CUATRO BOTONES Y ALGUNOS OJALES MÁS

Posted: 23rd octubre 2014 by Aurora in Crítica
Tags:

CUATRO BOTONES Y ALGUNOS OJALES MÁS

Según el refranero: “Para muestra basta un botón”. Pero el tema interesa lo suficiente como para insistir; vale la pena ponernos ante cuatro muestras, que no apuran el panorama.

El primer ejemplo que conocemos de agrupamiento de mujeres para conseguir un objetivo común, es el que nos propone Aristófanes (-444-385)

 

  • GRECIA

En -411 crea el personaje de Lisístrata en una obra dramática que me resisto a considerar como comedia; en clave de tragicomedia veo más las obras de Aristófanes, puesto que los temas son de fondo serio cuando no trágico, aunque es cierto que el tratamiento suele ser jocoso y desenfadado.

“Lisístrata es seria y triste debajo de sus bromas procaces y su obscenidad. Mira compasivamente la suerte de las mujeres, sin voz ni voto en los asuntos públicos de guerra y paz y gobierno. Presenta a las mujeres en un momento de hartazgo que plantea la propuesta: O Grecia admite ser salvada por las mujeres, o será mejor que desaparezca”.

El objetivo común trasciende el tópico por el que es conocida la obra: negar el débito conyugal para conseguir la paz. Y trasciende por la sencilla razón de que no pretenden sólo conseguir la paz y un marido estable en casa; también querrían conseguir el buen gobierno y el buen sentido (madurez) de los hombres. Si es posible.

Resulta paradógico que esté escrita por un hombre. Podríamos pensar que Aristófanes, además de analista inteligente, conocería algún tipo de mujer real que le pudo inspirar su valiente, clara y magnánima Lisístrata, y le dio proyección pública, ya que las mujeres griegas, aunque vivían con mayores libertades que las coetáneas romanas, no tenían, seguramente, acceso al camino de producción de obras literarias. Parece que Safo como antecedente (-VII-VI) es un caso aislado. ((Ver “Safo en la memoria”, sept. 2014))

Esta mujer ática, Lisístrata, convoca a mujeres beocias, lacedemonias y atenienses, y viene a decirles: Señoras, así no podemos seguir. Stop. Esta situación es insostenible.

Y, copa en alto, hacen un juramento por Zeus y por Afrodita: negarán su cuerpo al compañero. Resulta muy teatral y algo inútil por cuanto van a encerrarse en la Acrópolis hasta obtener resultados en sus gestiones. Es cierto que, con el paso del tiempo, alguna de las mujeres va a querer romper el encierro a pesar del juramento. La excusa es de comedia: quiere salir para dar a luz. “Pero ayer no estabas embarazada”, nota Lisistrata. “Pero, hoy sí”.

Al conocer su encierro, los maridos, evolucionados ellos, proponen atizarles bien en las espaldas con unos leños, o bien prender fuego al templo para que las mujeres se achicharren dentro.

Consecuentemente, el/la corifeo de mujeres tiene una lengua soez y violenta.

El texto completo se puede leer en el libro de Aurora Palacios publicado en Amazon «De nuevo en el salón del Siglo XXI» (Tomo II)

Be Sociable, Share!
  1. Marijo dice:

    Es interesante la historia de las ideas feministas y el desarrollo de la lucha que tiene que seguir.

  2. Ángel dice:

    Como sin querer, has escrito una historia. Una de las que se pueden escribir, que son muchas

  3. Richard dice:

    De locos. Razón tienes de sobra. Pero sigue la rueda. Es oportuno enfoque. Hasta cuándo más.

  4. Aingeru dice:

    ENTRE PACIFISMO Y FEMINISMO, NO SÉ YO CON QUÉ ME QUEDRÍA