AMOR EN KIEV

Posted: 27th mayo 2022 by Aurora in Crítica

Amor en Kiev

 

 

 

Vamos a entrar en El Salón  cuatro o cinco amigos a la vez, cediéndonos todos el paso; saltan las risas porque la buena educación es lo que tiene, tú, pasa tú, no, tú.

La Actriz de Televisión, seria, pasa primero y nos espera. Y espera que busquemos acomodo. Sigue entrando gente, de los habituales y de los que vienen por referencias. Ya somos un buen grupo, y la Actriz de Televisión empieza:

-Me he despertado esta mañana, y el primer pensamiento que me ha venido a la memoria es este: Ucrania. Rusia. Guerra. Y qué había antes? Haba Paz? Si hay paz, es ilógico que surja la guerra, no tiene sentido. Y he recurrido a donde recurrimos todos para una información de urgencia, porque me veía ignorante completa. Y he seguido pensando y he visto que en Ucrania hay poetas, figuraos, gente que escribe, que hace poesía, hombres y mujeres. No hay sólo armas y guerra. Ya sé que estoy diciendo tontadas, pero se me ha abierto un camino para conocer. No voy a extenderme mucho.

He elegido un extraño poema ucraniano muy difícil de comprender a la primera, y lo he metido en los bolsillos de un poco de historia de Ucrania. Yo creo que estos papeles ilustran esta guerra, entre países que comparten  dos cosas: una frontera y la misma religión. Ironías.

 

Es una poeta, se llama, NATALKA BILOTSERKIVETS. Nacida en 1954. Editora y traductora. Conocidos sus poemas en docenas de lenguas europeas.

-Aquí también,- dice la Catedrática Pelirroja Todos los días, en todas las emisoras de radio y cadenas de televisión, te ponen poemas de esa señora, y de otros tantos poetas y ucranianos; no los habéis oído?- apreciamos su tono de ironía. Nadie sabe nada del asunto.

 

“Más terrible es el amor en Kiev/ que magníficas pasiones venecianas./Mariposas, vuelo ligero y mácula en espirales brillantes./ Las brillantes alas de las orugas muertas en llamas!/ Y la primavera ha encendido las velas de las castañas!/ El tierno sabor del lápiz labial barato./ La  atrevida inocencia de las minifaldas/ y esos pelos, que no están cortados del todo bien./ Sin embargo, la imagen, la memoria y los signos aún nos conmueven./ Trágicamente obvio como el último éxito./ Morirás aquí por el arma de un sinvergüenza./ Tu sangre se expandirá como óxido dentro de una marca./ Nuevo Audi en un callejón de Tartarka./ Te sumergirás aquí desde un balcón, el cielo./ De cabeza a tu pequeño y sucio París, vestida con una blusa de secretaria blanca./ No se pueden distinguir las bodas de las muertes./ Porque el amor en Kiev es más terrible que ideas del nuevo comunismo: espectros./ Emerge en las noches intoxicadas./ Fuera de Bald Mountain, llevando en sus manos banderas rojas/ y macetas de geranios rojos./ Te sumergirás aquí desde un balcón, el cielo,/ adentro un Audi nuevo en un callejón en Tartarka./ De cabeza a tu sucio y pequeño París./ Tu sangre se esparcirá como óxido/ sobre tu blusa de secretaria blanca.

 

Hay un silencio que se extiende como una ola marina muda. No sabemos qué  decir. Parece que los versos no guardan mucha lógica entre sí, pero quizá no sea nuestra lógica exactamente. Sí que trascienden un cierto horror de vivir, entonces sí que hay pensamiento coherente, difícil para nosotros, pero comprensible a la vista de lo que está ocurriendo en su país.

 

-Para que podamos entender algo de todo el texto, os doy algún apunte histórico cogido rápidamente, con la intención de ampliar los datos para otro día:

 

Para empezar, Ucrania es el segundo país más grande de Europa.

-Y yo que pensaba que era pequeño, junto al gigante ruso!

-Tiene cuarenta y dos millones de habitantes en seiscientos mil kilómetros cuadrados. En mayoría hablan ucraniano, idioma eslavo. Importante minoría habla ruso: idioma eslavo. Surge como Estado allá en el siglo nueve.

En aquel principio, lo forman unas confederaciones eslavas y se establecen en la zona en la que hoy está Kiev; es un territorio muy amplio, desde el Caspio hasta la frontera de lo que hoy es Finlandia. Pero, es territorio de paso del oeste hacia Constantinopla, y ellos controlan la ruta del comercio, y cobran. En su contacto con Constantinopla, aceptan la religión cristiano ortodoxa.

La organización política se desintegra en el siglo XIII. En los siglos que siguen es terreno de enfrentamiento, no os lo perdáis, entre mongoles, húngaros y polacos!

-Hay ambición, hay guerra. Hay comercio, hay dinero, hay guerra. Hay territorio, hay ambición, hay guerra.

-Luego, los polacos y los lituanos consiguen controlar el territorio y formar una Mancomunidad, o sea que son los que mandan. Queda así la cosa? Pues no. En el siglo XVII en la mitad, se da una alianza entre  cosacos, tártaros y campesinos ucranianos. Consiguen vencer y expulsar a la Mancomunidad, y establecen un Estado independiente. Pero, de vida efímera, cómo no, porque el territorio va a quedar dividido entre los dos grandes Imperios emergentes: el ruso y el austrohúngaro. Hasta la revolución rusa de principios del veinte no cambia de estatus; es decir, digo yo, es un país? Una colonia. Dos colonias? Tiene entidad propia? Partida? Luego, caen los dos imperios, se rebela contra la Rusia ya no zarista, y en mil novecientos veintidós, Rusia acaba con las revueltas y la integra en la URRSS. Mira, un dato más sangrante aún: en la época estalinista, hubo millones de muertos por hambruna, en Ucrania.

Alguien tiene algo que decir? Después de la Segunda vergonzosa guerra mundial, en 1945, Ucrania es miembro fundador delas NNUU, se ve que tira hacia occidente, no?

Hasta hoy, inestabilidad, revueltas de prosoviéticos en la parte oriental. “Revolución naranja” Dos mil cuatro- dos mil cinco. Protestas, dos mil trece. Y ya está. Lo demás sí que lo vemos en la tele.

-Ahora, quizá podamos entender este poema como desgajado que has traído, y que puede estar escrito ayer, o hace dos años o diez o cien. Cuando lo leías, yo pensaba, un manicomio. Una falta de alegría de vivir, o de alegría de futuro. Una vida muy condicionada, de frontera con cañones siempre apuntando, aunque sea imaginados. Y sin final.

-Cómo no lo vamos a entender? París y la blusa blanca, marchar. Sebastopol. Estocolmo, qué más da? Y a la vez: es nuestra tierra. Terrible. Y vuelta a reconstruir  el país. Cuánto durará? Quizá los que llevan la guerra a Ucrania entiendan el poema menos que nosotr@s aún.

 

Otro día seguiremos con el tema. Da para mucho. Mucha, mucha crítica. Política. Guerras.

Y grandes capitales para los ricos y grandiosos palacios para los zares.

 

Grandiosos palacios para los zares. Y para los popes.

 

Be Sociable, Share!