RUBÉN Y LOS DEMÁS

Posted: 17th diciembre 2020 by Aurora in Crítica

– Eran obras de reacondicionamiento durante el verano, os acordáis?- pregunta la P.C., aunque, es una pregunta superflua porque nos acordamos perfectamente: obras en EL Salón mientras todos trataban de viajar al extranjero.

-Y estamos, casi, a finales de año. Seguro que, entre todos, hemos preparado un montón de temas interesantísimos- dice YuYu.- Por ejemplo, yo traigo un tema que va a encantar a «Yarek, El de los Sonetos». Que se ha quedado ya con este sobrenombre, sí o no, Yárek el de los sonetos. Y, antes de que me digáis: «Sí, por favor!» me pongo a ello.

-Modesta que eres, YuYu; que no te suplique nadie.

-Me vino curiosidad sobre un tema: un escritor, un poeta, crea poemas pensando en otros poetas. No sé si por influencia o por afecto o simplemente por efectividad. Y voy a resumir: Ruben Darío escribe para Cervantes y para Juan Ramón Jiménez. Y los leo rápido porque están los electricistas trabajando y dentro de poco nos cortarán la luz:

Horas de pesadumbre y tristeza/paso en mi soledad.Pero Cervantes /es buen amigo.Endulza mis instantes/ásperos y reposa mi cabeza./Él es la vida y la naturaleza,/regala un yelmo de oro y diamantes/ a mis sueños errantes./Es para mí: suspira y ríe y reza./Cristiano y amoroso y caballero,/parla como un arroyo cristalino./Así le admiro y quiero,/ viendo cómo el destino/hace que regocije al mundo entero/la tristeza inmortal de ser divino.

-«La tristeza inmortal de ser divino». Como para pensar un rato.- dice la Catedrática Pelirroja.

-Es lo que tienen los sonetos, les van bien la profundidad de pensamiento y de palabra. Y sigo con el soneto a Juan Ramón Jiménez:

¿Tienes, joven amigo, ceñida la corona/para empezar, valiente, la divina pelea?/¿Has visto si resiste el metal de tu idea/la furia del mandoble y el peso de la maza?/Te sientes con la sangre de la celeste raza/que vida con los números pitagóricos crea?/ Y, como el fuerte Heracles al león de Nemea,/a los sangrientos tigres del mal darías caza?/Te enternece el azul de una noche tranquila?/Escuchas pensativo el sonar de la esquila/cuando el Ángelus dice el alma de la tarde?/¿Tu corazón las voces ocultas interpreta?/Sigue, entonces, tu rumbo de amor.Eres poeta./La belleza te cubre de luz y Dios te guarde.

-Fácil. Leemos este soneto por la noche, las veces necesarias para que sepamos al final, si decimos que sí a todo, somos poetas. Aunque no sepamos escribir sonetos, ni ahora ni nunca.- dice el Actor de Televisión.

-Eso es para decirlo en la Cátedra, te ha quedado muy bien.

Hay el temido chisporroteo de cables y nos quedamos sin luz.

Be Sociable, Share!