PABLO NERUDA Y FÉLIX GRANDE

Posted: 5th mayo 2013 by Aurora in Literatura
Tags:

Pablo Neruda, (1904-1973)

Félix Grande, ( 1937)       DOS POETAS DE MAL DORMIR. ENORMES.

Dónde se aprende a ser mala persona? Hay Institutos, Universidades? Clases particulares? Hay manuales? Encontraste alguno?

Tal como están las cosas, tal como va la herida

puede venir el fin  desde cualquier lugar.

Pero caeré diciendo que era buena la vida

y que valía la pena vivir y reventar.

Puedo morir de insomnio, de angustias o de terror

o de cirrosis o de soledad o de pena.

Pero hasta el mismo fin me durará el fervor,

me moriré diciendo que la vida era buena.

Puedo quedar sin casa, sin gente, sin visita,

descalzo y sin mendrugo ni nada en mi alacena.

Sospecho que mi vida será así y ya está escrita

pero caeré diciendo que la vida era buena.

Puede matarme el asco, la vergüenza o el tedio

o la venal tortura o una bomba homicida,

ni este mundo ni yo tenemos ya remedio.

Pero caeré diciendo que era buena la vida.

Tal como están las cosas, mi corazón se llena

de puertas que se cierran con cansancio o temor.

Pero caeré diciendo que la vida era buena:

La quiero para siempre con muchísimo amor.

“Poética”   Félix Grande.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada

Y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.

Mi alma  no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.

Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles,

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.

Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,

Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,

Y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”.         Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

El reloj de pared

Marca mil novecientos

Sesenta y nueve. Hace un instante

Mamá viene corriendo por las calles

En busca de un refugio

Contra las bombas me oculta en sus brazos

El reloj marca mil novecientos treinta y siete

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Hace un momento mis antepasados

Comenzaban a golpear un tronco hueco

Para comunicarse con los más próximos lejanos

Sale la luna y toda la horda

Se siente rodeada de tigres

Borracha de materia original

Examinan el mundo vacío

Y sienten que les falta el lenguaje

Golpean sobre un tronco

Arrancando de él sílabas enigmáticas

Religiones extrañas

Conocimientos ilegibles

Extenuantes soberbias

Premoniciones pavorosas

Que se habrán de cumplir una por una

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

El reloj de pared marca mil novecientos

Cuarenta y cinco. Suben

Las sombras arañando el tiempo

Un tirano de la horda

Despedaza la carne de un venado

El salvaje que habrá de asesinarlo

Para esperar a su propio asesino

Mama en la teta de su madre

El tirano lo mira alimentarse

No hay escena más plácida más horrenda que ésta

Cae la primera bomba nuclear.

Hace un momento tengo quince años

Sube a mi piel el secreto más honesto del mundo

Muerdo la carne de una vecina silenciosa

Sigo haciendo el amor gimiendo hiriendo

Mientras mueren mis familiares

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

……..

……..

El reloj de pared marca las nueve y media

Sube desde la calle el sonido del tráfico

Un perro allá en el pueblo ladra

Un obús silba allá en la guerra

Allá por todas partes hay miedo sangre cálices

Miembros rotos fósforo ardiendo

Los ojos de un cadáver anónimo

Ruedan al suelo y miran con misericordia:

Ven a la horda pidiendo socorro

Mediante un tronco hueco

Mi hija golpea en la puerta

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

……

…….

“Espiral”                       Félix Grande.

((La poesía no es necesariamente linda.  Puede ser un revuelto de vísceras. De las suyas y de las tuyas. La tomas o la dejas))

zp8497586rq
Be Sociable, Share!
  1. Sara B dice:

    Que la vida es buena y vale la pena estar de pie delante de ella. Gracias por traerlo en estos días. Y gracias a Félix Grande. Es tan corto el amor y es tan largo el olvido. El olvido es siempre injusto?

  2. Toni Krakg dice:

    El primer poema de F.G. me ha parecido genial.
    Gracias por mostrarlo.