Segundo artículo de la P.C. sobre EL SER PRIMITIVO

Posted: 1st febrero 2016 by Aurora in Crítica
Tags:

Segundo artículo de la P.C. sobre EL SER PRIMITIVO (La vida “natural”)

 

CÓMO SE CONVIRTIÓ la horda en clan? Los individuos humanos estaban sujetos a múltiples peligros que conseguían matarlos jóvenes (igual que en estadios previos anteriores). Habría un jefe: el sujeto más vigoroso. Dos o tres hordas se unieron para formar un campamento de autodefensa. Había nacido el clan, que va a marcar, a dar características específicas diferenciadoras.

EL ESTUDIO DE LAS COSTUMBRES primitivas es de tiempos recientes y demuestra hasta qué punto estamos equivocados al considerar la forma en que vivían como “el estado de la Naturaleza”. Esta visión romántica de una humanidad primitiva feliz subsistió durante mucho tiempo. (Rousseau, Saint Pierre):

“… Al menos sólo tienen que soportar las cargas de la naturaleza. Nada les contraría. Sin falsas barreras el mundo se abre ante ellos. Si quieren ir, van. Si quiere reposar, reposan. Ninguna mano doblegó su frente, ninguno de los vicios de la servidumbre ha depravado sus almas” ( Lamennais, 1836)

EN ESTA PARRAFADA no hay una sola palabra que no desmienta lo que en la actualidad se sabe ya de la vida de los primitivos. Una vida rodeada totalmente de defensas, circundada de una red de reglamentos minuciosos. “Los hombres y mujeres de la naturaleza son los menos libres entre hombres y mujeres, y en la selva tropiezan a menudo con falsas barreras y con anuncios parecidos a esto: “No se puede seguir tal camino, no se puede tocar tal árbol, no se puede tomar tal fruta, no se puede atravesar tal corriente.” Pero no son anuncios escritos en cartelitos que se puede llevar el viento, lo leen en su memoria acrítica; saben que las cosas prohibidas están “tabuadas” y no cuestionan nada.

LA LEY DE LA SANGRE:

El principio fundamental del régimen “clanal” es el de que la sangre humana es sagrada y por consecuencia está señalada por un severo tabú del que se derivan TRES PRINCIPIOS SECUNDARIOS:

1º La consanguinidad de todos los miembros del clan; es decir la sangre no es individual sino colectiva

2º El carácter maléfico de la sangre emitida por el organismo femenino

3º La identidad de las secreciones masculinas y femeninas

ES VERDADERAMENTE peligroso que una gota de sangre menstrual caiga a tierra o sea tocada por un rayo de sol. Por eso, muchas veces se encierra a la desgraciada en una choza vigilada y oscura, en la que los mismos alimentos le son servidos por medio de un bastón. Las cosas que NO puede hacer, son numerosas. No puede preparar ciertas legumbres, ni entrar en plantaciones de arroz o tabaco. No puede comer pescado, ni bañarse en el río porque los peces huirían de los pescadores. No puede comer en los mismos platos que los demás sino en hojas de plátano que ha de tirar luego en lugares donde no las puedan encontrar las vacas. No puede tocar las flechas o el fusil del cazador (etc…). No solamente el cuerpo de la mujer está “tabuado”, sino incluso su mismo nombre. En la vieja China, el marido no podía articular el nombre de su mujer hasta después de la menopausia. No hay pueblo en el mundo que no tome o haya tomado precauciones contra la hemorragia periódica de la mujer. (No podían conocer ni comprender su origen, por tanto pasa a ser tabú).

INCLUSO EN ESTE APARTADO se aprecia el ancestral machismo: El tabú de cuarenta días que afecta a la mujer que acaba de dar a luz a un varón, se dobla después del nacimiento de una niña, elemento altamente peligroso, o como un castigo.

OTRO RASGO CURIOSO en este sentido: Un parto doloroso es considerado a veces como el resultado de un adulterio cometido por la esposa: en él puede morir la mujer; pero si ha sido el hombre el que ha violado el tabú de la continencia durante el embarazo (de su mujer), morirá el niño.

