UN ASUNTO ESPINOSO

Posted: 17th noviembre 2014 by Aurora in Crítica
Tags:

UN ASUNTO ESPINOSO

 

 

Malena RAJZNER se trajo del último viaje unos ejemplares de la Feria del Libro de Buenos Aires, calle Corrientes número altísimo, supongo que ya cerca de la siguiente ciudad; porque estos argentinos son extremosos para todo.

Trajo unos libritos editados en los años cuarenta y cincuenta; libros de escuela para niños de primaria hasta los catorce años.

-No es que yo pretenda vivir en un pasado que no he conocido, pero me parece interesante contrastar para ver en qué vamos ganando y en qué, quizá, no ganamos.- dice.

Son libros usados, no muy desportillados pero con huellas humanas de otros tiempos. Y de estos, porque me consta que Malena al menos los soba  mucho: rastrea usos de Lengua, que es lo suyo.

-A mí me interesa el contenido.- dice la Periodista Comprometida– El cómo se adiestraba, o ilustraba, o adoctrinaba, que es la intención de los sistemas oficiales de enseñanza. No sé si decir se manipulaba, también.

-Siempre he opinado que a los niños se les debe dejar fuera de las ideologías, sean religiosas o sean laicas. Vale decir políticas o eclesiales.- opina Malena-Odio la manipulación ideológica. Es como cuando marcas una res. Pero con los niños no deberíamos hacer lo mismo. Las ideas de patria y religión, que siempre las nuestras son las mejores del mundo, claro, pues me repatean. Cuando uno va creciendo, y aprende de aquí y de allá, elige. Si quiere elegir.

El libro que primero llama nuestra atención es el libro más chiquito que he visto en mi vida. Mide menos de siete centímetros, por casi cinco por uno. Malena viene preparada de cinta métrica; para ella, el tamaño y grosor de los libros escolares es significativo. El título termina en –in diminutivo: MISALÍN. Dentro se lee: “libro pequeñín para pequeñines”.

Como su nombre nos puede hacer pensar es un libro religioso, editado en mil novecientos cuarenta y siete, y costaba dos cincuenta pesetas, equivalentes si no me equivoco a dos-tres céntimos de euro.

En sus noventa paginitas trae máximas rimadas, o aleluyas; ilustraciones en tricolor: rojo, sepia y marrón, y teóricamente sirve para que los niños se acostumbren a seguir la Misa leyendo los textos litúrgicos: Yo quiero estar/quieto hasta el fin/ e iré leyendo/ mi MISALIN. Qué hay en las ilustraciones? Pues, curas diciendo Misa de espaldas y de perfil, curas confesando, curas de frente dando la comunión. Un ángel proyecta su ala sobre un niño dormido. Un Jesús de frente mostrando sus llagas. Un Cristo en medio de una pareja orante. Qué dicen los versos?  Un Ángel tienes/ que está a tu lado/ no le disgustes/con el pecado—Niño, si rezas/ al cielo irás/ y si no rezas/ te perderás.

El librito pasa de mano en mano, y cada tertuliano lo hojea y lee al pasar:

-Oh Jesús mío/ os quiero amar/ no más ofensa/ no más pecar.

-Es el pecado/ una cadena/ De haberlo hecho/ cuánto me pena.

-Señor, salvadme/ sed mi consuelo/ Dadme la mano/ para ir al cielo

-Es curioso.- dice el Redactor- Parece una educación para el cielo, para la otra vida. No para ésta.

-No era Ética, era Moral.- dice la actriz de televisión.

Hay un momento incómodo y preocupado de reacomodo en los asiento. Las manos van a las copas y a los vasos. No nos miramos.

-Éste también es del año cuarenta y siete.- dice Malena.- Mide dieciocho por doce por uno y medio. Es una enciclopedia de grado preparatorio. Para los postmodernos, el título viene del griego y quiere decir círculo, y también instrucción. O sea que es conjunto de todas las ciencias. Pesa ciento ochenta y ocho gramos, pero no se fíen de las primeras conclusiones, porque el contenido está muuuuy condensado; es libro de definiciones escuetas, y las frases están pensadas para la memorización fácil.

