TAL DÍA COMO HOY FUE EL ÚLTIMO PARA TOMÁS MORO

Posted: 6th julio 2015 by Aurora in Crítica
Tags:

 

– Bueno, estos ya se fueron, como otros años, y me dejaron como responsable del Salón; la gozo. «Malena la goza», dicen, y yo creo que lo dicen con celos; quizá. La P.C. y El Redactor. Palacios y Yárek Palka están ya camino de Europa del Este. El Pintor no los acompaña esta vez; se queda y puede ser que colaboremos en algún encuentro.

A ver, qué tenemos. Partiendo de la sesión anterior, me parece interesante proponer lo siguiente:

– algunos estractos de Utopía  para someterlos a reflexión voluntaria y luego a debate, según el método habitual. Sería algo como: «RASGOS DE LA POLÍTICA VISTA CON SERIEDAD POR TOMÁS MORO, en el primer cuarto del XVI»

– y- «FRAGMENTOS DE JONATHAN SWIFT; CASI DOSCIENTOS AÑOS DESPUÉS». Swift mira la política con ironía y hace sátira a su costa. A costa de la política y los políticos, quiero decir.

– Denso para el verano.- me dijo la Actriz.

– Es que es muy joven, ella. A ver: algunos temas que llamaron mi atención; los tengo señalados por aquí:

A) En el primer libro presenta la cuestión de si un filósofo, intelectual diríamos hoy, debe aconsejar a los príncipes en la tarea de gobernar. O sea si debe actuar en política. Lo dejo aquí y respondo al final. Otro tema sería:

B) DIFERENCIA ENTRE BROMA Y BURLA

Encuentro interesante el tema porque parece que hoy se desdibuja la línea roja. Según sus ejemplos: podemos reírnos con las bromas del bufón. No debemos reírnos de un deforme o mutilado. Es decir, reír de las desgracias ajenas no es broma ni humor; es burla o escarnio.

C) ABOGADOS

Los utopienses tienen muy pocas leyes, «pues para un pueblo así organizado tiene que ser suficiente un número muy reducido de ellas. Lo que primero censuran en otros pueblos es que no les son suficientes infinitos volúmenes de leyes y de intérpretes. Ellos, en cambio, consideran la cosa más inicua que haya hombres obligados por leyes que o son tan numerosas  que no pueden  leerlas -o- tan oscuras que nadie puede entenderlas…. pues consideran necesario que cada uno lleve su causa y refiera al juez lo mismo que contaría a su defensor. Habría así menos ambages y saldría la verdad a la luz con mayor facilidad mientras habla aquel a quien ningún defensor ha enseñado artimañas. El juez pesa competentemente cada punto y asiste a los espíritus más simples contra las calumnias de los mañeros.

D) LA LIBRE CIRCULACIÓN O CONTRA VAGOS Y MALEANTES

«Si el deseo de ir a ver a los amigos que viven en otra ciudad, hiciera presa en alguno, recaban fácilmente el permiso de sus SIFOGRANTES Y TRANIBOROS a no ser que lo impida alguna razón. Así pues, se envía a un cierto número junto con una carta del príncipe que atestigua la autorización de viajar y que prescribe el día de la vuelta. Se les da un vehículo con un servidor público que conduzca los bueyes y los cuide, pero, a no ser que tengan mujeres en el grupo, se devuelve el vehículo, por considerarse una carga y un impedimento.

d-1     Durante todo el camino, aunque no lleven nada consigo, nada falta, porque en cualquier parte están en casa. Si se detuvieran en algún lugar más de un día, ejerce allí cada uno su oficio, siendo tratados afabilísimamente por los artesanos de su mismo oficio,

d-2     Si alguno anda vagando por su propia cuenta fuera de sus confines, sorprendido sin un diploma del príncipe, se le trae, tratado contumeliosamente, en calidad de prófugo, castigándole con rigor…. Si a alguno le acometiera el antojo de deambular por los campos de su ciudad, no se le prohíbe, con el permiso del padre y estando su cónyuge de acuerdo. Pero, a cualquier majada que llegue, no se le da comida alguna hasta que lleve a cabo la jornada antemeridiana de trabajo, o, antes de la cena, lo que suela trabajarse allí.

E) SOBRE LA OPULENCIA DE LOS REYES

Pone como ejemplo al rey de los macarenses, cercanos a Utopía «… cuyo rey, el primer día que llega al poder, es obligado bajo juramento, a la vez que se ofrecen grandes sacrificios, a no tener jamás en su tesoro más allá de mil libras de oro a un tiempo o la plata que equivale al valor de ese oro. Dicen que esta ley fue implantada a modo de traba contra una acumulación tan grande de dinero que provocase su escasez contra el pueblo por un rey sumamente bueno a quien preocupaba más el bienestar de la patria que sus riquezas personales…

F) LA DEDICACIÓN MILITAR

«Los utopienses abominan con todas sus veras la guerra como cosa claramente bestial, y eso que ninguna especie de bestias la practica tan asiduamente como los hombres; y, contra el uso de casi todas las gentes, nada tienen por tan falto de gloria como la gloria alcanzada en la guerra…. »

G) EUTANASIA

«….. Mas si la enfermedad fuera inmedicable y además veja y atormenta de continuo, entonces los sacerdotes y magistrados exhortan al hombre a que, pues está ya sobreviviendo a su propia muerte al estar incapacitado para las funciones todas de la vida…. no se determina a alimentar por más tiempo su ruina y su pena, ni dude en morir, ya que la vida es un tormento, antes, movido de una esperanza auténtica, o se exima a sí propio de una vida acerba como de una cárcel y castigo, o consienta de voluntad que lo liberen los otros….

