SEMÁNTICA Y ÉTICA

Posted: 4th septiembre 2016 by Aurora in Crítica
Tags:

SEMÁNTICA Y ÉTICA: un huevo de dos yemas que llevamos a la Academia en un cestillo.

“Quién manda en el idioma? Los dueños de la Lengua son los hablantes.”

-Quiero proponeros un debatillo veraniego a propósito de esto que os acabo de leer. A mí me ha dejado ojiplático.- dice el Redactor.

– Que yo haya estudiado,- responde la P.C.- los hablantes no son dueños del idioma, eso faltaba. Son USUARIOS, puesto que la Lengua es patrimonio de una comunidad y pertenece a todos los hablantes por igual. Por tanto, todos tienen la misma obligación de aprender bien las instrucciones de uso, o sea gramática, semántica y ortografía, para no dañar el derecho de cada uno a ver utilizado correctamente el patrimonio común, que sirve para intercomunicarse. No es que lo diga yo, es que viene en los libros. O venía, no hace tanto tiempo. No creo que hayan cambiado.

– Digo yo que es similar a los parques públicos: son de todos, míos también; pero, puedo yo hacer lo que me dé la gana en el cachito que elija? Creo que no, porque ese cachito también es de todos.- es una visitante de pelo azafranado la que acaba de exponer su idea.

– Totalmente de acuerdo. Lo de antes viene a cuento de algo que os voy diciendo: un tío mío era adolescente por los años sesenta; y se lió en el pueblo a trompadas…- empieza el Redactor, y le corta un contertulio muy joven, asiduo:

– Hoy habría que decir a hostias, para ser lo contundente que todos esperan. A hossstias, tío!

– Vale, vivimos en un momento contundente, rico, rico. Pues algún adulto que pasaba por allí, preguntó la causa de la pelea. Y mi tío respondió, amoratada la cara de golpes y de indignación, y con voz de rabia: “Han insultado a mi madre!” Le habían llamado “hijo de puta”; según se decía entonces: “le habían mentado a la madre.” El hombre mayor que pasaba le dio la razón, porque era un acuerdo, una convención social; no era una interpretación personal del adolescente que era mi tío. Si te mentaban a la madre te liabas a trompadas para defender su honor, el de la madre. Tenían bien claro el contenido del insulto.

– Espera que maneje algún tipo de interpretación oficial que tengo por aquí: mentada de madre: “Injuria u ofensa dirigida a alguien con insultos contra su madre”.

– Muy oportuno, gracias. Pues hoy, podemos oír a un humorista sobre un escenario que dice: “Hay que ser mu’ hijo de puta p’a rompé un pantalón de pana”. Y otra que vuelve; éste es un político en la tribuna: “Lo que da miedo no son las brujas amarillas sino los hijos de puta que desahucian”. Y ahora el exégeta actual, dice de “hijo de puta”: “Su uso es despectivo. Se utiliza por su fuerza semántica, no en referencia a la madre.”

– Espera, vamos a deshacer dudas: SEMÁNTICA: parte de la Lingüística que estudia el significado de las expresiones lingüísticas, las relaciones de significado entre las palabras del vocabulario de una Lengua.

– Ondia, pues si dice que no se hace referencia a la madre, dónde está la fuerza semántica? O sea, si no quieres insultar a la madre, insultas al hijo mencionando, aunque digas que no, a la madre; porque quién es la madre del hijo de puta? La puta que dices que es su madre, no?

– Quien llame a alguien hij@ de puta y crea que no hace referencia a la madre, que se lo haga mirar.

…..

El texto completo se puede leer en el libro de Aurora Palacios publicado en Amazon «De nuevo en el salón del Siglo XXI» (Tomo II)

Be Sociable, Share!
  1. Inma dice:

    Respecto a discrepo contigo que tanto se oye, sólo con ir al diccionario se aclara: disentir DEL parecer o de la conducta DE otra persona
    Lo opuesto a estar de acuerdo CON
    Otra cosa sería discrepo contigo DE
    o sea estoy de acuerdo contigo en que estamos contra o en desacuerdo DE

  2. Antton dice:

    El que el lenguaje muestre nuestra forma profunda de ser o de pensar, es algo que se está olvidando. Quizá porque ya estamos viviendo mayoritariamente en la superficie de las cosas

  3. Mariant dice:

    He coincidido en el Salón con una decena de académic@s que andaban queriendo pasar desapercibid@s, con vaso de whisqui en la mano. Alguno hacía fiestas al búho Ojazos. Hablaban entre ellos, en susurros.

  4. Elías Ces dice:

    Bien mirado, el ejemplo del parque público está muy acertado: podemos ser usuarios del parque pero no es propiedad, como el idioma.
    Da mucho gusto ver que al Salón viene gente que piensa a derecho sin que se caiga a pedazos de pedante. La lengua zarrapastrosa la oímos todos los días y la leemos. Está llena de tensión y malos rollos

  5. Luis y Luis dice:

    Es verdad que la ética huele a devaluación, las convenciones sociales, o buena educación, están rebajadas. Mucho, he oído yo, «para que se jodan las mujeres, que quieren los mismos derechos» Y se hace grosero y zafio el léxico, que antes se usaba sólo entre hombres. Puede que el Redactor tenga toda la razón

  6. Vanessa dice:

    Será cierto que vivimos en la época del «todo vale», en idioma como en costumbres. Porque el idioma refleja las costumbres, eso es verdad

  7. Lahida dice:

    Este tema mola mazo, y tratado con humor, mucho mas que te cala, pero en serio, la enseñanza de la gramática etc. se está dejando hasta que profesores hay que parecen extranjeros aprendiendo nuestra lengua: dudan o caen directamente. Ya parece de tres generaciones una ensweñanza pésima