SEMÁNTICA Y ÉTICA

Posted: 4th septiembre 2016 by Aurora in Crítica
Tags:

 

SEMÁNTICA Y ÉTICA: un huevo de dos yemas que llevamos a la Academia en un cestillo.

 

“Quién manda en el idioma? Los dueños de la Lengua son los hablantes.”

 

-Quiero proponeros un debatillo veraniego a propósito de esto que os acabo de leer. A mí me ha dejado ojiplático.- dice el Redactor.

– Que yo haya estudiado,- responde la P.C.- los hablantes no son dueños del idioma, eso faltaba. Son USUARIOS, puesto que la Lengua es patrimonio de una comunidad y pertenece a todos los hablantes por igual. Por tanto, todos tienen la misma obligación de aprender bien las instrucciones de uso, o sea gramática, semántica y ortografía, para no dañar el derecho de cada uno a ver utilizado correctamente el patrimonio común, que sirve para intercomunicarse. No es que lo diga yo, es que viene en los libros. O venía, no hace tanto tiempo. No creo que hayan cambiado.

– Digo yo que es similar a los parques públicos: son de todos, míos también; pero, puedo yo hacer lo que me dé la gana en el cachito que elija? Creo que no, porque ese cachito también es de todos.- es una visitante de pelo azafranado la que acaba de exponer su idea.

– Totalmente de acuerdo. Lo de antes viene a cuento de algo que os voy diciendo: un tío mío era adolescente por los años sesenta; y se lió en el pueblo a trompadas…- empieza el Redactor, y le corta un contertulio muy joven, asiduo:

– Hoy habría que decir a hostias, para ser lo contundente que todos esperan. A hossstias, tío!

– Vale, vivimos en un momento contundente, rico, rico. Pues algún adulto que pasaba por allí, preguntó la causa de la pelea. Y mi tío respondió, amoratada la cara de golpes y de indignación, y con voz de rabia: “Han insultado a mi madre!” Le habían llamado “hijo de puta”; según se decía entonces: “le habían mentado a la madre.” El hombre mayor que pasaba le dio la razón, porque era un acuerdo, una convención social; no era una interpretación personal del adolescente que era mi tío. Si te mentaban a la madre te liabas a trompadas para defender su honor, el de la madre. Tenían bien claro el contenido del insulto.

– Espera que maneje algún tipo de interpretación oficial que tengo por aquí: mentada de madre: “Injuria u ofensa dirigida a alguien con insultos contra su madre”.

– Muy oportuno, gracias. Pues hoy, podemos oír a un humorista sobre un escenario que dice: “Hay que ser mu’ hijo de puta p’a rompé un pantalón de pana”. Y otra que vuelve; éste es un político en la tribuna: “Lo que da miedo no son las brujas amarillas sino los hijos de puta que desahucian”. Y ahora el exégeta actual, dice de “hijo de puta”: “Su uso es despectivo. Se utiliza por su fuerza semántica, no en referencia a la madre.”

– Espera, vamos a deshacer dudas: SEMÁNTICA: parte de la Lingüística que estudia el significado de las expresiones lingüísticas, las relaciones de significado entre las palabras del vocabulario de una Lengua.

– Ondia, pues si dice que no se hace referencia a la madre, dónde está la fuerza semántica? O sea, si no quieres insultar a la madre, insultas al hijo mencionando, aunque digas que no, a la madre; porque quién es la madre del hijo de puta? La puta que dices que es su madre, no?

– Quien llame a alguien hij@ de puta y crea que no hace referencia a la madre, que se lo haga mirar.

– Yo quiero intervenir también, a ver: si negamos la relación entre estas palabras: hijo de puta, porque no hacen referencia a la madre, dónde está la fuerza semántica? A quién se ofende o desprecia, entonces? Puede ser una expresión llena de fuerza fónica, pero no semántica, o sea una expresión vacía de contenido. Pues vaya insulto de mierda!

