EL AMOR EN EL TERCER MUNDO DE MACHADO Y VALDERRAMA

Posted: 29th noviembre 2015 by Aurora in Literatura
Tags:

EL AMOR EN EL TERCER MUNDO DE MACHADO

Y VALDERRAMA

SIEMPRE fue una mujer discreta, Pilar de Valderrama. Por eso, cuando le rogamos que viniera al Salón nos pidió el incógnito más absoluto hasta que diéramos por terminada la sesión. Con todo el respeto del mundo para ella y para don Antonio Machado, hablamos para quienes desconocen aún la interesante relación que mantuvieron.

P.d.V.- Cuando lo conocí, en mil novecientos veintiocho, tenía una presencia desaliñada, un rostro bondadosísimo, una frente ancha y luminosa; era alto, desgarbado y poco atractivo.

P.C.- Le hablaba mucho de sus sentimientos?

P.d.V.- En las entrevistas apenas hablaba de su amor por mí. Era en sus cartas, llenas de ternura, donde su alma se vertía por entero: “Merezco yo este santo amor tuyo? No será un sueño tanta felicidad como la nuestra en nuestro rincón? Ay, esa hora en que se olvida todo, hasta la soledad del corazón; esa hora con mi diosa, es tan intensa…”

En las despedidas sintetizaba todo el amor que sentía, con fórmulas muy suyas; mi reina, me decía, sí; mi diosa me llamaba. Tuyo, tuyísimo, archituyo, Antonio. Adiós, mi reina, nunca me olvides, quiéreme siempre aunque no lo merezca, porque, eso es la gracia!”

Con todo el amor que volcaba en las cartas, rara vez hacía mención a un contacto físico, rara vez, pero recuerdo aquel infinito abrazo: “El infinito abrazo de tu loco en los tres mundos, en respuesta al tuyo –en el tercero—“ De estos tres mundos ya hablaremos más adelante.

Y me decía: “Adiós, gloria, reina y diosa! Adiós, adiós. El abrazo infinito de tu Antonio”. Y un beso infinito, también, alguna vez, me enviaba por carta. “No pienso más que en ti, decía; porque cada día que pasa te quiero más, te admiro más y quisiera saberte más feliz, ya que más hermosa no es posible; ni más cruel con tu poeta, tampoco”. Pobre Antonio, es que yo le impuse una barrera, por fidelidad a mis creencias, a mis hijos y a mí misma. No podía ofrecerle más que una amistad sincera, un afecto limpio y espiritual, porque yo era una mujer casada. De no ser así, no volveríamos a vernos, se lo dije en una de nuestros primeros encuentros entre Segovia y Madrid. Y me respondió: “Con tal de verte, lo que sea”.

A.d.T.- Y qué tuvieron?

P.d.V.- Espiritualmente qué unión de sentimientos, qué compenetración de nuestras almas! Físicamente, siempre aceptó la barrera que yo impuse. Siempre.

P.C.- Pero, cuál era su posición ante el sentimiento, llámese amor. Hemos leído muchos versos amorosos de Machado poeta. Pero el Machado hombre nos faltaba.

P.d.V.-  Pongan comillas: “Yo proclamo, con Miguel de Unamuno, la santidad del impudor, del cinismo sentimental. Lo que se siente, debe decirse, gritarse, verterse. Lo importante es que el sentimiento sea verdadero, y siéndolo, para qué avergonzarse de él”. Nuestra compenetración espiritual era tan grande que apenas encontrábamos defectos el uno en el otro. Decía: “No se cuenta de una santa nada tan bonito como lo que haces tú, Pilar de mi vida, por tu poeta, al acompañarle en el banco de los enamorados o en nuestro gélido café. Cuando pienso en ti, Pilar, vuelvo a creer en Dios, sobre todo cuando pienso en lo que haces por mí. Y también: “Qué alegría, Pilar; cuando te veo el corazón me salta en el pecho, realmente loco y no hallo manera de sujetarlo”.

“Mi cariño es muy grande, Pilar, muy hondo y muy verdadero.»

….

El texto completo se puede leer en el libro de Aurora Palacios publicado en Amazon «De nuevo en el salón del Siglo XXI» (Tomo II)

Be Sociable, Share!
  1. Vanesa dice:

    En este tercer mundo no hay enfrentamiento. Era productivo

  2. Antonio dice:

    Me encanta este tercer mundo tan imaginario y real a la vez. He visto vivir a Machado. Unas cartas pueden decir más o menos, según cómo se las trate

  3. Richard dice:

    Gracias por meternos en el tercer mundo de Machado y Valderrama, Capacidad para la evocación y voluntad para mantener una situación en la distancia. Situaciones que hasta en la realidad real se quiebran

  4. René dice:

    Se ve bien el recuerdo al poeta, de obra conocida y de vida oculta hasta ahora, al menos para el gran público

  5. Angela dice:

    Aunque todos y cada uno de los versos de machado no son rigurosamente buenos, yo diría que se aprecia una diferencia grande con los de Pilar. Por eso también Baamonde opina que no merecía el amor de Machado y que no podía ser Giomar

  6. Marián dice:

    Lindísimo trabajo y muy interesante porque nos hace conocer la personalidad de Antonio Machado tan grande poeta y hombre sabio