SEGUNDA LECCIÓN DE EXTRAÑO AMOR

Posted: 16th septiembre 2015 by Aurora in Literatura
Tags:

 

«KHALIL GUSTABA de realizar excursiones por los alrededores de su aldea natal al convento de Mar Sarquis (donde sería enterrado), a la Gruta de Kadhisa, al bosque sagrado de los Cedros, al profundo Valle de los Santos, siempre envuelto en la umbría… se empapó de un escenario de resonancias bíblicas cuyo centro era Biblos, la ciudad de los adoradores de Astarté y donde los romanos, los árabes y los cruzados dejaron huellas más destructivas que civilizadoras. Khalil se saturó de sol y de Mediterráneo, así como de las atractivas ruinas de los primeros tiempos de la Humanidad».

ADEMÁS de transportarnos a un espacio interior que, seguramente, teníamos olvidado entre el fárrago de malas noticias, humor macabro, mediocridad y violencia, nos da sus meditaciones y los resultados de sus meditaciones. Los cedros, sagrados o no, ayudan a crear un carácter meditabundo.

CUANDO EL AMOR OS LLAME, seguidlo. Y cuando  su camino sea duro y difícil,

y cuando sus alas os envuelvan, entregaos, aunque la espada entre ellas escondida, os hiera.

Y cuando os hable, creed en él. Aunque su voz destroce vuestros sueños

tal como el viento norte devasta nuestros jardines.

Porque, así como el amor os corona así os sacrifica.

Así como os acrece, así os poda.

Así como asciende a lo más alto y acaricia vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol,

así descenderá hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.

Como el trigo en gavillas él os une a vosotros mismos.

Os desgarra para desnudaros. Os cierne, para libraros de vuestras coberturas.

Os pulveriza hasta volveros blancos.

Os amasa, hasta que estéis flexibles y dóciles.

Y os asigna luego a su fuego sagrado para que podáis convertiros en sagrado pan

para la fiesta sagrada de Dios. Todo esto hará el amor por vosotros

para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón y convertiros, por ese conocimiento,

en un fragmento del corazón de la vida.

Pero, si en vuestro miedo, buscáis solamente la paz y el placer del amor, entonces

es mejor que cubráis vuestra desnudez y os alejéis de los umbrales hacia un mundo

sin primaveras donde reiréis, pero no con toda vuestra risa, y lloraréis,

pero no con todas vuestras lágrimas.

El amor no da más a sí mismo, no toma nada más que a sí mismo.

El amor no posee ni es poseído.

Porque el amor es suficiente para el amor.

Cuando améis, no debéis decir: «Dios está en mi corazón». Sino, más bien:

«Yo estoy en el corazón de Dios».

Y pensad que no podéis dirigir el curso del amor porque él, si os encuentra dignos,

dirigirá vuestro curso.

El amor no tiene otro deseo que el de realizarse.

Pero si amáis, y debe la necesidad tener deseos, que vuestros deseos sean estos:

Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

Saber del dolor de la demasiada ternura.

Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor y sangrar voluntaria y alegremente.

Despertarse al amanecer con un alado corazón y dar gracias por otro día de amor.

Descansar al mediodía y meditar el éxtasis de amar.

Volver al hogar con gratitud en el atardecer.

Y dormir con una plegaria por el amado en el corazón y una canción de alabanza en los labios.

 

((Se puede entender que propone un amor como filosofía o camino para la paz. No habría querellas en la pareja, ni en la familia ni, ascendiendo, a nivel de patrias o fronteras. Sería una mirada positiva hacia la Naturaleza y el Universo. Tendríamos tiempo para observar y meditar, y los ciento cuarenta caracteres serían sobrepasados muchas veces en nuestras reflexiones hechas en solitario o en compañía, y no sabríamos decir ante una petición de atención o ayuda, esa frase antiamor que hoy se oye con profusión: NO TENGO TIEMPO))

 

Be Sociable, Share!
  1. Ricardo dice:

    Este Dios no tiene nacionalidad ni banderas. Se refiere a lo más grande del mundo dentro de mí, porque amo

  2. Irati dice:

    La prisa en la que vivimos no responde casi nunca a que tengamos cosas importantes que hacer, sino a los requerimientos técnicos de un sistema que trata de mantenernos distraídos/ocupados todo el tiempo, alternando opciones de control» dice Jorge Riechmann.
    Por eso es un gustazo leer agradablemente olvidando los aparatos de cualquier geneación

  3. Ángel Ponz dice:

    Prpongo un debate para una sesión del Salón: no os parece muy parecido Coelho a Gibrán?

  4. Leyre dice:

    Pues presentaremos un plan supranacional a ver si se plantan cedros por todas partes. Primeramente en algunos desiertos. vale la pena irrigar como sea

  5. Joana dice:

    No terminaba de salir del Salón y veo nuevo tema interesante. Me encanta Khalil Gibran. Es prosa poética o poema en prosa que más ideas me dice