-Negativo. El aprendizaje memorístico está desprestigiado.

-Lo sé. Lo sé y no sé. Entraban fácil los contenidos. Y con un poco de atención posterior se quedaban dentro, y hacían casilla, para ir completando sucesivamente.

-En la pasta dura vienen dos escolares, chica/chico. Sorprende que LA adolescente va a la escuela con un ramito de flores en la mano, mientras que EL adolescente lleva una cartera para libros etc. O sea material escolar. La niña iría a clase ya para deshojar la margarita: me quiere/no me quiere?

-O viene de la escuela, y las flores se las ha regalado el noviete y ella ha olvidado la cartera no importa dónde. Normal, tontita.

-Oh, my God!- exclama la actriz de televisión– Está todo en blanco y negro!

-Mira, hay un apartado de “Educación Social”. Tiene, a ver: quince lecciones, de la página ciento ochenta y tres a la ciento noventa y ocho. Leo algunas? Ah, mira, en la lección cinco hay una ilustración: el padre está sentado en un sillón. La madre de pie detrás de él, con la mirada baja, y el niño, que tiene una mochila a la espalda, o se va al cole o viene del cole, está arrodillado delante y besa la mano al padre.

-Sopla!

-Leche!

-Lee, lee!

-“El que no tiene Urbanidad, no agrada a nadie, y no hay persona que lo quiera, que lo respete y que lo distinga. La Escuela es la Casa de los niños. La Escuela instruye a los niños y los hace buenos”.

-Qué curioooso!

-“No saber leer ni escribir es una desgracia. La Escuela nos impone estos deberes: puntualidad, respeto, obediencia, aplicación, limpieza y sinceridad”

-Dame, dame, leo yo. “Los libros de que el niño dispone, no son suyos, son de sus padres; él debe cuidarlos. Los niños que escriben tonterías y ensucian con mamarrachadas las hojas de los libros, se hacen indignos de poseerlos”. A ver, qué más: la lección nueve se titula: “En la Mesa”, y son reglas para comer con urbanidad.

-Pero, esa es tarea de los padres, educación en casa, en la familia.

-Pues, la enciclopedia les da autoridad, se ve. Atentos a las reglas que da: “No sentarse a la mesa sin que se lo indiquen. No empezar a comer antes que las personas mayores. No inclinar el plato para coger el caldo. No hacer ruido con los cubiertos”. Luego, en otra lección viene esto: “Sólo los tontos se alaban a sí mismo” Y en otra dice: “La buena educación exige no decir palabras feas que pueden ofender a Dios y a nuestros semejantes. El hombre mal hablado repugna a todo el mundo”

-Ni se pensaba que la mujer fuera mal hablada.

-Bueno, y de otras materias, qué hay?

-Amor al prójimo, a los animales y a las plantas.

-Mira, pues algo se nota la buena pedagogía del diecinueve, aquí tenemos un recuelo de Rousseau.

-Vale. A ver, voy p’atrás: “La Revolución de septiembre. Amadeo I. La República.

– Eso, lee eso! A ver qué Historia les daban!

-Leo: “La Revolución de septiembre de 1868 destronó a Doña Isabel II. Poco después, ocupó, el trono de España Amadeo I, hijo del rey de Italia. El caos político en que vivía el país fue la causa QUE dos años después Don Amadeo renunciara LA corona. El mismo día, las Cortes proclamaron la República”. Fin de la lección.

-No he entendido nada.

-Si a los diez años metes esto en la memoria, a los doce etc., puedes ampliar datos y vas completando. Y así.

-Mira a ver cuántas páginas abarca la materia de Historia.

-A ver, de la ciento nueve a la ciento treinta y dos. Veintitrés paginitas, de, cuánto has dicho que medía?

-Es igual, casi no trae ilustraciones.