LAS SECRECIONES MASCULINAS:

PROCEDENTE del cuerpo del hombre, el esperma contiene su alma, y por tanto el alma de todo el clan. Así, está considerado de la misma forma que la sangre que emana del organismo femenino. (Ya dijimos en el anterior artículo, que los no evolucionados no relaciona-ban copulación con procreación). Pero el líquido masculino está igualmente señalado por un tabú, y la pubertad del hombre está condenada a las mismas restricciones que la de la mujer. Está sometido a tal cantidad de pruebas, que el fenómeno fisiológico entraña su iniciación, su recepción solemne en el clan, del que será en adelante miembro con todos los derechos. La iniciación se inicia generalmente en la pubertad. Sin embargo, entre ciertos bantúes, cuando el pequeño empieza a arrastrarse, se le coloca alrededor de la cintura un cordón endurecido por el esperma de su padre; entonces se dice que se ha convertido en “una persona mayor”. En la tribu thonga de los mismos bantúes, el muchacho es declarado púber después de la primera pérdida seminal. Entonces, el hechicero hace beber al muchacho un líquido compuesto por la grasa de la piel triturada de todos los animales de la selva a la que se ha añadido la hierba a medio digerir extraída del estómago de un perro. El joven se frota después con este líquido las articulaciones y puede tomar parte entonces en el gangisa, juego ritual que consiste en hacerse elegir por una muchacha a la que ofrece un trozo de tela…. El líquido que testimonia la pubertad masculina está sometido igualmente a severas prohibiciones. No debe ser derramado “en vano”… Sin embargo, fuera de la copulación, el hombre puede perder su semen involuntariamente, fenómeno que acarrea consecuencias análogas a las que provoca la menstruación… Es curioso ver cómo esa idea de culpabilidad se perpetuó hasta nuestra Edad Media; un “penitencial católico condenaba a rezar veinte salmos al que hubiera tenido una polución nocturna ex cogitatione, y sólo doce si era non voluntate. Esta distinción es de orden moral y demuestra cómo un precepto pasa del nivel mágico al religioso.

EL ESPERMA, como la sangre, contiene el potencial vital del clan. Idea que nos ilustra una de las más extraordinarias costumbres que nos ofrecen los hábitos de los actuales “salvajes”: en una tribu de Queensland, la joven casada es desflorada por varios hombres del clan que deben luego consumir, ritualmente, la mezcla de la sangre y del esperma.

RESUMIENDO: todo lo que sale o proviene del cuerpo humano (sangre, esperma, excrementos, saliva, orina, excremento, cabellos, uñas, incluso la sombra) contiene no solamente el alma del interesado sino también un mana del que hay que guardarse y que hay que saber utilizar.

DEDUCIMOS QUE los conceptos de castidad y pudor son nociones “evolucionadas” que nada tienen que ver con el ser primitivo. No es que los ridiculice, es que los ignora. (G.W.)

((Artículo dedicado a la Actriz de Televisión, que un día de estrés post festivo quiso ir a vivir entre los hotentotes para tener una vida relajada. Quizá hubiera escrito  un buen artículo. Pero dudamos que su existencia allí hubiera podido ser lo que nosotros entendemos por “tranquila”.))

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Andrés dice:

    Tanto temor por lo desconocido o misterioso tenía y tiene que cortar la iniciativa de raíz; es verdad que no son libres

  2. Vanesa dice:

    La idea de «el buen salvaje» fue pura envidia. O deseo de que fuera verdad

  3. Mikel dice:

    El animista está lleno de tabúes, entre lo que adora y entre lo que teme, su vida está llena de prohibiciones. No sé si será tranquilo pero no es libre

  4. Marián dice:

    Si mala la vida de la mujer mala también la del hombre. Gran evolución hasta hoy, pero mucho queda aún para explotar toda la capacidad de la inteligencia humana y que sea positiva

  5. Vanesa dice:

    Que pueden hacer todo lo que les permiutebnhacer. Da para pensar tanta libertad