Y AHORA, como el broche de perlas y azabache, viene la justificación referida a si un hombre discreto, un hombre de bien, debe o no aconsejar al príncipe. Propone que, si se suprime la propiedad privada, si todos cuentan con los mismos bienes, entonces hay democracia. Si hay democracia, no es necesario el príncipe. Si no hay príncipe, no son necesarios los consejos del hombre discreto, de bien, pensante: el intelectual supuesto. Ahora se diría, simplemente ASESOR.

COLOFÓN. LA RES PÚBLICA.

«Donde nada hay privado, los responsables llevan en serio la gestión pública».

Y no admite que un grupo o una élite o casta esté en el poder.

Y AHORA EMPEZARÍA con Jonathan Swift y su epitafio: «RETÍRATE, VIAJERO, E IMITA, SI PUEDES, SU VIRIL DEFENSA DE LA LIBERTAD»

Puede ser tan serio como Thomas More, pero habla desde la otra cara del espejo.

Dice Gulliver al rey de los houyhnhnms (Ver: «Los Ilustrados»- Salón-V-013)

A)   SOBRE LAS CAUSAS DE LA GUERRA

«…. Contesté que eran innumerables, pero que mencionaría unas pocas entre las principales. A veces, la ambición de los príncipes, que nunca creen tener bastante tierra o pueblos para gobernar. A veces, la corrupción de los ministros, que comprometen a su señor en la guerra con el fin de ocultar o distraer el clamor de los súbditos contra su maligna administración. La diferencia de opiniones ha costado millones de vidas. Por ejemplo: si la carne es pan, o el pan es carne; si el jugo de cierta baya es sangre o es vino; si el silbido es un vicio o una virtud; si es mejor besar un poste o echarlo al fuego; cuál es mejor color para un saco… No hay ninguna guerra tan furiosa y sangrienta, ni de tan larga duración, como las que ocasionan las diferencias de opinión, especialmente si se produce alrededor de cosas indiferentes.

B)   EL ARTE DE LA MENTIRA POLÍTICA. Es un tratado con sus capítulos en orden:

En el primero, el autor reflexiona  sobre la naturaleza del alma humana y de aquellas cualidades que la hacen capaz de mentir.

En el segundo capítulo trata de la naturaleza de la mentira política, que define como el arte de convencer al pueblo de falsedades saludables con algún buen fin. Llama a esto arte a fin de distinguirlo del hecho de decir la verdad, que no parece requerir ningún arte.

En el tercer capítulo trata de la legitimidad de la mentira política, que deduce de verdaderos y genuinos principios, indagando en los diversos derechos que tienen los hombres a la verdad.

En el cuarto capítulo el autor dedica su interés a esta cuestión: «¿Pertenece sólo al gobierno el derecho a acuñar mentiras políticas»?

En su quinto capítulo divide las mentiras políticas en varias especies y clases, y da normas acerca de la invención y difusión y propagación de los diversos tipos.

En el sexto capítulo trata de lo milagroso, que entiende como cualquier cosa que exceda los grados comunes de probabilidad. Y sigue tratando de las clases de mentira.

El séptimo capítulo está completamente dedicado a un interrogante: «¿Cuál de los dos partidos cuenta con los más grandes artistas de la mentira política?»

En el octavo capítulo trata de un proyecto para unir las varias corporaciones (partidos) de mentirosos más pequeñas, en una sola sociedad (partido).

En el noveno capítulo trata de la duración y velocidad de las mentiras.

En el décimo especula sobre si una mentira será mejor contrarrestada por la verdad o por otra mentira. (Modestamente, opina que » la contradicción más apropiada para una mentira es otra mentira)

C) GULLIVER INFORMA SOBRE LA LEY (ABOGADOS)

«Hay entre nosotros una sociedad de hombres educados desde su juventud en el arte de demostrar, mediante palabras intencionalmente multiplicadas, que lo blanco es negro y lo negro es blanco, según cómo se les pague. De esta sociedad, el resto de la gente es esclavo…. Debe observarse, además, que esta sociedad tiene un peculiar dialecto o jerga de su propiedad, que ningún otro hombre puede entender, y en el cual escriben sus leyes, que tienen especial cuidado en multiplicar……» (Y recuerdo el mismo tema visto por Moro)

YO CASI que lo dejaría aquí, en principio. Pero volveré a ello. Lo decido mañana. Quiero proponer justo lo que quiero proponer. Podría explicitar, o insinuar muchísimo más, pero en un debate ya sabemos que una cosa lleva a otra.

AHORA veo el papelín que me dejó escrito Palacios cuando se fue a Croacia y que se había traspapelado entre las hojas del libro. Dice: «BOG TE BLAGOSLOBIO».

Pues, vale.

 

 

 

Be Sociable, Share!
  1. Jonne dice:

    Interesantísimo tema y muy útil que podría enlazar con el sentido y concepto de la justicia de los griegos antiguos más que con el sentido de la justicia momento actual

  2. Richard dice:

    Casi que quiere demostrar que dirigir un país es como dirigir una familia y una finca familiar. El buen sentido de los antiguos

  3. Ángela dice:

    Buenísimo resumen, como siempre, para meditar. Parte antigua parte de hoy mismo, cosas que no se terminan de mejorar, en realidad qué poco cambia la naturaleza humana. No sé