-No muchas, es verdad. Hay retratos de reyes y conquistadores: visigodos, abderramanes, don Pelayo, trastámaras, austrias, borbones, Napoleón. Y termina con la Gloriosa Cruzada que termina el primero de abril del treinta y nueve, entrecomillo: “…después de haberse librado grandes batallas y registrarse gestas de gran heroísmo, destacándose especialmente las defensas del Alcázar de Toledo y de la ciudad de Oviedo”.

-Qué son gestas?

-Déjalo, déjalo.

-Es la Historia que se enseñaba, de nombres propios y hechos de guerra.

-Gestas?

– Más o menos. Las ideas ni se nombran. Ni existía la palabra.

-A ver. Después tienes Ciencias Físicas y Naturales, o sea Naturaleza; el Cuerpo del Hombre.

-Viene un hombre desnudo?

-Más quisieras, puro esqueleto. Podría ser tu abuelo. Las mujeres no existían. En fin, Tema: La Luz, mira qué fácil: “Cuerpos luminosos son los que dan luz, como el Sol. Cuerpos opacos son los que la luz no atraviesa, como las piedras, las maderas”

-Y algunas personas.

-Vino la poesía a dar luz!

-Mira, mira: el Paludismo, el mosquito anofeles propagador de las fiebres palúdicas. “Los perros rabiosos muerden cuando se les presenta: objetos, animales y personas”.

-Pues, parece completito, no? Para niños.

-Calla, que estoy revisando el sumario, y no trae Literatura. Gramática, sí. Lite, no.

-Normal, mete en definiciones a la Literatura.

-Y en Geometría hay formas, lógico. Y aquí hay un adulto y luego un niño, los dos varones, como en viñetas, y dice: “en la recepción y transmisión de un telefonema”

-Lo qué?

Qu’están hablando por teléfono. Pero fijo, de los antiguos, lógico. A ver, más cosas: “No nos venguemos. La verdad. La honradez. El amor a Dios. El amor a la Patria. Dice: “Después del amor que debemos a Dios y a nuestros padres, ningún otro debe ser para nosotros tan primordial e intenso como el amor a nuestra Patria.

-Ya estamos. Podía decir a la Humanidad, no?

– Que sí, mira, luego lo trae: “El amor al Prójimo: todos los hombres son hermanos NUESTROS”. Y termina: “Si los hombres se amaran mutuamente, la felicidad de todos sería completa sobre la tierra”.

-Precisamente, para eso a lo mejor había que olvidar el concepto de Patria. No?

-Y luego viene, más propiamente, la doctrina cristiana y la Historia Sagrada y la Biblia.

Este también es un momento de viajes a vasos y copas. Parece que cada quien está solo con su bebida.

-Podíamos pasarnos todos estos libritos a turnos, y estudiarlos, y hacer luego un informe, o Memoria o algo.

-A mí me parece O.K. Este otro es de mil novecientos cuarenta y nueve, es más literario, lo miré en el avión de vuelta. En el Prólogo avisa de que no es como otros, de adoctrinamiento científico o moral. Dice que el libro infantil debe ser sobre todo ameno, interesante y emocional, que atraiga al pequeño lector y que procure lo que llama “la lectura inteligente”.

-Comprensiva, decimos ahora.

-Bueno, cambian las etiquetas, nada más. Precisamente dice que la finalidad inmediata es la comprensión de lo leído, y la autoeducación. Mide diecinueve y medio por catorce por dos. También en blanco y negro las ilustraciones.

-Seguramente será una literatura en consonancia con las lecciones de moral social que trae la enciclopedia.

-Muy seguro. Y, mira, el otro, no, pero éste sí trae Literatura: cuentos y poemas. Y también un poco de Historia: Jaime I el Conquistador.

-Seguimos.

-Homero. Santiago. La Aviación. Ves, romances, sonetos… Menos científico y moral que la enciclopedia, es cierto. Mira, hasta un poemilla de Amado Nervo.

-Quién?

-Un poeta mexicano bastante conocido, modernista.

