doña  María de Pacheco (“La Leona de Castilla”, viuda de Don Juan de Padilla.

El listado de pintoras, escritoras, humanistas, es largo. Había, siempre con el apoyo de los padres inteligentes, padres varones queremos decir, porque estaban en la esfera del poder, multitud de mujeres en esos siglos oscuros para el género femenino. Hubo quienes demostraron que su cerebro estaba conformado para la inteligencia de la misma manera que el de los hombres. Los distintos grados o niveles de capacidad, venían marcados por herencia o por abandono posterior, o por “falta de oportunidades” que diríamos a ahora. Pero, si había interés, esfuerzo y ayuda oportuna, una mujer podía tener la misma capacidad intelectiva que un hombre. Y nos estamos refiriendo a niveles altos en ambos casos.

En aquellos tiempos, la gente culta se expresaría en latín. “El pueblo”, utilizaría distintas jergas ibéricas según el lugar y la influencia que hubiesen tenido los distintos grupos étnicos que hubieran habitado la península: árabes, africanos, hebreos, etc.

En 1942 un gramático muy capaz trató de poner orden, reglas de utilización para unificar toda aquella mezcolanza. Y tuvimos la Primera Gramática de la Lengua Española debido al gran gramático don Antonio de Nebrija. La gente culta seguía dominando el latín en los salones y en sus escritos

,

En ese ambiente de dominio masculino, había padres varones con inteligencia y con poder,. Como ganaron las tropas realistas, algunos disidentes se refugiaron en Portugal, adonde fue el padre de Luisa Sigea, nacida en 1522 y muerta 1560. Cuando Luisa tenía dieciocho años, escribió una cata en latín culto al Papa Paulo III, muy comentada por la comunidad culta, con lo cual se dio a conocer.

Cuando tenía veinte años, Luisa y su hermana fueron invitadas por la Corte portuguesa a integrarse en un grupo de élite, de mujeres de Corte, humanistas, músicas y muy versadas en distintas disciplinas. Luisa Sigea fue buena música y no tan buena pintora. Pero a dominio de idiomas, no la superaba nadie: español, portugués, francés, italiano, latín, griego, árabe, sirio. Muy versada en historia, filosofía y poesía. Además, era muy bella. Se ha perdido la mayor parte de su obra. Lástima.

Canción de la Señora Luisa Sigea de Velasco, declarando:

Pasados tengo hasta ahora/muchos meses largos/tras un desseo en vano sostenido/que tanto oy día mejora/cuando los más amargos/ y más desesperados e tenido./Lo que en ellos e sentido/no puedo yo contallo,/el alma alláa lo cuente/mas ella no lo siente/tampoco no calle como callo./Oh grande sufrimiento/ que a veces quita al alma el sentimiento!

Octavas de la Señora Doña Luisa Sigea, declarando:

Un fin, una esperanza, un cómo o cuándo/tras sí traen mi derecho verdadero/ los meses y los años voy pasando/ en vano, y paso yo tras lo que espero;/estoy fuera de mí, y estoy mirando/ si excede la natura lo que quiero; / y así las tristes noches velo y quento/ mas no puedo contar lo que siento.

Ideas, sentimientos y formas renacentistas. Al alcance de mujeres y de hombres.

La segunda mujer renacentista que crea interés y curiosidad hoy en El Salón es Leonor de Ovando, 1544-1611

Escritora y monja dominicana. Recordemos que Colón llega a Santo Domingo en 1492. Y recordemos a la mejicana  Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695): Ya que no podría entrar en la universidad para cultivarse como era su deseo, optó por la vida religiosa. Por supuesto, no fue una monja anodina, y  Leonor de Ovando tampoco. Tomó el hábito a la increíble edad de diez años y es tenida como la primera monja y poeta dominicana. Es de interés pensar en la atracción que debía de ejercer la vida en el claustro incluso para jóvenes de buenas familias. O lo ingrato de la vida civil. Al menos, parece que les permitían elegir. Lo cierto es que tenían a su disposición libros y tutores que formaban su bagaje cultural y podían contar con libertad para elegir los temas de su interés dentro del mundo del saber. Lo que parece tan positivo es precisamente ese  afán de saber, de conocer, materias como astronomía, filosofía, física; filosofía, literatura; caso de la mejicana.

Un dato curioso respecto a esta monja dominicana es que en 1586 el convento fue destruido por el bucanero Francis Drake. Y lo lamentable es que, al cambiar de emplazamiento el convento, se perdió prácticamente gran parte de la obra de Ovando.

Que no fue una monja exclusivamente dedicada a sus aficiones culturales, lo demuestra el que escribió al rey quejándose de los abusos cometidos en la isla por el gobernador Osorio. Por tanto, “acusada por injerencia en asuntos no religiosos”. Qué vaivenes políticos  no tuvo Fray Bartolomé de las Casas para defender a los nativos y atacar a quienes los atacaban! Pues, bien;  las mujeres son libres para hacer aquello que consideren útiles para los demás.

Pecho que tal concepto ha producido/la lengua que lo ha manifestado,/la mano que escribió,/me han declarado/ que el dedo divinal os ha movido./Cómo pudiera un hombre no encendido/en el divino fuego/ni abrasado,/hacer aquel soneto celebrado,/digno de ser en almas esculpido?/Al tiempo que lo vi quedé admirada/pensando si era cosa por ventura/en el sacro colegio fabricada./La pura santidad allí encerrada/ el énfasis, primor de la escritura,/me hizo pensar cosa no pensada.

Poemas y villancicos, amor a lo divino, “propio de monja” también se salvaron del incendio de Francis Drake. Pero consideramos que este soneto anterior los supera a todos.

Leonor de Ovando es otra de las grandes mujeres en la historia femenina de la humanidad, que deberían salir del baúl oscuro del olvido. Hay muchas mujeres  de las cuales hombres muy prominentes podrían aprender, para beneficio de todos.

Be Sociable, Share!