– Tú lo has dicho: vaciedad semántica igual a vaciedad de pensamiento. Y al revés.

– Es que hay más. Hay, por ejemplo: “mecagüen tu/mi/vuestra puta madre”.

– Alguien dirá que no hay referencia a la madre?

– Qué sustantivo va después de puta?

– Ni idea.

– Qué es un sustantivo?

– Bueno, esto ya es una juerga total! Aquí hay que reconducir el tema, que lo merece!- el Redactor ha dado el habitual tirón a las pestañas y se queda mirando entre los dos dedos. A veces se arranca varias, quizá las esté contando.- Porque no estoy yo de acuerdo  con que sea un insulto sin contenido!

– De acuerdo contigo. Hay un insulto a la mujer, madre o puta. O puta y madre, da igual. Y ser hijo de esa persona conlleva un insulto por ser hijo de esa persona: la madre puta. Pero viene alguien y dice que no va contra la madre sino contra el hijo, que es el hijo de una madre que es puta, y ser puta no es un oficio respetado en esta sociedad; es que estamos repitiendo todo el rato lo mismo, no me lo puedo creer. Esto es de locos.- la P.C. se ha hecho un nudo con los dedos índice y pulgar de la mano derecha.

– Si uno no es consciente del significado de las palabras, algo malo está pasando.

– Ya lo dicen pensadores y lingüistas, me acuerdo ahora de Octavio Paz, y de García de la Concha, quien, por cierto, dice que se habla un español zarrapastroso.

– Espera, que voy a la autoridá. ZARRAPASTROSO: “que presenta un aspecto muy poco aseado, sucio, viejo o descuidado”.

– Vale, pues ellos dicen: se degrada el idioma–se degrada el pensamiento–, o viceversa, qué es lo primero, eh? Se degrada la realidad y se degrada el pensamiento? O al revés.

– La realidad nos arrastra de culo, y se está dando una enseñanza de ínfima calidad en gramática, en semántica y en ética. Y las expresiones más soeces y ordinarias dan de patadas a la figura de la mujer, no sólo la que venimos arrastrando. Por qué no ensayamos la fuerza fónica, o semántica si alguien quiere de: “Puto padre!”. “Hijo de puto!”. “Hijo de corrupto!”. Mecagüen mi puto padre!”. Por dar variedad. A ver si alguien sale a decir que es sin referencia al padre. Que tampoco tendría sentido, ni  ético ni estético.

– Es evidente,– que ya sé yo que vas por ahí–, que las Academias en este caso no pueden subirse a un púlpito y moralizar, no están para eso. Pero, una vez más, nos preguntamos entonces para qué están.

– Acordaos del señor marqués de Villena y su lema de 1713 para la Academia: LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR.

– Y echa el alientillo antes de pasar la bayeta. O sea que hace algo.

– Momentito, que tengo aquí la voz erudita. Dice: da esplendor supone: “Depura la Lengua de vulgarismos y novedades injustificadas”.

– Sí, recuerdo que estudiábamos que la Lengua, para mayor y mejor entendimiento entre los usuarios, es ECONOMÍA; de ahí lo de las novedades injustificadas; tendría que hacer una buena criba. Otra cosa será que el usuario le haga caso.

– Sobre todo si las novedades son del estilo de dimitido por dimisionario. Probable por posible. Reticente por renuente o remiso o desconfiado. Plausible por posible. Detentar por ostentar u ocupar, con lo que supone de insulto para la persona que decimos que detenta, si ocupa el cargo legítimamente, etc. Y mucho etc. y muy etc.

– La joya es aquello de: “Señora, un momento; que usted escucha, pero no oye!”

– Me pido aquello de: “Se pudo prevenir pero no preveer”.

– Pues ésta es de oro: “No es posible pero es probable”. Se puede probar lo que es real. Si no es posible, cómo sería probable?