-Si es corto, léelo:

-Es corto. Va y dice: Con la mitad de un periódico/ hice un barco de papel/ en la fuente de mi casa/ lo hice navegar muy bien/ Mi hermana, con su abanico/ sopla que sopla sobre él./ ¡Buen viaje, muy buen viaje/ barquichuelo de papel!

– Jo, das esto a los chavales de hoy, y se mean de risa.

-Lo más fácil es que no les diga nada.

-Yo había pensado que podía hacer este comentario: sirve lo mismo para niños pobres y niños ricos; es el mérito, sólo hay imaginación y ternura.

-Sí, pero de aquella época.

-“Barquichuelo”?

-La magia de las palabras!- dice Malena- También hay un soneto de Lope; muy fuerte, por cierto, religioso. Y otro de Rubén Darío, muy patriótico.

-O sea que es literario pero también instructivo.

-Estos libros estaban pensados primero para la lectura pública, por decir, en clase, en voz alta. A partir de ahí, se fomentaba la lectura en solitario en casa. Y los comentarios de lo que cada uno había leído, se hacían en común.

-Es que no había tele.

-Xacto!

Me entretengo en calibrar las expresiones. Los más jóvenes tienen cara de cierta indiferencia. Los menos jóvenes tienen cara de cierta preocupación.

-Y el último por hoy, mira, está prácticamente nuevo, incluso tiene la etiqueta con el precio: doce pesetas, que deben de hacer menos de diez céntimos de euro. No tiene fecha de edición, he mirado hasta debajo de la alfombra, pero no viene. Ayá me dijeron que es de los cincuenta. Lo leí también un poco en el avión, y puedo decir que trae narraciones muy, cómo lo digo; no es porque sean fantásticas; yo diría que son sarta de despropósitos. Porque alguien puede pensar que los seres imposibles, y los diálogos entre animales humanizados y cosas así, son propias para niños y ya está. Por qué. Los niños tienen poca cultura, pero no son idiotas. Bueno, hay de todo, pero yo no lo pondría en manos de mis hijos. Como si fuese fácil escribir para niños, todo cabe; pues no. Me llamó la atención un relato por el título: “Amor a los padres”, y me dije, plaf, ya tenemos la moralina. Os lo resumo: Cena-fiesta de ambiente militar, con baile. El general tiene una pitillera que te puedes morir, de oro y brillantes; ofrece cigarrillos aquí y allá de su pitillera. Al cabo de un rato, va a echar mano de ella y no la encuentra. Plin, momento estelar, quién se la robó? Uno por uno, los asistentes, de alta graduación, van volviendo los bolsillos: aquí no está, etc. Un jovenzano oficial, tímido, dice que él no vuelve los bolsillos pero que, bajo su palabra de honor, no ha cogido la pitillera. Todos lo apuntan, claro. Pero, oh, el general encuentra su pitillera en el fondo de la chaqueta, porque se había colado por el forro roto. El general pregunta al oficial tímido por que no volvió los bolsillos.

-Por dignidad, no?

-Peor. Porque había ido guardando de la cena para llevar a sus padres y hermanitos. Y termina así: “Quien ama a sus padres y lo demuestra, cumple con su deber y merece la estimación de cuantos lo rodean”. Y, seguido pensé en que, ahora, hay niños en  mi escuela que hacen lo mismo para llevar comida del colegio a su casa. Y me gustaría que hicieran comentarios al respecto.

Muchos ponen los labios como si quisieran silbar, hay quien se interesa por las lámparas que cuelgan del techo. Quedamos de acuerdo en seguir con la idea de la Memoria o Informe de cada uno de los libros, y ponerlos en común, próximamente.

Qué salida del Salón más silenciosa, a media tarde. Ni nos miramos. Debe de ser por el reto, el trabajo es interesante. Pero un pelín serio.

 

Be Sociable, Share!
  1. LuisAlfonso dice:

    Tiempo perdido no es hacer análisis pasado-presente. Al mañana vamos desde el ayer. Trabajo bueno de prospección, a medida.

  2. Antoine dice:

    Ni en textos ni en ambiente ni en dirección……. años luz. A mejor cien por cien?