– Y qué me decís del “discrepo contigo?”. Jijiji!

– Yo tengo otra en mi cartera: “Se interrogaron a los vecinos”.

– Es que la voz pasiva ha sido secuestrada!

– QUIÉN es la voz pasiva?

– Mucha guasa veo yo por aquí.

– Las Academias, limpiar mucho no es que limpien.

– Es que la cosa, quizá sea más de primaria que de academia.

– También puede ser que sea eso, sí.

 

ES EL MOMENTO del descanso, y El Redactor nos busca a la P.C. y a mí,  y nos habla bajo, con voz misteriosa:

– Sigo pensando que el insulto a la mujer, incluso vaciado de intención, o por ciego que parezca y vacío de contenido que quieran decir, evidencia un subconsciente insultante. García de la Concha relaciona la corrupción del lenguaje con la corrupción de la realidad.

– Venga, suelta tu teoría, ahora que no nos oye nadie.

– En este caso concreto que he traído yo, es que el feminismo avanza, y el varón, aunque sea de izquierdas y feminista, tiene un miedo que se muere; el feminismo, incluso el asumido por algunos hombres, les complica mucho la vida, y la carrera; y no sé si decir que el orgasmo. Y utiliza el insulto a la mujer como nunca, queriendo convencerse de que, en realidad, la palabra madre no existe en la frase; es que no la quiere ver. Yo que vosotras, mujeres, le echaría mucho el ojo. Porque no se trata sólo de un problema con la semántica y la ética: es un problema de neurastenia colectiva que afecta a media humanidad.

Ha hablado con media voz, gangosa, arrastrando los sonidos, como en una película de miedo un poco infantil. Chocamos los vasos y se rompe el ambiente misterioso. Habrá que pensar en esta teoría, porque el Redactor es un hombre muy inteligente, y muy atento observador de la realidad. Como el búho Ojazos.

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Inma dice:

    Respecto a discrepo contigo que tanto se oye, sólo con ir al diccionario se aclara: disentir DEL parecer o de la conducta DE otra persona
    Lo opuesto a estar de acuerdo CON
    Otra cosa sería discrepo contigo DE
    o sea estoy de acuerdo contigo en que estamos contra o en desacuerdo DE

  2. Antton dice:

    El que el lenguaje muestre nuestra forma profunda de ser o de pensar, es algo que se está olvidando. Quizá porque ya estamos viviendo mayoritariamente en la superficie de las cosas

  3. Mariant dice:

    He coincidido en el Salón con una decena de académic@s que andaban queriendo pasar desapercibid@s, con vaso de whisqui en la mano. Alguno hacía fiestas al búho Ojazos. Hablaban entre ellos, en susurros.

  4. Elías Ces dice:

    Bien mirado, el ejemplo del parque público está muy acertado: podemos ser usuarios del parque pero no es propiedad, como el idioma.
    Da mucho gusto ver que al Salón viene gente que piensa a derecho sin que se caiga a pedazos de pedante. La lengua zarrapastrosa la oímos todos los días y la leemos. Está llena de tensión y malos rollos

  5. Luis y Luis dice:

    Es verdad que la ética huele a devaluación, las convenciones sociales, o buena educación, están rebajadas. Mucho, he oído yo, «para que se jodan las mujeres, que quieren los mismos derechos» Y se hace grosero y zafio el léxico, que antes se usaba sólo entre hombres. Puede que el Redactor tenga toda la razón

  6. Vanessa dice:

    Será cierto que vivimos en la época del «todo vale», en idioma como en costumbres. Porque el idioma refleja las costumbres, eso es verdad

  7. Lahida dice:

    Este tema mola mazo, y tratado con humor, mucho mas que te cala, pero en serio, la enseñanza de la gramática etc. se está dejando hasta que profesores hay que parecen extranjeros aprendiendo nuestra lengua: dudan o caen directamente. Ya parece de tres generaciones una ensweñanza pésima